Rocketmen juego de mesa

Rocketmen, reseña by David

Rocketmen implementa en un juego con mecánicas de deckbuilding toda una aventura por la carrera espacial. Un juego editado por Maldito Games diseñado por el gran Martin Wallace.

Rocketmen, una carrera por la conquista espacial

Rocketmen juego de mesa

Ficha

Rocketmen

  • Editorial: Maldito Games
  • Diseño: Martin Wallace
  • Ilustración: Jakub Fajtanowski, Bartek Jędrzejewski, Miłosz Wojtasik
  • 1 a 4 jugadores
  • 30-90 minutos de duración
  • +14 años

¿De qué va?

Rocketmen nos mete de lleno en la carrera espacial, una lucha entre las grandes potencias por ser la primera en alcanzar los logros que nos permitan colocarnos como la nación que reina sobre el espacio ¿Serás capaz de ser el primero en poner en órbita un satélite? ¿Lograrás con éxito la primera misión a  Marte?

Rocketmen es un juego con mecánica de deckbuilding en el que al principio de la partida, cada jugador recibirá su propio mazo de cartas.

Nuestro objetivo es llegar a un número de puntos determinado, momento en el que se disparara el final de partida.

Para ello, los jugadores deberán construir un mazo de cartas que les permita llevar a cabo sus misiones en el espacio.

El turno de un jugador funciona en gran parte como un deckbuilding normal, tendremos una mano de cartas que jugaremos y con la que podremos comprar nuevas cartas que mejoren nuestro mazo.

En cada turno el jugador podrá realizar estas acciones:

  • Utilizar sus cartas como moneda para comprar nuevas cartas.
  • Comenzar una nueva misión, jugando una carta de misión y pagando su coste.
  • Añadir cohetes y elementos a su misión para mejorar las posibilidades de éxito de su lanzamiento.
  • Lanzar una misión. 

Rocketmen juego de mesa

Donde esta toda la clave del juego, pues en la misión. Una misión requiere:

  • Una carta específica que nos permita viajar al lugar que queremos (la órbita de la Tierra, La Luna o Marte).
  • El número de cohetes necesarios según nos especifica la carta.
  • Además, podremos añadir los recursos que requiere la misión para ampliar nuestras posibilidades de éxito.

Si tenemos todo lo necesario podremos lanzar la misión en nuestro turno avanzando tantas casillas en el track como el número de recursos que hayamos jugado en cartas, posteriormente sacaremos tantas cartas de exploración como indique nuestra misión y si estas nos hacen avanzar hasta donde queremos habremos completado con éxito dicha misión.

En medio de un lanzamiento podremos abortar teniendo una penalización menor que si hubiéramos lanzado y fracasado.

Si tenemos éxito, podremos colocar un marcador que nos otorgará puntos de victoria y una mejora permanente.

Como peculiaridad decir que el juego viene con dos mazos de cartas que se superponen por lo que al principio nos aparecerán en el mercado unas cartas con acciones más básicas y luego irán apareciendo las del segundo mazo con acciones más potentes.

Además, mezclado con estos mazos tenemos unas cartas de pandemia que van bloqueando el mercado y que no permitirán que salgan cartas nuevas a menos que las compremos.

El final de partida se desencadena cuando un jugador llega a un número de puntos, ,momento en el que acabaremos la ronda. Añadiremos las diferentes puntuaciones de final de partida y el jugador con más puntos será declarado vencedor.

Rocketmen juego de mesa

Escalabilidad

Martin Wallace ha diseñado su juego con un sistema de mercado bastante atípico que implementa dos detalles bastante poco vistos.

El primero de ellos, es la aparición de las cartas de pandemia que hacen que el mercado se vaya bloqueando y los jugadores se vean obligados a comprar estas cartas si quieren ver aparecer nuevas cartas.

Por otro lado, el mercado se organiza con dos mazos de cartas superponiendo uno sobre el otro, esto hace que hasta que no salgan las cartas del primero no veremos aparecer las del segundo.

Estas dos cuestiones dentro del mercado piden que el juego tenga participación en el mercado, que haya movimiento y sobre todo que haya jugadores que participen en él. La cuestión es que el tamaño del mercado de cartas no varía en función del número de jugadores por lo que, cuantos más jugadores haya en la partida más posibilidades de que este fluctué.

Por otro lado, la manera en que Wallace ha generado los mazos iniciales, hace que el juego arranque excesivamente lento y a un ritmo en el que una partida a 4 jugadores agoniza y se hace excesivamente larga.

Sin duda, recomendamos jugar a Rocketmen casi exclusivamente a 3 jugadores y en todo caso muy de lejos a 2, nunca a 4.


La Cueva Roja


Estética y componentes

No somos de los que Rocketmen nos termina de encantar, pero tampoco nos disgusta. Su estética es bastante limpia resaltando sobre todo la portada de la caja que si nos resulta realmente llamativa y vistosa.

En cuanto a la iconografía del juego, hay luces y sombras y aunque es cierto que todo aparece explicado casi por partida doble es en las cartas de misión donde la información satura y cuesta acostumbrarse a que significa cada cosa.

El resto del juego es lo suficientemente fácil de ver como para que no necesites una iconografía muy definida y las cartas se desarrollan prácticamente todas con texto por lo que con leerlas ya sabes de qué va cada una.

A destacar el inserto que te permite organizar las cartas de la manera que más cómodo te resulte.

Contexto

Rocketmen no es un juego que podamos definir como complicado, de hecho es bastante sencillo y su sistema de dekbuilding es bastante clásico con acciones muy fáciles de ver y con apenas un par secciones donde conseguir puntos de victoria.

Pero en cambio es un juego muy frustrante, en el que cualquier mínimo error puede costarte muy caro y sobre todo en las primeras partidas si no sabes exactamente cómo empezar a construir tu mazo, puedes quedarte 60 minutos viendo como los demás juegan.

Es por esto que Rocketmen lo recomendamos para jugadores experimentados que busquen un juego exigente en el que tengas que medir cada paso y donde tu estrategia no permite apenas errores.

Conclusión

Martin Wallace suele utilizar como elemento conductor las cartas, en esta ocasión nos vamos a la carrera espacial bajo un sistema de deckbuilding que tiene ciertos alicientes y peculiaridades.

Rocketmen no es un juego difícil, de hecho diría que sus mecánicas son relativamente sencillas, un deckbuilding convencional con un sistema de mercado peculiar y con el aliciente de las misiones, hasta aquí todo dentro de lo habitual.

Dentro de todo esto hay 3 factores que analizar más detenidamente y es donde Rocketmen puede ser el juego que estabas esperando o no.

El primero de ellos es el mercado, como comentamos anteriormente el mercado viene dividido en dos mazos que se superponen, lo que hace que hasta que un mazo no se termina no empieza a aparecer el otro. Pero, lo más interesante para nosotros es el sistema de cartas de pandemia que va bloqueando el mercado sin que puedan aparecer nuevas cartas hasta que se limpien huecos.

Este sistema obliga a los jugadores a estar vigilando constantemente el mercado, comprar pandemias da puntos de victoria pero ensucia el mazo y sobre todo abre la posibilidad de que aparezcan nuevas cartas a los demás jugadores.

Medir el timing y el beneficio de esto es uno de los mejores alicientes del juego, más si tenemos en cuenta que una partida de Rocketmen se irá en torno a los 30 puntos y cada carta de esta da 2 puntos, a tener en cuenta.

El segundo factor serian las misiones y la plataforma de lanzamiento que sirven sobre todo para lograr objetivos que nos den puntos de victoria y ciertas mejoras, pero que en su forma de construirse nos obliga a tener varias cosas en cuenta:

  • Las cartas de misión, cada una de ellas es única, viene en nuestro mazo inicial y una vez que la utilicemos y tengamos éxito desaparecerá de la partida. Cuándo usarla, para qué misión y en qué momento es una de las decisiones más clave.
  • La plataforma de lanzamiento, al tener que activar una plataforma de lanzamiento con ciertos requisitos para tener éxito, utilizaremos cartas que se quedan bloqueadas en ese lugar hasta que se lanza la misión. Esto hace que nuestro mazo tenga una limpia temporal de cartas, que en cierto modo podremos ajustar para mientras utilizar el mazo de la manera más eficiente.

El tercer factor y más importante, tanto que puede ser el detonante para que entres en este juego o te bajes de él, es la manera que tiene de funcionar el mazo y sus posibilidades de construcción. Rocketmen es un juego de construcción lenta, bastante exigente, hasta tal punto que en un momento de la partida te puedes quedar prácticamente bloqueado o por lo menos ralentizar tanto los turnos que estés fuera de toda posibilidad de victoria.

Esto le sucede en ocasiones a Wallace, en las que vemos que no ha pensado o simplemente ha querido exigirles a los jugadores que piensen cada uno de sus movimientos. Este hecho tan frustrante en ocasiones es suficiente para que un jugador odie Rocketmen pero en cambio a otros les puede encantar.

A mi en particular me parece una jugada arriesgada y además demasiado brusca, un juego con este nivel de exigencia puede ser tan frustrante en primeras partidas que te eche totalmente para atrás o que simplemente un despiste no te deje tener ninguna posibilidad de remontar, lo achaco más a un error del diseñador que a una virtud, pero esto es algo que pienso yo, a lo mejor tu que lees esto, te encanta.

VALORACIÓN SUBJETIVA

Gran Juego

Rocketmen juego de mesa
ROCKETMEN
CONCLUSIÓN FINAL
En definitiva, Martin Wallace nunca deja indiferente a nadie y este Rocketmen no es diferente. Nos encontramos ante un juego con ciertas peculiaridades interesantes y originales que hacen que las partidas nos de un sabor especial pero su nivel de exigencia con respecto a la construcción del mazo permite tan pocos errores que puedes quedarte bloqueado en la partida durante mucho tiempo. Un juego interesante no apto para todos los públicos.
MECÁNICAS
77
ESCALABILIDAD
68
ESTÉTICA Y COMPONENTES
70
REJUGABILIDAD
67
Nota de lectores3 Votos
72
PROS
Un juego muy exigente que no permite errores, a niveles incluso frustrantes.
Un original sistema de mercado con dos peculiaridades a vigilar.
CONTRAS
No es la primera vez que Wallace hace un juego en el que un jugador se pueda quedar bloqueado, en Rocketmen esta posibilidad está muy muy presente.
No hay tantas posibilidades en el juego, como para que su ritmo sea tan excesivamente lento.
71
COMPRALO EN

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

 

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!

Más artículos
Kariba juego de mesa
Kariba, reseña by Aida [Jugar y Leer]