Shinkansen juego de mesa

Shinkansen Zero Kei, reseña by David

En Shinkansen Zero Kei nos transportaremos a la antesala de los juegos olímpicos de Tokyo, momento en el que se construyen los más emblemáticos proyectos, un lugar para grandes hazañas al que nos transporta Ludonova.

Shinkansen Zero Kei, el proyecto más importante de la era olímpica

Shinkansen juego de mesa

Ficha

Shinkansen Zero Kei

  • Editorial: Ludonova
  • Diseño: Israel Cendrero y Sheila Santos
  • Ilustración: Loka Made Studio
  • 1-4 jugadores
  • 60 minutos de duración
  • +12 años

Introducción

La línea Tōkaidō del Shinkansen comenzó a construirse en 1959 con el objetivo de inaugurar el tren más veloz del momento, justo antes de los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964.

En Shinkansen Zero-Kei, los jugadores, en el papel de constructores, se encargarán de edificar esta histórica línea férrea y sus estaciones correspondientes. Además, podrán contribuir a que las sedes olímpicas estén listas para los Juegos

¿De qué va?

Shinkansen se juega a lo largo de 5 rondas que van a tener una configuración variable, al principio de la partida sacaremos 5 cartas que van a marcar ciertas circunstancias de la partida como: número de acciones disponibles, eventos que van a suceder o acciones que podremos realizar desde las propias cartas de ronda.

Con esto iniciaremos una secuencia de 5 rondas que siguen el mismo patrón.

Al inicio de cada ronda, por turnos los jugadores irán cogiendo una carta de vagón (pagando su coste) que añadirán a su tren, estas cartas pueden dar habilidades pasivas, bonus o acciones disponibles para usar. 

Una vez que todos los jugadores hayan escogido una carta, el jugador que haya elegido la carta más próxima al mazo será el primero en jugar, siendo lo primero que hará elegir un bonus y la posición en la que jugará la siguiente ronda.

Se llevará la carta a su tren y podrá realizar el número de acciones indicado en la carta de ronda.

Las acciones que vamos a poder realizar serán las disponibles en nuestro tren, si hay alguna disponible en la carta de ronda y las acciones básicas de cada uno de nuestros rivales, pero si hacemos esto deberemos pagar al rival el coste de la acción.

Con esto las acciones habituales son:

  • Desbloquear vías para construir
  • Construir vía
  • Construir edificio
  • Colocar pebetero
  • Cobrar tasas.

A grosso modo estas son las acciones disponibles, aunque al ser un mazo de cartas irán apareciendo acciones que son evoluciones o mejoras de las ya indicadas o que dan otro tipo de posibilidades.

La gracia con todo esto, es conseguir puntos de victoria que van a venir determinados principalmente por dos posibilidades:

  • Conseguiremos puntos por las estaciones de las que tengamos cartas al final de partida, para esto la puntuación puede ser positiva o negativa teniendo en cuenta si la estación tiene vía o no y si tiene edificio o no, todo esto nos puede dar desde -3 puntos si no tiene nada y hasta 6 puntos si lo tiene todo y el edificio que tiene encima es el más poderoso.
  • También conseguiremos puntos por la línea de estaciones ordenada más larga de entre nuestras cartas, siempre y cuando estén todas conectadas.
  • Los puntos que hayamos conseguido durante la partida.
  • Puntos por los mayorías en las localizaciones de los pebeteros.
  • Restamos puntos por cada pebetero no colocado.

Muy puñetero todo ya os aviso.

Shinkansen juego de mesa

Estética y componentes

Cajita pequeña y de componentes ajustados que a nosotros nos ha resultado atractiva a la vista, el juego es funcional e iconográficamente a veces genera ciertas dudas no siendo del todo intuitivo.

En la parte más estética hay un poco de todo, a nosotros nos ha parecido elegante y aunque algunos componentes son excesivamente pequeños sí que nos ha parecido bonito, pero hemos oído opiniones muy dispares y sabemos que no es para todos los gustos.

Hubiera agradecido, algunos componentes más grandes como las vías o los pebeteros y sobre todo una iconografía más clara porque es cierto que hasta que te acostumbras acudes al manual para revisar ciertas cartas y sus efectos.


La Cueva Roja


Escalabilidad

Cualquier juego que integre mayorías pedirá un rango alto de jugadores y Shinkansen tiene esto y además una generación de acciones dónde manera indirecta y directa estas en constante movimiento con el resto de participantes.

El sistema de construcción y puntuación de las estaciones es un elemento cooperativo casi por obligación en el que no vamos a llegar a todo sin la ayuda de los demás, esto se suele hacer por conveniencia, porque nos da puntos o simplemente por el que si tu me ayudas aqui yo te ayudo allí, pero la verdad es que deslavazar las puntuaciones de los demás es algo que siempre está presente y es que, si construimos una red de vagones grande, no nos va a dar tiempo de quitarles las vías, construir las nuevas y construir los edificios, muchas cosas pocas acciones.

Con todo esto, cuanto mayor sea la interacción mejor funcionara este título, 4 jugadores puede ser la clave.

Shinkansen juego de mesa

Conclusión

Bajo esta recogida caja de aspecto afable tenemos el que posiblemente sea el proyecto más traicionero de los Llama Dice, acostumbrados a resolver con elegancia y cierta amabilidad sus juegos, en este han querido sacar la guadaña y repartir sangre de meeple.

Los juegos de Llama Dice siempre incluyen penalizadores y obstáculos que obligan a los jugadores a remar contra corriente, pero aquí han dado un paso más y han puesto el comienzo de partida en la ruina y arréglatelas para solucionarlo.

Si te digo que en Shinkansen empiezas con 21 puntos en negativo y que en cada turno compraras una carta que como no te cuides bien las espaldas te va a restar otros 3 o 6 puntos ¿Cómo lo ves?

Pues así es esta tierna historia, Shinkansen se presenta bajo una mecánica sencilla en la que iremos componiendo un tren con dos objetivos, obtener acciones que nos permitan depender de los demás y conseguir puntos de victoria a través de las estaciones que tengamos en nuestras cartas.

La presión viene por ser una carrera contra las propias acciones y es que una partida de Shinkansen tiene un número prefijado de acciones que suele ser muy corto, con suerte harás 15 acciones en una partida.

De estas acciones, estaría bien gastar unas cuantas en deshacerte de los pebeteros ya sea porque restan puntos y porque los bonificadores que te permiten colocarlos tienen su aquel, pero ojo esto no es suficiente premio, es como una pequeña obligación para no estar en el abismo.

Y dirás, pero son 7 pebeteros si me los quito todos me quedo con nada de acciones, pues si y es aquí donde está la toma de decisiones constante de este Shinkansen que mete presión desde el turno uno. 

Shinkansen juego de mesa

Tengo que puntuar a través de las estaciones, pero estas empiezan restando, así que me hago con las estaciones e intento construirles sus vías y edificios para que puntúen positivo, además tengo que subir el valor de sus edificios y mientras los pebeteros por ahí pululando ¡OH DIOS!

60 minutos de partida que no dan para nada, pero en el que las sensación de presión y la competición con los rivales funciona muy bien.

En el aspecto negativo del juego, los componentes y el funcionamiento de la iconografía no terminan de estar al nivel que nos tiene acostumbrados Ludonova y es que hay componentes excesivamente pequeños y la iconografía no queda clara. Además, en las acciones asimétricas con las que comienza cada jugador da la sensación tras bastantes partidas que la de quitar vías es más útil que las demás lo que da cierta ventaja a ese jugador, hay que pensar que es la acción que más quieres hacer al principio y si no está disponible tiras de la del jugador, pero para cuando quieres hacer las demás, ya las puedes haber conseguido comprando cartas.

Con todo esto bien mezclado tenemos el que posiblemente sea el juego más maquiavélico de los Llama Dice donde bajo una sencilla capa de mecánicas tendremos que ajustar mucho nuestros movimientos para conseguir una puntuación positiva y lo suficientemente potente como para competir.

Pero mucho ojo, los negativos acechan tras cada esquina y este euro va a requerir de cierta negociación con tus rivales si quieres sobrevivir.

Valoración Subjetiva

Excelente

Shinkansen juego de mesa
SHINKANSEN ZERO KEI
CONCLUSIÓN FINAL
Shinkansen esconde bajo una capa afable y tranquila un juego de corte eurogame y duración corta muy puñetero. Posiblemente el diseño con más mala baba de los Llama Dice que nos presentan un juego de puntuación ajustada y negociaciones necesarias si no quieres que haya descalabro.
MECÁNICAS
85
ESCALABILIDAD
72
ESTÉTICA Y COMPONENTES
70
REJUGABILIDAD
81
Nota de lectores7 Votos
81
PROS
La gran carga de interacción que tiene el juego, sobre todo en la construcción de vías y edificios de beneficio compartido. Un eurogame con una carga de negociación sutil
Su capacidad de variabilidad en cada partida, teniendo en cuenta que el mazo de rondas cambia.
CONTRAS
Ciertos elementos de los componentes y la iconografía, por debajo del nivel al que nos tiene acostumbrados Ludonova.
Su escalabilidad, no termina de funcionar del todo bien a 2 jugadores.
77

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!