Brian Boru juego de mesa

Brian Boru, reseña by David

Peer Sylvester nos sorprende con Brian Boru, un juego de mayorías que utiliza como mecánica principal ¡Las Bazas!

Brian Boru, el gran reinado de Irlanda

Brian Boru juego de mesa

Ficha

Brian Boru

  • Diseño Peer Sylvester
  • Ilustración Deirdre de Barra
  • Osprey Games
  • 3-5 jugadores
  • 60-90 minutos
  • +14 años

¿De qué va?

En Brian Boru nos trasladamos a Irlanda, una lucha de poderes por el control de las tierras mientras defendemos nuestras tierras de los ataques vikingos.

Brian Boru es un juego de mayorías que integra las bazas como elemento conductor de lo que va a suceder en el tablero.

El número de rondas y de cartas que se reparten va a depender del número de jugadores en partida. Al inicio de cada una de las rondas se repartirán cartas a los jugadores dejando solo una carta sin repartir, es por esto que por ejemplo en una partida a 4 jugadores se reparten 6 cartas por jugador, mientras que en una partida a 3 se repartirán 8. Luego se procederá a un draft donde iremos quedándonos con 2 cartas en cada cambio.

La idea principal del juego se basa en un sistema de puntuación por control de zonas, cada una de las zonas de juego se activa cuando hay un número de marcadores en ella siendo el jugador que tenga la mayoría, el que tiene el control de la zona y la puntúa.

Esta es la puntuación más importante del juego aunque también conseguiremos puntuaciones en función de los otros apartados que son los matrimonios, los ataques vikingos y los monasterios.

Al principio de la ronda se revela una carta de matrimonio que implica una puntuación y una zona donde el que se lleve dicha carta podrá colocar un marcador. También se revelara una carta de vikingo que indica cuántos vikingos nos atacan en esa ronda.
Una ronda de Brian Boru se jugará por bazas, jugándose todas las cartas de la mano menos una. La primera baza de la partida se determinará al azar pero luego cada nueva baza comenzará por el jugador que ganó la anterior, menos en el cambio de ronda que se decidirá de otra manera que luego comentaremos.

El jugador que inicia la baza determinada que zona se pone en juego y está obligado a jugar una carta del palo de dicha zona.
En cada una de las bazas el jugador ganador resolverá la parte alta de la carta que siempre implica colocar un marcador sobre la zona del tablero que hemos puesto en juego y algunos otros beneficios o perjuicios, el resto de los jugadores tendrá que resolver alguna de las acciones disponibles en la parte baja de la carta.

Digamos que la gracia de esto es que hay 3 “palos” de la baraja y un palo comodín, cada vez que un jugador inicie una baza marcará el palo ganador de y en caso de que varios jugadores jueguen carta del mismo palo ganara la de mayor valor.
Posteriormente iremos resolviendo las jugadas desde el que jugó la carta de menor valor hasta el que ganó la baza.

Brian Boru juego de mesa

¿Qué podemos hacer con las acciones perdedoras?

Estas acciones nos van a permitir ganar dinero en algunos casos y además:

  • Extender nuestra influencia pagando 5 monedas, esto nos permite colocar un marcador adyacente a un marcador que ya tengamos colocado.
  • Matar vikingos y quedarnos con los tokens.
  • Subir en el track de matrimonio.
  • Colocar marcadores en la zona de los monasterios.

Como comentamos anteriormente cuando los jugadores se quedan con una carta en la mano, esta se descarta y comenzamos con la fase de mantenimiento.

Fase de mantenimiento

El jugador que más alto está en el track de matrimonio se lleva la carta, los puntos y coloca un marcador en dicha zona. Además, retrocede hasta la casilla 0, todos los demás jugadores cobran la recompensa de la casilla dónde están y no retroceden.

Si quedan vikingos en el tablero, estos se retiran y los jugadores que menos vikingos han matado tienen un penalizado que básicamente es que van a perder zonas que controlan a manos de los vikingos. Los jugadores que más vikingos mataron se llevan un bonificador, en forma de tokens y puntos de victoria. Además, este perderá los los marcadores de vikingos que tenía.

El jugador que más marcadores colocó en la zona de monasterios será el jugador inicial en la siguiente ronda y colocará un anillo sobre una de las zonas que controla, a a partir de este momento esa localización sumará doble tanto para dilucidar la mayoría como para la activación de la región.

Brian Boru juego de mesa

Estética y componentes

 

En el aspecto gráfico del juego es donde más reticencias tenemos, un juego de aspecto bastante viejo al que no le salva el tratamiento UV del tablero y la caja.

Si tenemos que salvar algo es que la caja es más fina de lo habitual reduciendo el espacio que ocupa.

Del resto, un juego con un arte que a nosotros nos parece bastante superado ya y que a nivel componentes tampoco destaca, más bien anda muy justito.


La Cueva Roja


Escalabilidad

Ya de por si los juegos de mayorías suelen necesitar de un número alto de jugadores, Brian Boru no es una excepción, el juego requiere de lucha e interacción entre los jugadores.

El tema es que aunque se equilibra el número de rondas que se juega, el mapa siempre es el mismo con lo que la sensación de libertad a 3 jugadores es demasiado evidente.

Brian Boru es un juego para partidas de 4 o 5 jugadores donde diríamos incluso que el número idóneo es 5, por la batalla que hay en el tablero y la lucha constante de posiciones.

Contexto

Extrañamente Brian Boru es un juego que realmente puede funcionar en un ambiente más familiar. Obviamente no es un juego para jugar con niños, pero sus reglas son tan sencillas que podremos disfrutarlo sin complicaciones.

Las bazas son un elemento conductor bastante reconocible y su utilización en el juego sirve para que fluya mejor.

No hay una toma de decisiones compleja, es más un juego táctico de intentar aprovechar tus posibilidades.

Brian Boru juego de mesa

Conclusiones

Pues una gran sorpresa es lo que ha supuesto este Brian Boru, un juego de mayorías que utiliza las bazas como mecánica principal.

Como es normal, los juegos de mayorías siempre tienen un alto grado de interacción, se lucha por posiciones y por conseguir puntuar las diferentes zonas. Pero es que aquí, Peer Sylvester ha querido dar varias vueltas a la interacción del juego subiendo mucho la intensidad sin llegar a abusar.

Un juego de bazas puede pecar de azaroso y esto teniendo en cuenta que estamos ante un juego donde los movimientos deben ser medidos podría afectar, pero la solución es casi tan genial como el usar las bazas como mecánica. El inicio de cada ronda se realiza con un draft, lo que nos permite establecer estrategias claras que pueden incluir ir a perder. 

Ganar una baza es muy potente por el hecho de que amplias tus posiciones en el tablero, pero perder sirve sobre todo para interactuar con los otros elementos del juego. Ganar cada zona del tablero es igual de importante que expandirnos, puesto que afecta de manera directa en lo que sucede en el mapa.

Vayamos por partes, el track del matrimonio es una de las pocas partes donde se puede conseguir dinero o en su defecto si nos lo llevamos conseguiremos una nueva localización sin tener que haber luchado en una baza.

La zona de los vikingos es posiblemente la más determinante, sirviendo como zona de puntuación y a su vez como una zona a vigilar constantemente por los efectos negativos que nos puede suponer, ser el último aquí es muy matador.

Por último los monasterios pueden duplicar los valores de influencia en el tablero, algo muy importante en un juego de zonas con valores de activación bajos.

Brian Boru es un juego muy medido, en un principio puede parecer algo más caótico, pero según los vas conociendo y vas viendo que todos los elementos son lo suficientemente cortos como para que siempre seas consciente de lo que hay y no hay en juego.

Un ejemplo claro es el mazo que contiene solo 25 cartas, con valores de 1 al 25. En apenas un par de partidas ya tienes claro qué colores hay y que valores, lo que lo convierte en un duelo muy táctico que se adereza muy bien con el draft que nos permite elegir nuestra manera de jugar y a su vez intuir dónde pueden estar las diferentes cartas.

En el aspecto más negativo, un diseño bastante viejo que no termina de llamar a jugar y que podría haber sido al menos un poco más actual. La sensación de estar abriendo un título de hace 10 años está ahí y solo la salva la utilización del UV.

En definitiva, prepárate para un juego de alta interacción que se puede semicontrolar casi constantemente y en el que el juego de puñales está a la orden del día. Una original utilización de las bazas que no se ve muy a menudo y que realmente tiene un sentido.

Valoración Subjetiva

Sello Boom

Brian Boru juego de mesa
BRIAN BORU
CONCLUSIÓN FINAL
Brian Boru se ha consagrado como una agradable sorpresa, bajo un aspecto discutible tenemos un juego que utiliza de manera genial las bazas. La interacción del juego es una de sus mayores virtudes, estando presente en el draft, en las bazas y sobre todo en el tablero; donde lucharemos cada ronda por las posiciones y las mayorías.
MECÁNICAS
87
ESCALABILIDAD
70
ESTÉTICA Y COMPONENTES
73
REJUGABILIDAD
88
Nota de lectores5 Votos
63
PROS
La implementación de las bazas en un juego de mayorías
Los turnos fluyen muy bien y apenas hay entreturno
La interacción constante mediante las bazas y la gestión de las mayorias
CONTRAS
Para funcionar, el juego necesita un rango alto de jugadores
Aunque tienes detalles UV que le dan un mejor aspecto, en general es un juego visualmente viejo
77

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!