Azul ha sido y es un hito de los juegos de mesa. Un juego abstracto que desde su llegada en Essen, se ha convertido en un referente y en todo un Top Ventas a lo largo de todas sus ediciones y reimpresiones.

El juego diseñado por Michael Kiesling, es una de las banderas de la línea Asmodee en todos los países donde se edita.

Sin duda, a nivel de ventas, el primero de ellos es el auténtico rey del mambo y sus reimpresiones se cuentan a más de una por año.

Hoy analizamos los 3 juegos de la línea Azul y los ordenamos de peor a mejor.

Azul, ¿Quién es el Rey?


Vitrales de Sintra no es solo el peor de los 3 juegos, es posiblemente el único de ellos que ha resultado fallido. Los 3 juegos mantienen la misma mecánica de selección de tokens y no es por aquí, donde vamos a notar grandes diferencias entre los 3.

El problema en este Vitrales de Sintra, viene por la composición del puzzle que queda bastante descafeinada. Azul (el primero), tiene un elemento clave, puedes ver con claridad cómo boicotear el tablero de otro jugador o incluso como hacer que se lleve un montón de puntos negativos.

En este, todo esta queda diluido, con una serie de columnas que varían en colores y que incluso mezcla colores en la misma columna, esto hace, que en la mayoría de los casos,tengas salidas fáciles para resolver las posibles contingencias.

El más descafeinado de los 3, que de hecho es el único que no recomendamos.

Pabellón de verano da un salto de dificultad con respecto a los dos títulos anteriores. Es un juego bastante más sesudo y que requiere de un pensamiento a turnos vista.

Pabellón de Verano propone una idea más combera, que como decíamos anteriormente requiere un pensamiento a largo plazo. Hay varias estrategias posibles e incluso puedes optar por diferentes caminos de puntuación.

Si es cierto, que todos los juegos de la línea Azul, tienen puntuación de final de partida, este es el que más las contrapone entre sí, siendo imposible ir a por todas ellas.

El juego te obliga a escoger en todo momento y te da un punto más táctico con el sistema de comodines.

En su defecto, Pabellón de Verano, es el Azul más previsible y en el que puedes optar más por una estrategia definida. Raro es, que el juego que más posibles estrategias tenga, sea el que más posibilidades de repetir estas estrategias tenga.

Posiblemente, el Azul más enfocado al jugador más experimentado.

Dicen que segundas partes nunca fueron buenas y en este caso se cumplio el dicho. En algunas ocasiones, con las terceras partes se recupera el poder y en este caso ha estado a punto, pero no.

El Rey sigue siendo el original Azul, el más versátil de los 3 y el que mejor se adapta a todo tipo de jugadores.

Azul es un juego en el que se va justo y en el que siempre puede haber cualquier elemento que pueda trastocar tus planes. Su interacción indirecta le permite ser el más elegante y aun siendo el más sencillo es el que más piedras puedes encontrar en el camino.

Además, este Azul es el único de ellos que tiene dos tipos de tablero con diferencias reales entre ellos a la hora de jugarlo.

Si quieres estar al día de todos nuestros tops, no dejes de visitar nuestra sección

1 Comentario

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!