Una OGL para atarlos a todos, en las Tinieblas

Una OGL para atarlos a todos, en las Tinieblas

Os contamos todo sobre el terremoto en Dungeons & Dragons y nuestra opinión

Desde hace unas semanas, Dungeons & Dragons y Wizards of the Coast están en boca de muchos aficionados a los juegos de rol ¿El motivo? Una filtración de un nuevo borrador de las OGL 1.1 con la que Wizard of the Coast pretende modificar los términos de la antigua licencia de juego.

Si no soléis navegar por redes sociales o no estáis muy puestos en juegos de rol o en Dungeons & Dragons, es posible que toda esta movida os haya pasado desapercibida. Pero creedme, se ha montado muy gorda. No solo los aficionados a D&D del mundo entero se han puesto en pie de guerra, sino que también gente renombrada del mundillo, así como algunas empresas, han empezado a alzar las voces en contra de las supuestas intenciones de Wizards of the Coast.

Una OGL para atarlos a todos, en las Tinieblas

 ¿Qué es la OGL?

OGL son las siglas de Open Game License, o Licencia de Juego Abierto en castellano. Una licencia de contenido abierto que permite utilizar el sistema de juego de Dungeons & Dragons. La OGL fue publicada por Wizards of the Coast en el año 2000 con la publicación de Dungeons & Dragons 3ª edición.

Esta licencia permite a terceros utilizar el Documento de Referencia del Sistema (SRD o System Reference Document) para crear y publicar productos derivados del original.

Esta OGL ha permanecido hasta ahora nuestros días casi sin alteraciones, lo que ha permitido que hayan surgido juegos tales como Pathfinder o El Resurgir del Dragón, así como otros productos como las plataformas de juego tales como Roll20, canales de juego como Critical Role, con sus productos derivados de la serie de Amazon Prime, comics, el juego de rol, etc.

Y bueno, a la definitiva, es algo que a priori a nadie que juegue a rol le va a afectar demasiado, más allá de poder encontrar más productos derivados de Dungeons & Dragons. Lo que para unos es un fastidio y para otros una maravilla.

¿Qué es lo que ha pasado?

Centrándonos ya en el tema en cuestión, lo que ha pasado o está a punto de pasar es lo siguiente.

Hace unas semanas se filtró un borrador de Wizards of the Coast en el que se incluían los cambios propuestos para una modificación de la actual OGL 1.0. Lo que se llama la OGL 1.1.

En este borrador hay cosas que no han gustado nada a creadores de contenido ni a usuarios. Un documento que pasa de constar un texto que ocupa una página y permitía una gran libertad de uso del sistema a ocupar más de una decena de páginas y restringir el uso del sistema de juego de forma notable o con condiciones draconianas. Voy a enumerar algunas de estas cosas:

  • Wizards of the Coast requiere que todas las empresas informen sobre sus proyectos y los ingresos de sus ventas.
  • Impone unos royalties del 25% de la venta neta de aquellos productos (por otro lado he leído qué solo se refiere a mecenazgos) que recauden más de 750000$.
  • Wizards of the Coast se reserva el derecho de fabricar y distribuir el contenido creado por empresas más pequeñas sin notificar ni solicitar permiso y libre de regalías, incluso si los derechos de autor pertenecen al creador de ese contenido.
  • La OGL limita la licencia a material de juego impreso, excluyendo aplicaciones, novelas, videos, videojuegos, etc.

Leer esto, y más si vivís en Europa, suena a locura. Algo que en mi opinión, no terminará de suceder, pero que sin duda, las cabezas pensantes de Hasbro (propietaria de Wizards of the Coast) van a intentar.

Y es que ahora ya se entienden esas palabras escuchadas no hace tanto de unos de sus directivos que decía algo así como «Dungeons & Dragons está excesivamente poco monetizado».

Los anteriores términos de la OGL permitieron que pequeñas empresas de todo el mundo creará contenidos fantásticos, como el anteriormente nombrado El Resurgir del Dragón, pero también Reinos de Hierro, Tanares, Midnight, Aventuras en la Tierra Media, el material compatible creado por Kobold Press y otros tantos.

¡Y no solo esos! No poca cantidad de juegos qué no parecen tener relación con Dungeons & Dragons se acogen a la OGL, como es el caso de Cultos Innombrables o el propio manual básico de reglas de Hitos, publicados por Nosolorol.

Si esto no fuera poco, la comunidad entera ha estallado cuando desde la cuenta de D&D Beyond han pedido paciencia a los aficionados. Personalidades y aficionados han estallado y numerosas empresas y creadores han comenzado a exigir respuestas y no peticiones de paciencia. Después han comenzado a establecer directrices para prevenir futuros posibles cambios, entre ellas la gente de Kobold Press, Paizo o Frog God Games. 

Se están presentando incluso alternativas de distintos SRD creados en tiempo récord por varias empresas como las citadas editoriales. En los siguientes enlaces podéis encontrar más información:

Mucha gente creía que estos términos solo afectarían al material publicado a partir de One D&D, sin embargo, todo apunta que Wizards of the Coast pretende hacerlo retroactivo. Una locura mayor, vamos. Y lo dicho, aquí, en Europa, puede parecernos tal locura, pero en Estados Unidos estas cosas se resuelven con dinero en los tribunales y ya hay casos preocupantes en los que empresas poderosas se han salido con la suya  con acciones así y mucho dinero.

Una OGL para atarlos a todos, en las Tinieblas

 Opinión Personal

Como la de mucha gente, mi opinión es que esto es una locura y que Wizards of the Coast podría pegarse un tiro en el pie si sigue adelante con ello.

Sin embargo, es posible que no todo lo que se ha filtrado sea cierto incluso, si nos ponemos conspiranoicos, podríamos pensar que es una forma de la empresa de presentar algo inconcebible para luego mostrar una condiciones altas pero más aceptables en un nuevo documento, de forma que se acepten porque «podría haber sido peor».

El caso es que los términos filtrados ahogan a pequeños creadores y pequeñas empresas de manera que todo ese caudal de ideas creativas que ha permitido crear tantos y tantos juegos podría estancarse o desaparecer. O quizás simplemente emigrar a otros sistemas

Y es que desde hace ya algún tiempo volvemos a ver las estanterías de las tiendas especializadas llenas de productos variantes de Dungeons & Dragons o que utilizan su sistema. Y está bien que una OGL permita eso, pero tampoco es bueno que todo sea D&D.

Si la OGL 1.1 sigue adelante, el sistema dejará de utilizarse tanto y los creadores tendrán que utilizar bien sistemas propios o bien sistemas abiertos diferentes. Y eso podría ser hasta positivo.

Por supuesto esto podría afectar económicamente a quien publique el material de juego (Mucho menos qué pagar unos royalties del 25%), pero el público verá diversificados los sistemas empleados. Y eso, de nuevo, puede ser positivo.

La avaricia de Hasbro pretende poco menos que monopolizar el mercado sabiéndose que es todopoderosa en el mercado. Pretende aunar sistema, ventas, merchandising, videos, publicaciones… y que todo ellos les repercuta aumentando sus beneficios.

Sin embargo, si las condiciones son tan abusivas, ese torrente de dólares no llegará, sino que se perderá al no utilizar esa licencia. Pero recordemos que los planes de Hasbro van más allá del rol de mesa, cine, videojuego, o otras formas de entretenimiento son el objetivo de la todopoderosa empresa juguetera.

Seguramente también pretendan evitar «escisiones» como ocurrió con la creación de Pathfinder y fue un duro golpe con el fracaso de la cuarta edición de D&D  evitar competencia directa de productos qué tengan éxito en mecenazgos o de otra forma.

Y recordemos que, por muy malvados que parezcan actualmente, hasta hace unos meses WotC y Dungeons & Dragons nos llenaban de ilusión con One D&D, el próximo 50 aniversario de la creación de juego, por no decir que ha sido WotC quien ha invertido en crear y perfeccionar un sistema de juego del que se ha beneficiado muchas otras empresas, obteniendo un beneficio económico sin aportar el gasto en tiempo y dinero de crear ese motor de juego.

Es más, muchos de quienes se acogían a esa OGL pretendían usarla para usarla como trampolín para tener más alcance de público y por ende, más beneficios económicos. Todo esto ahora no sale rentable con los cambios en la licencia.

Una OGL para atarlos a todos, en las Tinieblas

Pero una cosa es proteger intereses y otra monopolizar el mercado y convertirte en el Señor Oscuro de las editoriales de rol. Aunque sabiendo que D&D a la definitiva pertenece a la todopoderosa Hasbro, tampoco podíamos esperar que fuera una hermanita de la caridad.

El limitar la OGL a los productos de rol impresos limitará mucho las posibilidades de crear contenido. Esto parece una forma de eliminar competencia a posibles películas y series de Dungeons & Dragons, como podría considerarse The Legends of Vox Machina u otros productos audiovisuales, así como limitar las aplicaciones para jugar a D&D a una única opción: Beyond D&D.

Que el propio autor de las creaciones tenga menos control que ellos a la hora de decidir qué hacer con el material creado me parece tal abominación que ni comentaré sobre ello.

El coste a pagar al superar los 750000$ de ventas, creo que un 25%, me parece una locura. Y más si pretenden, como se lee en redes sociales, que sea retroactivo.

Aunque esto deja fuera a gran cantidad de productos, recordemos que hay algunos que han superado varios millones de dólares, ahí es nada. Y También está Pathfinder2…

Pero a la definitiva, todo lo anterior nos va a afectar poco o nada a la hora de jugar con nuestros compañeros de juego o crear nuestro propio material de juego.

Todo esto es como si no existiese para aquella gente que ignora estos movimientos, ya que para ellos la afición se limita a jugar con lo que compra en las tiendas y disfrutarlo con sus amigos. Que es lo que mucha gente defiende que consiste el juego.

Incluso no afectará a la gran mayoría de pequeños creadores cuyas ventas apenas superan unos pocos miles de euros y ni siquiera se acogen a esa licencia abierta.

Los efectos de estas decisiones de despachos los notaremos en las tiendas, en el cine o en YouTube, cuando el material para consumo se vea reducido o quizás diversificado.

Todo podría ser un gran error de Wizards of the Coast o un acierto que les haga ganar más dinero.

Y para saber eso, tendremos que esperar. Solo podemos esperar. 

Pero si estás en contra de lo que habéis leído en ese artículo, el momento de luchar es ahora o resignarnos a sucumbir a «Una OGL para atarlos todos, en las tinieblas».

Avant

Si quieres leer más artículos de opinión e información, no dejes de visitar nuestra sección