Las Ruinas perdidas de Arnak juego de mesa

Las Ruinas perdidas de Arnak, reseña by David

Las Ruinas perdidas de Arnak nos propone un juego de construcción de mazos en el que representaremos una aventura al más puro estilo Indiana Jones, un título de Devir Iberia con una mecánica reconocible pero diferente.

Las Ruinas perdidas de Arnak, se el protagonista de tu propia aventura

Las Ruinas perdidas de Arnak juego de mesa

Gentes

  • Editorial: Devir Iberia
  • Diseño: Elwen, Mín
  • Ilustración: Jiří Kůs, Ondřej Hrdina, Jakub Politzer, František Sedláček, Milan Vavroň
  • 1 a 4 jugadores
  • 30-120 minutos de duración

¿De qué va?

Las Ruinas perdidas de Arnak nos traslada a un mundo de aventuras donde representaremos a aventureros en busca de tesoros.

Estamos ante un juego que utiliza como mecánica principal la construcción de mazos pero utilizando este sistema de una manera un tanto original. El juego mezcla esta mecánica con la colocación de trabajadores que nos permitirán realizar ciertas acciones utilizando las cartas como motor o como potenciador e incluso para usos independientes que nos permitan recibir recursos.

Arnak se juega a lo largo de 5 rondas a lo largo de las cuales, los jugadores irán realizando turnos hasta que todos los jugadores hayan pasado, en ese momento se realiza una pequeña fase de mantenimiento y comenzaremos una nueva ronda.

La idea principal del juego es ir construyendo un mazo de cartas que utilizaremos principalmente para 2 cosas:

  • Subir en un track que nos reporta beneficios y puntos de victoria al final de la partida.
  • Conseguir abrir localizaciones y matar a los monstruos que hay en ellas Esto nos reportará beneficios, pero también perjuicios si no conseguimos eliminar al monstruo.

Para hacer esto, los jugadores dispondrán de dos trabajadores y una mano de cartas en cada ronda, que no se repondrá (salvo acciones especiales que lo permitan) hasta el final de la ronda en curso.

Las Ruinas perdidas de Arnak juego de mesa

En su turno, el jugador activo podrá:

  • Bajar cartas para recibir sus beneficios
  • Colocar un aventurero para:
    • Ejecutar una localización básica, pagando la carta correspondiente.
    • Abrir una localización nueva pagando la/s cartas necesaria/s y los recursos necesarios, posteriormente deberemos enfrentarnos al monstruo pagando los recursos necesarios, si no lo hacemos, al final de la ronda recibiremos un penalizador.
    • Visitar una localización avanzada ya explorada y recibir los beneficios que haya pagando las cartas necesarias.
  • Avanzar en el track pagando los costes.
  • Comprar cartas
  • Pasar.

En este caso Arnak tiene una construcción de mazo diferente en el que las cartas que compramos no van al descarte sino que se van al fondo del mazo, por lo que, las llevaremos a la mano mucho antes de lo habitual en este tipo de juegos.

Por último, comentar que nuestro mazo puede crecer con 3 tipos de cartas:

  • Cartas que penalizan, ojo cuidado.
  • Cartas normales que nos permiten mejorar nuestra mano basica.
  • Cartas especiales, que se ejecutan en el momento de comprarlas y que cuando vuelvan a salir a la mano deberemos pagar un coste para ejecutarlas.

Con estas mecánicas iremos jugando a lo largo de las diferentes rondas, hasta que llegue el final de partida, en el que tendremos que tener en cuenta que los puntos se encuentran sobre todo en:

  • Las cartas.
  • Los monstruos que hayamos eliminado.
  • Hasta donde hayamos llegado en el track.

Las Ruinas perdidas de Arnak juego de mesa

Escalabilidad

Las Ruinas perdidas de Arnak es un juego de construcción de mazos relativamente singular que se maneja con diferentes elementos que interactúan entre jugadores.

La mayoría de estos elementos son posicionales por lo que no vamos a tener nunca una interacción muy directa. 

Esta presente en el mercado de cartas, con una interacción indirecta ya conocida que viene dada porque aparezcan y nos quiten cartas que nos vengan bien a nuestra manera de jugar. En este caso, esto se acrecenta ya que el juego cuenta con dos mercados de cartas asincrónicos que crecen y decrecen de manera diferente.

También veremos este tipo de interacción en ciertos tracks que tendrán premios para los jugadores que llegan en primer lugar a las nuevas posiciones.

Por último y la que más nos gusta, es la que se produce en algunos elementos desbloqueables y es que hay lugares en el mapa que cuando los visitamos por primera vez tienen un sobre coste y a su vez un premio por desbloquearlos. A partir de este momento estas localizaciones quedan abiertas y cualquier jugador puede ir a ellas.

Teniendo en cuenta esto, el juego gana en interacción pero sobre todo en posibilidades, cuantos más jugadores haya en la partida, siendo su mejor número a 4 jugadores.

No es que el juego funcione mal a un rango menor ni mucho menos, simplemente se pierde esas diferentes posibilidades que se abren y por ende la competición que eso genera. 

Nos quedamos con una buena partida a 4 y en segundo lugar a 2, siendo su peor número a 3.


La Cueva Roja


Estética y componentes

Las Ruinas perdidas de Arnak se maneja con una estética colorida que nos recuerda a videojuegos como Uncharted, un juego que emula una serie de aventuras por diferentes lugares y que hace un buen ejercicio de como hacer un tablero cómodo iconográficamente y que tenga un diseño atractivo.

A pesar de todo el despliegue que lleva el juego, una vez montado en mesa se entiende bastante bien y es cómodo de jugar, como mucho ciertas posiciones del tablero pueden quedar más incómodas a la vista por todo lo que se monta, pero esto, es lógico en despliegues de este calibre.

Hay que hacer una nota aparte a los materiales que son bastante normalitos e incluso al destroquelarlos hay que tener cuidado por que se pueden romper. 

A nivel iconografía y cartas, el juego funciona perfectamente y todo se entiende sin apenas necesitar consultas al manual o a las referencias.

Contexto

A pesar de lo que pueda parecer en un primer instante, Las Ruinas perdidas de Arnak es un juego relativamente sencillo de entender si tenemos cierta experiencia con los juegos de construcción de mazos y eurogames modernos.

Las posibilidades del juego son bastante claras y están bien definidas, podríamos decir que dentro de los juegos de este tipo se asemeja bastante en dificultad a Clank o similares.

Teniendo en cuenta esto, el juego encaja bien si tenemos cierta experiencia con juegos de mesa modernos, pero hay que tener en cuenta que requiere de ciertos conocimientos.

Las Ruinas perdidas de Arnak juego de mesa

Conclusión

Las Ruinas perdidas de Arnak es un juego de los que más expectación ha generado en los últimos tiempos, no en vano se ha colado entre los 200 primeros puestos en la BGG en muy poco tiempo.

¿Esto le juega a su favor? Pues depende, porque Arnak es un juego que hace muy bien lo que hace pero en un terreno en el que ya se movieron de manera genial juegos como Wingspan o Clank!.

Arnak no es un juego sesudo, quítate eso de la cabeza, pero tiene un concepto y un desarrollo muy atractivos y una construcción de mazos tan sutil, que te invitara a jugar partida tras partida.

Estamos ante un juego a un nivel medio que en ciertos elementos se hace sencillo de ver, pero que tiene en su gran virtud las posibilidades que te da dentro de su sencillez. 

De entrada, si eres un jugador experimentado y visitas por primera vez el juego, tendrás sensaciones encontradas, no hay una profundidad bestia, pero el juego fluye, explora y no te deja claro ningún único camino a la victoria. Esto hace que quieras jugar una segunda partida y cuando te quitas los prejuicios de la cabeza empieza a fluir un juego con posibilidades, con exploración de mazos y con una mecánica que ya has visto pero que tiene un giro diferente.

En su contra, el azar de los yacimientos le hacen algo de feo al juego y ya hemos visto elementos de este tipo en los que se añaden marcadores donde te avisan de que te puede salir. Ir a un yacimiento nuevo totalmente a ciegas no le sienta del todo bien, pero es cierto que la penalización no es tan problemática, como para que afecte mucho al desarrollo del juego.

Nota especial para el doble mazo con las cartas más habituales de este tipo de juegos, que potenciarán tu mazo inicial y con unas cartas especiales que se pagan con diferente moneda y que dan un plus de efectividad. Son cartas más potentes que ejecutas al instante de comprarlas y que en tu mazo, necesitarás un pago para volver a ejecutarlas. Este doble uso de las cartas es sin dudas la mejor parte del juego y la que más hemos disfrutado.

VALORACIÓN SUBJETIVA

Excelente juego

Las Ruinas perdidas de Arnak juego de mesa
LAS RUINAS PERDIDAS DE ARNAK
CONCLUSIÓN FINAL
En definitiva, Las Ruinas perdidas de Arnak se maneja en una liga similar a lo que vendría siendo Clank!, que por si no lo conoces es un juego de construcción de mazos ágil, con una construcción de mazos bastante sencilla y directa. En este caso Arnak es menos aventurero para convertirse en un juego más estratégico y táctico que le da un giro a la mecánica de construcción de mazos. Su gran baza, es el giro en la construcción de mazos con cartas de múltiples usos y dos tipos de cartas bien diferenciadas que te invitan a explorar infinidad de posibilidades. No esperes de él una profundidad increíble pero es que Arnak está construido para abarcar un público mayor y esto lo hace un juego que sigue una senda que ya marcó Clank!
MECÁNICAS
85
ESCALABILIDAD
85
ESTÉTICA Y COMPONENTES
79
REJUGABILIDAD
90
Nota de lectores3 Votos
68
PROS
El sistema de construcción de mazo, aunque reconocible en algunos de sus aspectos, es bastante original en su conjunto y funciona de maravilla.
La interacción por desbloqueos que obliga a manejar bien los tiempos de cuando abrir nuevas localizaciones, además de tener un factor riesgo.
CONTRAS
Los materiales son bastante justitos y hay que andar con cuidado de no romperlos.
El azar que existe al descubrir las localizaciones, no hay control sobre él.
85
COMPRALO EN

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!

Más artículos
Cielos de metal juego de mesa
Cielos de Metal, reseña by Montse