Un puñado de Meeples nos lleva a un pueblo del Salvaje Oeste donde deberemos dominar la zona, a costa de lo que sea. Una producción de TCG Factory con diseño de Jonny Pac Cantin

Un Puñado de Meeples, duelos al atardecer

un puñado de meeples juego de mesa

Ficha

Un puñado de meeples

  • Editorial: TCG Factory
  • Autor: Jonny Pac Cantin
  • Ilustrador: Mihajlo Dimitrievski
  • 2-4 jugadores
  • 30 minutos de duración

¿De qué va?

Un puñado de Meeples nos traslada al salvaje oeste, un pueblo que busca la prosperidad y el crecimiento, mientras algunos de sus habitantes deciden batirse en duelo.

Un puñado de Meeples es un juego con sistema de mancala. En su turno, el jugador activo cogerá todos los meeples de una ubicación y los irá colocando de uno en uno en las ubicaciones que estén a un lado o a otro de dónde los ha cogido.

Debe escoger un camino y seguirlo, de tal manera que cuando haya colocado todo los meeples, estos formarán un camino.

Luego, resolverá las acciones de cada una de las ubicaciones donde ha colocado un meeple.

Estas localizaciones nos permitirán hacer acciones en función del meeple que hayamos colocado:

  • Constructores: nos permiten construir o mejorar edificios.
  • Mineros: permiten extraer recursos al dueño del edificio.
  • Ladrones: Roban recursos en función de los mineros que haya en la localización.
  • Ayudantes del Sheriff: Cogen recursos en función de los ladrones que haya en la localización y envían los ladrones a la cárcel.
  • La madamme: coge recursos en función de los mineros que haya en la localización y los envía al salón.

Hay una localización especial que es la del duelo, donde los meeples de los dos jugadores que estén presentes se batirán en duelo, a través de una tirada que puede rerollearse en función de la habilidad de tiro de los jugadores y que nos permitirá coger recursos en función del rival derrotado.

Con estas acciones iremos jugando turnos, hasta que se cumpla una de las 3 condiciones de final de partida y entonces se sumarán puntos en función de los edificios construidos, los lingotes cogidos y el oro acumulado,

.El jugador con más puntos de victoria gana.

un puñado de meeples juego de mesa

Estética y componentes

Juego de caja pequeña con componentes bastantes ajustados y que cumplen perfectamente. No es de los diseños más espectaculares de la marca, pero no siempre van a jugar con componentes de champions que afecten al precio.

En este caso, diseños amables y divertidos, con una caja que aunque no viene llena, si tiene una buena cantidad y calidad de componentes.

Escalabilidad

Un puñado de meeples utiliza la mecánica de mancala, esta hace que los meeples se vayan moviendo de una zona a otra del tablero sin parar.

Esto afecta directamente al control del juego y puede hacer que a 4 jugadores, la situación cambie mucho entre movimiento y movimiento.

También es verdad que el recorrido es corto y ya sea por un lado o por otro, la idea de cada jugador va más por no beneficiar a los otros jugadores con sus acciones que por cubrir posibles movimientos futuros.

Por otro lado, el sistema de duelo se vuelve algo más insulso con dos jugadores, porque los duelos siempre van a ser uno contra otro.

Posiblemente el número ideal sea a 3, aunque no desentona ni a 4 ni a 2.

Lo mejor y lo peor

Pros

  • Al ser un mancala común, la interacción constante entre los meeples que vamos dejando en las casillas.
  • Que podamos beneficiar a los demás jugadores con nuestras acciones, le da un punto de toma de decisiones importante.

Contras

  • El sistema de duelo, no nos termina de convencer, parece mal ajustado.

Contexto

Juego de corte familiar plus con bastante interacción y una toma de decisiones ligera, pero con enjundia.

Es un juego más encaminado al jugador más avanzado que quiera echar una partida ligera y rápida, aunque puede funcionar perfectamente en un ámbito familiar, siempre que haya un puntillo de mala baba.

Con los más peques, les puede suponer algo más complicado entrar a juego y sobretodo tomar decisiones que perjudiquen a otros jugadores.

Conclusión

Un Puñado de Meeples es uno de los lanzamientos de 2019 del autor de moda Jonny Pac Cantin. Un diseñador que ha sabido sacarle partido al año, con propuestas muy diversas y sobretodo bien afianzadas.

Es posible que este Un Puñado de Meeples sea el menos bueno de sus lanzamientos de 2019, pero esto no le deja en mal lugar, Sierra West (Aquí su reseña) y Coloma (Aquí su reseña) se han consagrado como grandes juegos del año pasado y en este casa, se han llevado muy buena nota.

A favor, Un Puñado de Meeples consigue enlazar con un mancala común, dos premisas que funcionan muy bien en un juego de corta duración: la interacción, que aquí la hay tanto directa como indirectamente y además con propuestas muy originales y diferentes.

Nos gusta más el efecto que produce, el que mancala pueda beneficiar a otros jugadores, le da un giro a la mecánica que le añade picardía y nos obliga a estudiar la situación. En cambio, el duelo queda algo descafeinado, por un beneficio algo light y sobretodo porque ni está bien hilado el cómo se producen, ni el azar de los dados le sienta bien.

En la parte del mancala es donde está toda la gracia de Un Puñado de Meeples, la situación de cada ronda nos obliga a tomar varias decisiones en un mismo turno, tomar riesgos y medir si puedo evitar beneficiar a otros o si por el contrario, debo beneficiarle para poder hacer las acciones que quiero.

Esa sinergia es la que le da toda la potencia del juego, que no olvidemos que apenas dura 30 minutos y que está bastante lejos de ser un filler, es familiar sí, pero hay toma de decisión y hay chicha detrás.

En su contra, algunas mecánicas como el duelo, no nos acaban de terminar de cuajar bien.

En definitiva, Un puñado de Meeples es un juego de corta duración, que puede servirnos muy bien para huecos entre partidas y fines de sesión, sobretodo cuando querramos “pegarnos” por la victoria.

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!