Los juegos de mesa han estado presente a lo largo de los tiempos, no en vano, se han encontrado en múltiples yacimientos arqueológicos, los que serían elementos de juegos de mesa antiguos como dados, tableros y hasta algunos tokens o marcadores.

Durante siglos resultó ser un entretenimiento en el que el elemento social jugaba un papel fundamental a la par que nos hacía trabajar nuestro intelecto.

Más cercano a nuestro tiempo, hubo una época en que las videoconsolas y por ende los videojuegos sustituyeron gran parte del elemento que componían los juegos de mesa, el factor social.

Los juegos de mesa y el factor social

Los juegos de mesa

Todos recordaremos épocas pasadas en las que te sentabas alrededor de una tele y varios mandos para compartir una tarde con amigos, echando unas partidas a lo que tocara.

Pero, ¿Desaparecieron los juegos de mesa? No, quizás sufrieron un frenazo, culpa de las nuevas tecnologías y de la espectacularidad que estas aportan.

Con el tiempo, estos videojuegos fueron ganando adeptos, hasta convertirse en legión y haciéndose un hueco como entretenimiento de masas, hasta que llegó la era del juego online y el elemento social de los videojuegos perdió el factor cercanía o lo que llamábamos “quedada”.

Esto unido al salto que dieron los juegos de mesa hasta llegar a convertirse en lo que hoy son, juegos de mesa modernos, han dado pie a recuperar ese factor social y de casi necesidad de quedar entre amigos, para sentarte alrededor de algo y utilizar un elemento conductor para socializar.

Y de repente….

De golpe y porrazo, una tragedia, que es la única manera que se me ocurre llamar a la pandemia que estamos sufriendo, nos quita un montón de cosas, muchas de ellas importantes y entre ellas algunas menos importantes como el poder quedar con tu grupo de juego o con tus amigos o con quien sea, para sentarse alrededor de una mesa y disfrutar de un agradable rato.

Por desgracia, esto se alarga en el tiempo y recurrimos a la tecnología para recuperar nuestro hobby, para volver a sentarte alrededor, en este caso de un ordenador e intentar emular las sensaciones que te producía esa “mesa de amigos”.

Pero…¿Es lo mismo? ¿Tenemos las mismas sensaciones? ¿Disfrutamos igual? Por desgracia en nuestro caso no. 

No es hasta este momento, en el que te das cuenta de que el hobby de los juegos de mesa, te aportan mucho más que el reto de enfrentarte a rivales o de enfrentarte al juego.

Por mucho que utilices la tecnología para establecer comunicación por voz y por video, por mucho que haya herramientas al alcance de nuestra mano, para emular casi a la perfección todo lo que un juego de mesa supone… en realidad, no es lo mismo.

Ya sea por esta desgracia que esperemos que pase pronto, no dejemos de pensar por un momento, que a lo mejor, cuando todo esto pase, va a ser que ademas del increíble ultimo juego o el mejor de los clásicos posibles. A lo mejor, el Top 1, es el que está sentado a tu lado.

Y vosotros, ¿Qué pensáis?

Si quieres leer más artículos de opinión, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!