Aquasphere nos traslada a un mundo submarino, donde el desarrollo de nuestras tecnologías jugará un papel importante. Un título de Stefan Feld que ahora cuenta con edición en castellano por Maldito Games.

Aquasphere, un desarrollo tecnológico en el fondo del mar

Aquasphere juego de mesa

Ficha

Aquasphere

  • Editorial: Maldito Games
  • Autor: Stefan Feld
  • Ilustrador: Dennis Lohausen
  • 2-4 jugadores
  • 100 minutos de duración

¿De qué va?

En Aquasphere nos encontraremos en una estación de desarrollo situado bajo el mar. Un lugar donde junto a otros compañeros, colaboraremos y competiremos por ser los mejores en nuestra rama.

Antes que nada hay que comentar que en Aquasphere solo existen dos tipos de acciones: la programación de acciones y la activación de las mismas.

A su vez para poder programar acciones, los jugadores solo podrán hacerlo de dos maneras o pagando 3 recursos de tiempo para programar una acción o ascendiendo por un tablero común que nos permitirá programar la acción asociada a la casilla del tablero que nos movamos.

Sabiendo esto, el juego se va a jugar en diferentes rondas y en cada una de las rondas, los jugadores irán realizando turnos, hasta que los jugadores vayan pasando. 

Cuando todos los jugadores hayan pasado, se finaliza la ronda, se procede a una puntuación de ronda y al mantenimiento del tablero, para luego iniciar la siguiente ronda.

 

Las acciones que los jugadores podrán programar o activar permiten:

  • Construir un submarino
  • Recoger losetas que hagan crecer nuestro puesto
  • Recoger gemas del tablero
  • Recoger unidades de tiempo del tablero
  • Recoger cartas de habilidad
  • Matar pulpos

Aquasphere juego de mesa

Cada vez que realicemos una acción, moveremos un trabajador de nuestro tablero a la zona del tablero donde hemos activado la acción, además si ya hubiera un jugador en esa posición lo desplazaremos hacia el centro del tablero a una zona que se activará, cuando se llene de trabajadores.

Esta zona nos perjudica, el motivo es que cuantos más trabajadores tengamos fuera de nuestro tablero, más puntos conseguiremos al final de la ronda. 

En cambio, esta zona que hemos comentado, cuando se llena, devuelve todos los trabajadores a cada jugador, dejando solo uno de cada jugador.

La idea principal de todo esto, nos concibe un juego en el que tendremos que ir consiguiendo:

  • Potenciar nuestras capacidades y habilidades con las cartas y losetas.
  • Construir submarinos, porque estos nos otorgan puntos, nos permiten activar más zonas de puntuación de nuestro tablero y además nos permiten cobrar más unidades de tiempo al principio de cada ronda.
  • Recoger gemas, estas nos permiten conseguir puntos y además un elemento importante, solo podremos llegar a ciertos tramos de puntos, si entregamos gemas.
  • Matar pulpos, porque estos nos otorgan puntos y además hay que tener en cuenta, que los pulpos en el tablero, restan puntos al jugador que tenga meeples en la zona donde están los pulpos.
  • Conseguir unidades de tiempo, este es el recurso básico para realizar acciones.

Con todo esto, tenemos un juego de programación de acciones y colocación de trabajadores que nos obligará a tener en cuenta muchos aspectos a lo largo de la partida.

Un Feld de los que mejor hilan el tema y más sentido da a la manera de conseguir puntos de victoria.

Estética y componentes

La apuesta de Aquasphere es algo arriesgada tanto en el concepto de su diseño como en los colores elegidos para el arte. 

Un juego de extremo colorido que cuanto menos llama la atención, pero que a nosotros no nos termina de convencer, por lo sobrecargado que es. 

Este diseño tan colorido y sobrecargado hace que el juego se vuelva a veces algo incómodo para seguir la iconografía, pero no es algo excesivamente importante.

Por otro lado, el diseño del tablero si nos resulta llamativamente original, diferente y que por lo menos ya te entra por los ojos al verlo.

Más allá de esto, no hay elementos fuera de lo normal en el juego, encontrándonos con un juego de calidad media con componentes típicos de juegos de corte eurogame.

Variabilidad

Aquasphere se apoya en una serie de losetas y cartas que marcan la variabilidad entre partidas, además el setup del tablero de acciones común varía, por lo que, los jugadores deberán adaptarse a las circunstancias de estas configuraciones.

Aquasphere juego de mesa

Donde encaja

Un eurogame de la vieja escuela, con algunos elementos novedosos que encajará principalmente entre los más jugones.

No deja de ser un juego de corte medio, sin llegar a ser muy exigente, si pide a los jugadores lo necesario como para tener que estar acostumbrado a juegos de este estilo.

Lo mejor y lo peor

Pros

  • Su originalidad en algunos elementos como en el que tener que pagar para poder pasar ciertos pasos en el track de puntuación.
  • Posiblemente es uno de los juegos de Feld con un sistema de puntuación más hilado. Se agradece cuando todos los sistemas encajan bien.

Contras

  • Su excesivo colorido, en ocasiones resulta incómodo distinguir la iconografía.
  • Un juego que tira de una mecánica de mayorías y que penaliza cuando la partida es a 2 jugadores.

Aquasphere juego de mesa

 Conclusión

Aquasphere es considerado por muchos uno de los últimos grandes juegos de Stefan Feld, un autor que se ha ido viniendo a menos en los últimos años y que aunque sigue haciendo buenos juegos, no ha vuelto a conseguir la consideración de gran éxito para un título suyo.

En este caso, Aquasphere si guarda una gran comunidad detrás que lo encumbra como una de las grandes obras de Feld.

Bueno, y que pensamos en El Club, pues que Aquasphere es uno de esos juegos que funciona como un reloj, en el que todo lo que hacemos tiene un sentido lógico tanto mecánicamente, como temáticamente.

Este título de Feld juega con una programación de acciones algo diferente a lo habitual, en la que nos obliga a preparar nuestras acciones a turnos vista. Un desarrollo exigente en el que permite a los jugadores pisarse las acciones a futuro y que hace que los jugadores deban estar atentos a todos los posibles movimientos.

Esta es posiblemente la gran virtud de Aquasphere, el juego te pide que te prepares a turnos vista, pero a su vez te está exigiendo durante toda la partida, que tengas planes alternativos, porque en un escenario tan corto, es muy fácil que te pisen acciones.

Además su sistema de mayorías a la inversa (en Aquasphere las mayorías te perjudican), obliga a los jugadores a estar pendiente de las jugadas de los demás jugadores.

En contra de Aquasphere juegan dos puntos: 

  • Su escalabilidad, porque al ser un juego que incluye mecánicas de mayorías, están necesitan de varios jugadores para que realmente tenga una influencia sobre la partida.
  • Su arte e iconografía, que resulta algo tediosa por lo incómodo que se hace en ocasiones distinguir la iconografía.

La idea principal de Aquasphere es un juego de presión constante, en la que esa programación de acciones nos obliga a mostrar nuestras cartas sobre nuestros próximos movimientos y que por lo tanto, los jugadores puedan decidir si entorpecer nuestro camino es una opción interesante.

Además, es un juego en el que hay que vigilar mucho todas las piedras que pone en nuestro camino. 

Cada vez que dominemos una zona, si esta tiene pulpos al final de la ronda, nos perjudica. Si no vigilamos, nuestra construcción de submarinos es posible que no consigamos acceder a toda nuestra puntuación.

Pero además de todo esto, el juego nos obliga a pagar gemas, por avanzar en ciertos tramos de puntuación, por lo que, ya podemos conseguir todos los puntos del mundo, que si no tenemos gemas para avanzar, ahí que nos quedamos.

En definitiva, Aquasphere es una de esas joyas de Feld que merece la pena. Un juego que exige en su justa medida y que mezcla varias mecánicas, pero de una manera conexa.

Un juego que se podría colocar a la altura de la mayoría de los grandes juegos del autor.

Si quieres leer más reseñas y primeras impresiones, no dejes de visitar nuestra sección de reseñas

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!