Similo no es un juego en concreto, es una línea con diferentes temáticas que nos presenta la editorial Horrible Games y en castellano Asmodee.

Similo, buscando al protagonista de la historia

Similo juego de mesa

Para esta reseña se han utilizado las fotos de Doctor Meeple, web de referencia que os animamos a visitar

Ficha

Similo

  • Editorial: Horrible Games y Asmodee
  • Autor: Martino Chiacchiera, Hjalmar Hach, Pierluca Zizzi
  • Ilustrador: Xavier Gueniffey Durin
  • 2-8 jugadores
  • 10-15 minutos de duración

¿De qué va?

Similo propone varios juegos bajo una misma estructura en la que podremos jugar de manera independiente cada uno de sus títulos o mezclandolos entre sí, para enriquecer el mazo de cartas. 

El concepto de Similo es muy sencillo, al inicio de la partida se propone un líder que robará una carta del mazo. Posteriormente mezclara con otras 15 cartas, la carta robada y formará una cuadrícula de 4×4 cartas, dejándolas todas por su cara visible.

En este momento, solo el líder, sabrá cual es el personaje correcto de los 16. A continuación el líder robara 5 cartas del mazo y jugará una de manera visible, de tal manera que si la coloca en vertical, indicará que la carta que juega, tiene alguna similitud con el personaje a encontrar y si la juega en horizontal, indicará que la carta jugada tiene alguna diferencia con el personaje a encontrar.

Con esta mecánica de juego iremos descartando cartas de la cuadrícula, de manera ascendente, primero dos, luego tres y así. Hasta que nos queden dos cartas entre las que deberemos decidir cuál es el personaje correcto.

Si lo acertamos ganaremos la partida y si durante la misma hemos descartado al personaje correcto en algún momento, perderemos.

Similo juego de mesa

Estética y componentes

Aquí hay una doble vara de medir, Similo es un juego con una caja muy divertida aunque realmente incómoda de almacenar, que suponemos que no se utilizara en la edición en castellano. Hemos visto que ya ha salido una caja tradicional de cartón, que es mucho más versátil que la de plástico que tiene la edición natal.

El otro contrapunto lo ponen las ilustraciones, que siendo realmente bonitas y enriquecedoras, están tan llenas de detalles que le hacen un flaco favor a la ambigüedad que plantea el juego.

Sin duda, Similo es un ejemplo en el que unas ilustraciones bonitas y sobretodo con mucho detalle, hacen que el juego funcione peor.

Escalabilidad

Aunque el concepto cooperativo de Similo da a entender que cualquier grupo de jugadores le puede ir bien, realmente es un juego con una toma de decisiones muy concreta.

Esto hace que el efecto líder pueda ser demasiado acuciante por lo que, normalmente es un juego que tiende a funcionar mejor si el número de jugadores no es muy alto.

Además, es casi imprescindible, jugar varias partidas y que el líder vaya rotando en cada una de ellas.

Diríamos que en torno a 4 ó 5 jugadores sería su número ideal, para que no haya jugadores que desconecten, aunque incluso a 3 jugadores puede funcionar bastante bien.

Similo juego de mesa

Lo mejor y lo peor

Pros

  • Un concepto diferente e interesante que te mete de lleno.
  • Las mil y un cábalas que hacen los jugadores con respecto a lo que propone el líder, las mayores risas del juego salen de ahí.

Contras

  • Su estética, aunque parezca inconcebible, está tan llena de detalles que perjudica al juego.
  • Su nivel, el juego se torna demasiado fácil y deja de ser un reto muy pronto.

Contexto

Similo es sin duda un juego de concepto familiar/infantil, dirigido a jugar en grupo, en un ambiente distendido y sin tensión.

Estos juegos cooperativos que dejan elucubrar a los jugadores suelen funcionar muy bien con el público casual.

Además, la explicación de Similo, apenas llevará 1 ó 2 minutos.

Similo juego de mesa

Conclusión

Similo es uno de esos juegos que se presenta mucho mejor de lo que se desarrolla, una idea muy llamativa que en su concepto propone un montón de cosas, pero que a la hora de funcionar se queda a medio gas.

La idea de Similo es genial, a través de la posición de las cartas, debemos dar a los jugadores las suficientes pistas como para que adivinen a nuestro personaje. Hasta aquí bien, pinta genial y parece un reto apasionante.

El juego comienza muy bien, arrancas las partidas y los jugadores se enganchan a un juego que aparentemente les propone un reto cooperativo, en el que con unas instrucciones muy sencillas, nos da mucho que pensar.

¿Cómo lograr llegar al personaje a través de tan pocas pistas? ¿Ira el líder por el aspecto físico o se fijará más en su historia?

Similo juego de mesa

El planteamiento de juego, hace que Similo vea muchísima mesa nada más llegar a nuestra colección, pero conforme avanzan las partidas notamos algo realmente extraño y que no sabemos explicar muy bien del todo… Ganamos siempre.

Aquí es donde reside el mayor problema de Similo. La propuesta es brillante y se desarrolla muy bien, pero el problema llega a la hora de la ejecución, porque las propias ilustraciones del juego dan tantas facilidades que es prácticamente imposible no acabar ganando la partida.

Además, el juego no penaliza en exceso en error y te deja ir descartando los personajes más evidentes mientras vas acumulando pistas para saber el personaje final.

En definitiva, Similo es una idea genial con una ejecución con problemas que desarrolla un juego con muchas posibilidades durante la partida, pero que cuando llega a su resolución final, nos deja un sabor muy agridulce por sus problemas de funcionalidad.

En este caso nuestra nota va a ser algo discordante con alguna de las ideas que tenemos sobre el juego, pero la calificación de Similo va en base a uno de los conceptos más claros de la nota, que en este caso, son los problemas de funcionalidad del juego.

 

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!