The Castles of Tuscany es un juego del autor Stefan Feld, un título que bebe de muchas de las ideas que utiliza su antecesor Castillos de Borgoña y que edita Alea Ravensburger en una versión multiidioma.

The Castles of Tuscany, un sucesor más light

The castle of Tuscany juego de mesa

Ficha

The Castles of Tuscany

  • Editorial: Alea Ravensburger
  • Diseñador: Stefan Feld
  • Ilustradores: Antje Stephan, Claus Stephan
  • 2-4 jugadores
  • 45-60 minutos

¿De qué va?

The Castles of Tuscany nos traslada de la Borgoña en la que vivíamos con su antecesor a un bello paraje como es la Toscana, un lugar recurrente que ya han utilizado algunos juegos de mesa.

The Castles of Tuscany se divide en 3 rondas en las que los jugadores irán jugando turnos alternos hasta que se dispare el final de ronda, momento en el que se procede a realizar una puntuación intermedia y luego se continúa normalmente hasta jugar las 3 rondas. 

Hay que tener en cuenta que las puntuaciones de este juego son acumulativas, esto quiere decir que todos los puntos se irán anotando en un track y al final de la ronda se sumarán, pero esto es acumulativo, con lo que el track no se resetea y en la segunda y la tercera ronda volveremos a sumar los puntos que conseguimos en la primera más los nuevos que hayamos logrado.

The Castles of Tuscany se desarrolla a lo largo de diferentes turnos, en los que el jugador activo podrá hacer una de 3 acciones posibles:

  • Robar cartas del mazo.
  • Coger losetas del mercado central
  • Colocar losetas desde nuestro almacén a nuestro tablero (pagando dos cartas del mismo color que la loseta que hemos colocado, hay diferentes formas de pagarlas con efectos comodín)

Al igual que sucedía en Castillos de Borgoña, cada loseta que coloquemos en nuestra zona, activará un efecto, estos efectos son:

  • Ganar una loseta que haga crecer nuestras habilidades (capacidad de almacenaje, de robo de cartas, etc).
  • Ganar una loseta comodín.
  • Conseguir mármol (que nos permite hacer un segundo turno consecutivo cuando lo usemos).
  • Ganar cartas.
  • Ganar puntos de victoria.

Además cuando cerremos un grupo de losetas iguales, ganaremos puntos de victoria para el track de acumulación, como sucedía en Castillos de Borgoña.

El juego tiene algunos elementos más, como unas cartas que te dan bonus instantáneos o trabajadores que los podremos utilizar como una carta comodín.

Pero a grandes rasgos, esto es lo que nos vamos a encontrar en The Castles of Tuscany. Al final de la tercera ronda haremos la puntuación de esa ronda más una puntuación residual de final de partida y el jugador con más puntos ganará la partida.

The castle of Tuscany juego de mesa

 Escalabilidad

A nivel escalabilidad, le pasa un como su antecesor, pero en este caso de una manera más acentuada porque el mercado de losetas es mucho pequeño ¿Qué le pasa? pues que el juego no tiene ninguna necesidad de jugarse a 4 jugadores puesto que las sensaciones no cambian para mejor y en todo caso si cambian para peor, con un elemento más de caos sobre lo que pasa en el mercado.

Si tuviera que elegir un número de jugadores sería posiblemente 2 o 3 y a diferencia de Castillos de Borgoña que brilla a 2 jugadores, este funciona bien a 3, por una mayor sensación de interacción sobre el mercado.

Estética y componentes

The Castles of Tuscany utiliza la nueva línea de diseño de la editorial Alea, una línea por la que han pasado clásicos como Castillos de Borgoña, Puerto Rico y Las Vegas Royale. 

Una estética más cuidada donde destaca sobre todo la portada de la caja, un diseño bonito y llamativo que tiene consonancia con los otros juegos de la nueva línea.

A nivel materiales dentro de la caja algo similar a los otros juegos de la linea Alea, troquel bastante fino y que se maneja bien, pero que podría ser de mejor calidad.

Lo mejor y lo peor

Pros

  • La sensación de combeo de acciones, está bien plasmada y no se vuelve una locura. Ajustar los movimientos para sacar el máximo partido con los posibles combos le da un plus.

Contras

  • La bola de nieve que se puede suceder, sobretodo en segunda ronda es realmente imparable y puede hacer que la última ronda sea un tedio.
  • El azar de las cartas pero sobretodo el de losetas,, en el que ni siquiera tienes algo de control y puede romperte definitivamente la partida.

Contexto

The Castles of Tuscany busca ser un heredero más familiar de su hermano mayor Castillos de Borgoña y aunque realmente no termina de ser tan ligero como un familiar si supone una buena entrada al mundo de los eurogames.

El juego añade ciertos elementos de azar que equilibran la partida y las reglas son tres muy bien establecidas, aunque el tema de explotar los combos si se puede hacer algo cuesta arriba. Un juego para jugadores con algo de experiencia en los juegos de mesa modernos.

The castle of Tuscany juego de mesa

Conclusión

The Castles of Tuscany es un juego del autor Stefan Feld que intenta recuperar el terreno perdido con juegos como Foro Trajano o Carpe Diem que realmente fueron bastante bluff con respecto a lo que se esperaba de ellos ¿Lo habrá conseguido?

Pues vamos a ser sinceros desde el principio… NO

The Castles of Tuscany es un juego que utiliza mucho de lo que se vivía en Castillos de Borgoña, con una mecánica de robo y colocación de losetas en la que los edificios tienen diferentes efectos que serán la fuente del combeo.

En este caso, el autor deja de lado los dados para utilizar una mecánica de cartas para colocar las losetas, que aunque parezca mentira es más azarosa y menos controlable que los dados. 

En términos de sensaciones este nuevo título se parece mucho al anterior con una mecánica que aunque igual, es más sencilla en el impacto y la definición de las estrategias. Esto es posible a que el juego utiliza un tablero más pequeño con áreas de terreno más pequeñas y donde no hay tanta sensación de descuelgue con las losetas, todo está relativamente cerca.

En este caso, el autor simplifica bastante las puntuaciones y utiliza un sistema de puntuación de acumulación, digamos que hay un track que marca cuántos puntos ganó cada ronda y este track va creciendo a lo largo de las rondas. Esto hace que lo que consigamos avanzar en la primera ronda, también lo ganaremos en la segunda y en la tercera.

Este efecto, es el primer y más gordo fallo del juego, que hace que el juego se convierta en una bola de nieve imparable, en la que si un jugador se destaca en la segunda ronda ya resulta imparable para la tercera.

Por otro lado, el juego tiene un efecto azar en las losetas de mercado y en las cartas del mazo, a diferencia de Borgoña, las losetas no van marcadas por tipo, sino que puede salir cualquier cosa en cualquier momento, un elemento que puede destrozar la partida de un jugador.

Por ir rematando esto, The Castles of Tuscany es un juego que simplifica y emula alguna de las cosas que se viven en Castillos de Borgoña, pero que aunque durante la partida tienes momentos de buenas sensaciones, el poso final es que el juego tiene fallos importantes que marcan el resultado final.

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!