Struggle of Empires, reseña by David

Struggle of Empires nos sitúa en plena época de conquistas y descubrimientos, un momento en la historia donde los imperios reclamaban su gloria.

Struggle of Empires, la conquista del mundo

Struggle of empires juego de mesa

Ficha

Struggle of Empires

  • Editorial: Maldito Games
  • Diseñador: Martin Wallace
  • Ilustradores Peter Dennis, João Tereso
  • 2-7 jugadores
  • 180-240 minutos

¿De qué va?

En Struggle of Empires nos pondremos en la piel de uno de los grandes imperios durante la época del descubrimiento.

A lo largo de 3 eras divididas en 5 o 6 rondas (Dependiendo del número de jugadores), trataremos de hacernos con el control de los diferentes territorios del mundo, “la gloria y la fortuna nos aguarda”.

En sí, Struggle of Empires no es un juego difícil, pero si tiene diferentes recovecos que es importante tener en cuenta.

El objetivo del juego principalmente es controlar los diferentes territorios dado que estos otorgaran puntos por mayorías al final de cada una de las eras.

Para conseguir esto, jugaremos a través de dos fases bien diferenciadas:

  • Fase de pujas, durante esta fase los jugadores pujan por el orden de turno y por formar las diferentes alianzas. Muy a tener en cuenta que los jugadores que acaben en una misma alianza no podrán atacarse entre sí y además se podrán ayudar a la hora de combatir ¡ojo! siempre que quieran, no es obligatorio.
  • Fase de acciones: durante esta fase los jugadores podrán realizar 2 acciones regulares o 1 una acción regular y una acción especial. Además podremos realizar todas las acciones gratuitas que queramos.

Las acciones regulares disponibles son:

  • Reclutar tropas (terrestres, navales o fortalezas).
  • Mover unidades.
  • Combatir.
  • Pasar.

Las acciones especiales disponibles son:

  • Reclamar una loseta de habilidad.
  • Reclamar un territorio por vía comercial.
  • Reclamar un territorio por conquista.

Struggle of empires juego de mesa

Las acciones gratuitas a realizar casi siempre son utilizar una de las habilidades de nuestras losetas, pero además podremos realizar las acción de cobrar impuestos que nos dará dinero pero nos obligará a robar una loseta de penalización.

Hay que tener en cuenta que durante las diferentes eras se sacarán aleatoriamente puntos de control que estarán disponibles en la partida, estos puntos de control se podrán conseguir por vía comercial, vía conquista o combatiendo contra ellos. La otra manera de conseguir puntos de control es atacando a los de los jugadores rivales.

En cuanto al combate, los jugadores tendrán una fuerza militar que viene determinada por las unidades presentes en combate y las losetas de habilidad disponibles a esto sumaremos las fuerzas de nuestros aliados siempre y cuando estos accedan a ayudarnos (no están obligados). Posteriormente tiraremos dos dados y añadiremos la diferencia de estos dos dados a nuestra fuerza, el ganador se hace con el punto de control y el perdedor pierde una unidad, el punto de control y además deberá robar una ficha de penalización.

Con estas acciones trataremos de controlar los diferentes territorios con el fin de conseguir puntos durante las diferentes eras, en un juego que lleva una explicación bastante más larga, pero en el que la base fundamental es bastante fácil de explicar.

Al final de cada era conseguiremos puntos por las mayorías en cada territorio, estas mayorías vienen determinadas por el número de puntos de control que tengamos en cada territorio.

Al final de la partida, los jugadores desvelarán las fichas de penalización que tengan disponibles, teniendo en cuenta que si un jugador tiene 20 puntos o más en fichas de penalización queda eliminado automáticamente.

Además el jugador con más puntos de penalización perderá 7 puntos y el segundo con más puntos de penalización perderá 4 puntos.

Struggle of empires juego de mesa

Escalabilidad

Lo peor de este Struggle of Empires es precisamente su escasa escalabilidad. Aunque el juego “dice” que se puede jugar en partidas de 2 a 7 jugadores, la realidad es que para que funcione realmente bien, necesitaremos un número alto de jugadores y a ser posible impar.

Esto viene provocado por la necesidad de que el juego haya lucha y enfrentamiento, cuantos menos jugadores menos interacción entre los mismos y perdemos mucha sustancia en dos aspectos fundamentales:

  • La conquista de territorios, que se vuelve mucho más descafeinada al ser principalmente contra la IA.
  • Las alianzas que que son uno de los aspectos más fuertes del juego y que cuanto más jugadores haya en la partida, más lucha encarnizada por las alianzas hay y más intereses.

Además, aunque ya hemos nombrado por encima el aspecto fundamental de las alianzas, que las partidas sean a un número impar de jugadores provoca bandos desequilibrados y aunque esto pudiera parecer malo, realmente es todo lo contrario, le da valor a la fase de pujas y provoca muchas tensiones en la partida.

Struggle of Empires lo recomendaríamos encarecidamente en partidas a 5 o 7 jugadores, cualquier otro número deja partidas bastante descafeinadas.



Estética y Componentes

Esta reseña ha sido realizada con la nueva edición de Maldito Games que eleva el estándar de calidad del juego, con unas nuevas ilustraciones que le dan un aspecto mucho más lucido y con una buena cantidad de componentes personalizados.

Aun así y aunque entendemos el esfuerzo de la editorial por traer este juego, los componentes no justifican un precio bastante fuera de mercado y el detalle de que solo está traducido el manual de juego, ni los tableros de jugador, ni las losetas de habilidad.

Contexto

Struggle of Empires es un juego que está encuadrado dentro de los juegos de gestión y enfrentamiento. Un título que exige bastante a los jugadores, no solo a nivel concentración y gestión, sino en cuanto a la presión que soportan los jugadores durante la partida.

¡Aquí hay puñaladas y muchas!

Teniendo en cuenta esto y aunque no es un juego difícil de explicar si creemos que es un juego que requiere bagaje y cierta experiencia, además de que nos guste ese debate e interacción rastrera que genera el juego. Aquí bajaremos al fango y esto no le gusta a todo el mundo.

Struggle of empires juego de mesa

Conclusión

¡Atención! Estamos a punto de hablarte de un juego que reúne todos los condicionantes para ver poca o muy poca mesa. Baja escalabilidad, duración larga de partida y dependiente del grupo a más no poder. Si aun así, sigues por aquí, no digas que no te hemos advertido.

Leed esta reseña teniendo en cuenta que estamos valorando la edición deluxe que ha editado Maldito Games. Esta edición ha tenido diferentes cambios estéticos y lo que es más importante, un cambio ostensible en la mecánica de movimientos. De todas formas, si te gustaba la versión antigua (a nosotros no), el juego viene con los componentes necesarios para poder jugar a la edición de 2004.

Entrando en harina, Struggle of Empires nos pone en la tesitura de un juego de enfrentamiento con pura maldad. Un juego de conquista y control militar que a pesar de tener ciertos detalles a tener en cuenta, es bastante más fácil de jugar de lo que parece.

Uno de los elementos más importantes del juego es la fase de pujas que nos lleva a establecer dos alianzas y que también sirve para determinar el orden de turno. Lo del orden de turno vale, pero lo de las alianzas es la pera limonera, un juego de enfrentamiento y control de zonas donde puedes pujar por obligar a un jugador a estar en tu bando y que no te pueda atacar ¡No tiene precio! Además, estas alianzas aunque obligan a los jugadores a no agredirse, no son vinculantes a la hora de ayudarse y ahí es donde se despierta nuestro ser más vil y cruel.

En la otra parte, con las alianzas ya establecidas nos encontramos la fase de acciones donde intentaremos controlar diferentes territorios. Aquí es donde Wallace ha hecho un equilibrio maravilloso entre la épica de los wargames y el control de los eurogames. Una fase en la que podremos controlar el azar de los dados, con ataques más contundentes o utilizando el posicionamiento y los movimientos políticos para controlar los territorios.

Pero creíamos que en esta fase se había acabado la política entre jugadores y el debate. Nada más lejos de la realidad cada movimiento de un jugador tendrá múltiples consecuencias y tendremos a nuestros aliados y a nuestros enemigos comiéndonos la cabeza para tirar a uno u otro lado.

VALORACIÓN SUBJETIVA

Boom

CONCLUSIÓN FINAL
En definitiva, es una gran pena los elementos negativos que pesan bastante sobre el juego, ¡Pero! si somos conscientes de ellos y queremos vivir una experiencia épica llena de politiqueo y una partida que siempre generará una charla posterior sobre lo que ha sucedido, apuntaros a la experiencia de Struggle of Empires porque os destrozará la cabeza.
MECÁNICAS
95
ESCALABILIDAD
70
ESTÉTICA Y COMPONENTES
80
REJUGABILIDAD
90
Nota de lectores0 Votos
0
PROS
La fase de pujas, una verdadera sangría que crea verdaderos debates y luchas de poder.
Las puñaladas constantes que provocan el sistema de juego.
De los pocos juegos, que mide tanto a los jugadores, que destacarse en puntos puede hundir tu partida.
CONTRAS
El juego solo esta tiene traducido el reglamento, ni los tableros de jugador ni las losetas.
Aunque la calidad de los componentes y las ilustraciones han subido el nivel, no justifican el precio.
Su escasísima escalabilidad.
84
COMPRALO EN

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!

Más artículos
Tumblin Dice juego de mesa
Tumblin Dice, reseña by David