El Monstruo de los Calcetines, reseña by Montse

Haba viene a enseñarnos a ordenar con El Monstruo de los Calcetines, no seremos nosotros los que les digamos que no.

El Monstruo de los Calcetines, el juego que nos va a enseñar que ordenar calcetines es de todo menos fácil

El Monstruo de los Calcetines

Ficha

El Monstruo de los Calcetines

  • Editorial: HABA
  • Diseñador: Michael Schacht
  • Ilustradores: Martina Leykamm
  •  2-6 jugadores
  • 10 minutos
  • Recomendado a partir de 4 años

¿De qué va?

El juego que nos va a convertir a todos y a todas en personas de provecho. ¡A ordenar calcetines se ha dicho!

Coloca el monstruo en el centro de la mesa y todos los calcetines esparcidos alrededor de él. 

Todos los jugadores a la vez tienen que buscar las parejas de calcetines y ponerlas delante suyo, ¡ojo! que sólo puedes usar una mano. El que consiga 5 pares de calcetines delante suyo coge rápidamente al monstruo del medio de la mesa.

Si ese jugador tiene todos los pares correctos recibe una pinza. Si, por el contrario no es así, se busca el jugador que más calcetines tiene y consigue él la pinza.

¿Quién gana? El que consiga 3 pinzas. Un juego sencillo y muy fácil de explicar.

El Monstruo de los Calcetines

Escalabilidad

En este caso tenemos un juego que cuantos más jugadores haya más caótico se vuelve. Así que si te gusta jugar más tranquilo lo recomendamos a menos jugadores. Si lo que quieres es una fiesta y chillidos a tope, entonces, dadle caña porque llega hasta a 6 jugadores.



Estética y Componentes

Es un juego bastante cabrón. ¿Por qué os decimos eso? Pues porque los calcetines se parecen un montón. El material es muy resistente, nos encontramos con calcetines de cartón duro y un monstruo de madera, así que es un juego que puede soportar a los más peques y a las rabietas.

Contexto

El manual dice que para hacerlo más difícil podéis quitar un calcetín random para así tener un calcetín sin pareja y hacerlo más complicado, yo os recomiendo que lo hagáis si o si.

El Monstruo de los Calcetines

Conclusión

Un juego que me encanta, quien iba a decirnos que de una tontería como juntar calcetines podía salir algo tan cuki. 

Los peques se van a quedar flipando con el juego por sus componentes, pero sí que es cierto que no es un juego para todos los peques, alguno se va aburrir y le va a costar concentrarse, pero si conseguís que disfruten de él os va a proporcionar momentos muy divertidos. 

Habilidades que se aprenden jugando El Monstruo de los Calcetines

  • Concentración y toma de decisiones: Los peques van a tener que decidir si cogen un calcetín u otro, van a tener que tomar la decisión de si están seguros 100% de que ese calcetín encaja con otro.
  • Socialización: Estamos hablando de un juego totalmente social, en el que van a tener manos de otros jugadores por medio y quizás alguno les quita la pareja que ellos buscan, así que van a tener que socializar con el resto de jugadores para poder conseguir ese calcetín que les falta. 
  • Saber ganar y perder: En el momento de mirar las 5 parejas van a tener momentos de frustración porque seguro que algún calcetín no les encaja, van a tener que aceptar que a veces ser rápido no es la mejor opción.

VALORACIÓN SUBJETIVA

Gran Juego

El Monstruo de los Calcetines
CONCLUSIÓN FINAL
En resumen, un juego en el que reforzarán muchísimo la concentración y la observación. La frustración, al ver los resultados, es algo que van a tener que aprender a base de partidas. El ansia puede ser muy mala, así que van a tener que aprender a gestionar sus ganas de ganar haciendo bien las cosas.
MECÁNICAS
50
ESCALABILIDAD
60
ESTÉTICA Y COMPONENTES
75
REJUGABILIDAD
75
Nota de lectores2 Votos
58
PROS
El material utilizado en el juego, los componentes son geniales
Un juego muy divertido tanto para los más peques como para los mayores.
CONTRAS
Para 4 años es algo complicado, va a ser difícil para ellos encontrar los calcetines y quizás eso les genere frustración.
65
La Cueva Roja

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!

Más artículos
Calico
Calico, reseña by David