Inuit juego de mesa

Inuit: The Snow Folk, reseña by David

Inuit es una maravilla artística que nos trae la editorial Board & Dice, un juego de cartas familiar con diferentes módulos de juego.

Inuit, un bello pero peligroso lugar

Inuit juego de mesa

Ficha

Inuit: The Snow Folk

  • Editorial: Board & Dice
  • Autor: Alexey Konnov, Alexey Paltsev, Anatoliy Shklyarov, Trehgrannik
  • Ilustrador: Paulina Wach
  • 2-4 jugadores
  • 30-45 minutos de duración

¿De qué va?

En Inuit trataremos de conformar nuestro poblado mientras sobrevivimos en las duras condiciones del frio invierno.

Inuit es un juego de cartas de corte familiar, bastante accesible de jugar y que se divide en diferentes módulos de juego, que se pueden alternar o juntar a nuestro antojo.

Para esta reseña hablaremos del sistema completo de Inuit, ya que, el juego es muy familiar y no tiene mayor complicación.

En Inuit los jugadores tendrán un tablero en el que irán colocando cartas en la parte superior o inferior del mismo. En la parte inferior solo podremos poner personajes que potenciarán nuestras acciones y en la parte superior el resto de cartas asignando cada una al tipo de acción que hemos hecho.

Una partida se juega lo largo de diferentes turnos alternos, hasta que se revela la carta de final de partida del mazo.

El turno de un jugador sigue siempre el mismo proceso:

  • Se revela una carta nueva en el mercado.
  • El jugador activo podrá revelar más cartas en función de su poder de observación.
  • Ejecutar una acción de las disponibles.

Todas las acciones van encaminadas a conseguir cartas del mercado por diferentes medios. En casi todas las acciones, lo que haremos será llevarnos un número de cartas del mercado, que dependerá de nuestro poder en esa acción. Este poder viene determinado por el número de personajes que hemos puesto en esa acción +1.

Una de las acciones, nos permite reclutar personajes del mercado y es la acción que nos permitirá potenciar nuestras acciones.

Las acciones nos permiten principalmente:

  • Coger cartas de animales que otorgan puntos directos.
  • Eliminar personajes y llevárnoslo a nuestra reserva como puntos de victoria.
  • Coger cartas de Ritos y espíritus que otorgan habilidades y bonificadores de puntos de victoria.

Los módulos adicionales con los que recomendamos encarecidamente jugar, incluyen cartas de duelo, que dan o quitan puntos en función de retos y otras cartas que aportan una variabilidad necesaria al juego.

Inuit juego de mesa

Estética y componentes

Inuit es un juego que solo utiliza un mazo de cartas y unos tableros de jugador, en cuanto a componentes no hay más, pero donde si hay mucho y muy bien hecho, es en el gran trabajo de ilustración que hay en el juego.

Inuit, es un juego tremendamente bonito, lleno de ilustraciones de gran nivel. Hasta incluso dentro de la sencillez de los tableros, estos hilan muy bien con el resto de la representación del juego.

Un 10 a un juego de muy bella factura.

Escalabilidad

Inuit es un juego de interacción con el mercado de cartas y que, aunque tiene un sistema de abastecimiento, no deja de ser un juego que funciona mejor, cuanta más competencia hay.

El problema que tiene Inuit a 2 jugadores, es que si cada uno de ellos, monta su tinglado diferente al otro, no hay nada que pisarse y se convierte en un paseo de cartas bastante soso.

En cambio, en partidas a 4 jugadores, Inuit tiene competencia y gana interés, porque compites por las puntuaciones.

Su mejor número es 4 jugadores, funcionando bien y quedando bastante insulso a 2.

Inuit juego de mesa

Lo mejor y lo peor

Pros

  • Un familiar con una gestión de pequeño motor de cartas que sirve como un muy buen introductorio.
  • Sus ilustraciones, simplemente maravillosas.

Contras

  • No escala nada bien a 2 jugadores.
  • Un juego que no necesitaba separarlo por módulos, si jugamos sin ellos pierde muchísimo.

Contexto

Inuit es un juego de corte realmente familiar, tal es así, que incluso han querido separarlo por módulos, que si no los añades, haces que el juego pierda todo interés.

Sin módulos puedes jugarlo incluso con niños, pero el juego se vuelve bastante soso.

En cambio, con los módulos se mueve en un terreno familiar, que hace que funcione bien como introductorio a este tipo de juegos.

Inuit juego de mesa

Conclusión

Habitualmente alabamos que los juegos se separen por módulos que permiten escalar la dificultad del juego en función de con qué tipo de jugadores nos sentamos a la mesa.

Pero, Inuit es un claro ejemplo de que esto no siempre funciona bien. La idea está bien, si separo en módulos las cartas que son algo más complicadas de entender, lo haré más asequible. Pero es que en este caso, lo que pasa, es que el juego pierde todo el interés y se vuelve soso.

A partir, de aquí, vamos a hablar de Inuit con todos los módulos incluidos. Partimos de la base de que Inuit a tope, sigue siendo un juego familiar bastante asequible, que se basa casi exclusivamente en la interacción con el mercado de cartas.

El elemento de gestión, de una especie de mano común es lo que le da peso al juego e interacción.

Esto funciona relativamente bien y hace que el juego sea un cruce de intereses constante, donde los jugadores no solo luchan por conseguir las cartas que más puntos les den, si no también, con la posibilidad de crearse un motor de robo lo más grande posible.

Ya esta premisa es interesante, si empezamos con unas acciones muy limitadas, según vayamos jugando la partida y mejorando algunas de ellas, iremos enfocando nuestros objetivos. Esto no siempre es posible puesto que los personajes que sirven para mejorar nuestras acciones, los pueden robar todos los jugadores e incluso se pueden asesinar, con lo que la lucha se hace dura.

A partir de ahí, Inuit es una especie de Set collection donde deberemos conseguir los máximos puntos posibles, maximizando nuestra estrategia.

Un familiar bien, que tiene que lidiar con el problema de los módulos y con una escalabilidad complicada que lo hace un juego de 3 o 4 jugadores, a 2 no funciona.

En definitiva, Inuit nos propone un juego familiar de cartas, con una interacción ajustada y puñetera, que se nutre de un mercado de cartas y de ciertas cartas de interacción.

Un título interesante como introductorio este tipo de juegos.

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!

Más artículos
Monza juego de mesa
Monza Edición 20 aniversario, reseña by Montse 
A %d blogueros les gusta esto: