Mandala es un juego para dos jugadores editado por Asmodee, no dibujaremos pero nos meteremos de lleno en este noble arte.

Mandala, un noble arte para ¿Relajarse?

Mandala juego de mesa

Ficha

Mandala

  • Editorial: Asmodee Iberica
  • Autor: Trevor Benjamin, Brett J. Gilbert
  • Ilustrador: Klemens Franz
  • 2 jugadores
  • 30 minutos de duración

¿De qué va?

Mandala es considerado casi un arte, o si en el casi. En el que a través del coloreado de ciertas formas, conseguiremos relajarnos de nuestro estrés diario.

En este caso, no creo que nos relajemos mucho y más bien, nos estresamos cuando veamos que nuestro rival nos pisa la jugada.

En Mandala jugaremos en un tapete de hilo que tendrá representado dos mandalas, cada uno de ellos con una zona común y una zona para cada jugador. Además los jugadores tendrán una zona llamada río, que servirá para marcar la puntuación que nos darán las cartas y un Chakpur, donde guardaremos de manera oculta las cartas que puntuamos al final de la partida.

Mandala se desarrolla a lo largo de turnos, que se paran cada vez que se complete un mandala, para así puntuarlo, esto se produce cuando el mandala tiene los 6 colores.

En su turno, el jugador activo puede:

  • Jugar una carta en la zona central, siempre y cuando no esté en las zonas de los jugadores y robar 3 cartas.
  • Jugar todas las cartas de un color que quiera en su zona, siempre y cuando no estén en la zona central o en la zona del rival.
  • Descartar todas las cartas de un color que quieras y robar tantas cartas como descartaste.

Cada vez que un mandala se complete, el jugador que más cartas haya puesto en su zona del mandala, robará todas las cartas de la zona central de un color y así se irán turnando los jugadores hasta que se hayan cogido las cartas.

Si no tenias esas cartas en tu zona de río, colocas una de ellas en el y las demás a tu chakpur. Las cartas en la zona de río, irán marcando cuantos puntos te darán las cartas que te quedes en tu chakpur, hasta un máximo de 6 puntos.

Cuando se acabe el mazo de cartas o cuando un jugador haya completado su río, se juega hasta completarse un mandala más y se acaba la partida, puntuando por nuestras cartas del chakpur.

Mandala juego de mesa

Estética y componentes

Posiblemente el aspecto que más rabia nos de en este Mandala, son sus componentes e ilustraciones.

Las cartas vienen con un borde blanco que le hace un flaco favor y el tapete, aunque es un bonito detalle, al ser de hilo, se marca con facilidad y llega a ser hasta incómodo a la hora de jugarlo.

No es que sean detalles muy escandalosos, pero en un juego basado en los mandalas que debería destacar por su belleza, no lo hace.

Lo mejor y lo peor

Pros

  • Que sea a 2 jugadores le sienta genial, es un juego de mucha acción reacción, en el que vigilar constantemente a tu rival.
  • La forma en que se trabajan las habilidades del héroe. Un sistema original y divertido.

Contras

  • Cierto componente de azar en el robo de cartas.
  • A nivel componentes se podía haber trabajado más. Las cartas con borde blanco y el tapete de hilo no le hacen bien a un juego que debería destacar por bonito.

Mandala juego de mesa

Contexto

Mandala es un juego de mecánicas muy sencillas que se puede jugar perfectamente en un ambiente familiar o incluso con alguien que no haya jugado nunca a juegos de mesa modernos.

La idea de completar los colores de los mandalas se ve de forma muy sencilla pero realmente es un juego con posibilidades y cierta profundidad. 

Un juego que encajará muy bien en ambiente familiar, jugadores poco habituales y para los más experimentados en ambientes distendidos.

Conclusión

Mandala es una agradable propuesta para dos jugadores, de las que se echaban de menos. Un título que encajaría en la colección de juegos para 2 cómo Patchwork, Claim, Onitama o similares.

Cada uno es muy diferente en su contexto pero a la vez reúnen cuestiones que le hacen parecerse. Son juegos de reglas sencillas, fáciles de encajar con cualquier oponente y con cierta profundidad de juego.

En este caso Mandala, nos ofrece un juego de decisiones ligeras pero bastante reactivas, digamos que todos tus movimientos siempre irán enfocados a lo que haga el otro jugador.

Vigilas las mayorías para intentar ser el primero en elegir cartas, intentas llenar la zona central con las cartas que te interese y siempre permaneces atento a cuando se puede producir el cierre de un mandala.

Además hay una decisión no tan banal como puede parecer y es alimentar nuestra zona con colores que le puedan interesar al otro jugador “Si están en nuestra zona, no pueden estar en la central”.

En la parte negativa, la fase de robo de cartas tiene un componente de azar, bastante importante que afecta a un juego tan medido. Es cierto que incluye mecanismos que compensan en parte esto, pero no lo suficiente.

Por otro lado, esperábamos bastante más de los componentes y las ilustraciones de un juego que debería brillar en este apartado y no lo hace. Cartas con borde blanco, que le hace perder muchísimo y un tapete que era una gran idea con un diseño preciosista, pero que al ser de hilo, se vuelve hasta incómodo.

En definitiva, Mandala es un juego agradable con más enjundia de la que parece y que cumple perfectamente la función de poder sacarlo a la mesa casi con cualquier tipo de jugador. Un título interesante que ocupa un buen lugar en la colección.

 

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!