Planet B juego de mesa

Planet B, el nuevo proyecto de Hans im Glück y… ¿Devir?

Hans Im Glück arranca motores de cara al próximo Essen, la editorial alemana acaba de presentar su nuevo proyecto Planet B.

Planet B se presenta como un juego con tintes de humor negro en el que nos pondremos en la piel de los corruptos gobernantes de un nuevo planeta.

Promoveremos negocios con las diferentes corporaciones en favor de nuestros propios intereses. Construiremos nuestra ciudad haciendo que la población trabaje para nosotros mientras controlamos la prensa.

Mientras tanto, competirás por llegar a la presidencia en una carrera por el control en la que solo cuenta una cosa ¿Quién ha conseguido embolsarse más dinero del gobierno?

Planet B, un mundo ¿Inesperado?

En algún momento de un futuro no muy lejano, los humanos tuvimos que buscar un nuevo lugar para vivir. Justo cuando pensábamos que tendríamos que conformarnos con Marte, descubrimos de repente un nuevo planeta, al que bautizamos cariñosamente como «Planeta B». Era una segunda oportunidad para la humanidad y, por supuesto, estábamos decididos a hacerlo todo bien esta vez porque, como todo el mundo sabe, los humanos aprendemos muy bien de nuestros errores…

¿Qué sabemos?

De momento ya hemos podido saber algunos detalles sobre cómo funciona el juego en el que nos encontraremos con un sistema de cartas de doble cara que se dispondrá en un mazo que marcará el ritmo y final de partida.

En cada uno de los turnos el jugador activo podrá poner en marcha una de las cartas disponibles realizando las acciones en el orden que quiera y colocando un marcador sobre dicha carta, cuando se coloque el tercer marcador se voltea la carta y se activan una serie de efectos. Cuando la carta se voltea por segunda vez se reemplaza por una nueva carta, en un mercado continuo que marcará el final de partida cuando sale la última carta.

Las acciones nos permiten construir edificios especiales (cartas), recoger recursos, ganar o asignar trabajadores (humanos o robots), jugar eventos y algunas otras acciones secundarias.

El giro viene en que el juego incluye un sistema de política en el que los jugadores luchan por ganar las elecciones consiguiendo con ello ciertos bonificadores y poder de decisión en algunos elementos de la partida como las leyes.

Un juego diferente que se sale del rango habitual de la editorial y que sube un punto la complejidad de sus títulos.

Queda por ver si Devir se meterá en este nuevo proyecto, algo que sería lo habitual en la editorial pero que en algún caso se ha quedado al margen como en Lift off que nunca llegó a editarse en castellano.

Si quieres estar al día de todas las novedades del mundo lúdico, no dejes de visitar nuestra sección de noticias

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!