Dragon Keepers nos invita a una aventura, en la que nos convertiremos en valerosos guardianes de los Dragones, una hazaña que disfrutamos en castellano gracias a Melmac Games

Dragon Keepers, cómo entrenar a tu dragón

Dragon Keepers juego de mesa

Ficha

Dragon Keepers

  • Editorial: Melmac Games
  • Autor: Vital Lacerda, Catarina Lacerda
  • Ilustrador: Mihajlo Dimitrievski
  • 1-6 jugadores
  • 10-40 minutos de duración

¿De qué va?

En Dragon Keepers nos convertiremos en valerosos guardianes, que deben defender y entrenar a una gran estirpe de Dragones.

Nuestra mayor tarea será entrenar a estas increíbles criaturas, pero antes deberemos defenderlas de los odiosos cazadores.

Dragon Keepers es un juego de cartas que incluye dos modos de juego, un modo competitivo y un modo cooperativo.

El competitivo es un modo más sencillo en el que tendremos que defender a los dragones. 

Al principio del turno se tiran tantos dados como jugadores + 1 y se colocan en los dragones que los representen, sin repetir ningún Dragon. Cada dado, representa un ataque a ese Dragon.

Posteriormente, en secreto todos los jugadores seleccionan una carta para posteriormente revelarla todos a la vez. Si de las cartas reveladas, dos o más jugadores defienden al mismo Dragón, ese Dragón está a salvo y no pasa nada.

Si un Dragón es defendido por un único jugador, este le pone un marcador propio y sin ningún jugador defiende al Dragón, se le añade una flecha.

En el momento que un Dragón muera sea acabe el mazo de cartas o un jugador consiga colocar sus 3 marcadores, la partida acaba. En todos los casos, gana el jugador que haya colocado más marcadores en los Dragones.

En el modo cooperativo, se jugará con un dado menos, es decir tantos dados como jugadores.

En él se incluirán unas fichas de acción que las jugaremos simultáneamente con las cartas.

Estas acciones nos permiten entrenar a los dragones que les permite recibir dados de ataque y así poder herir a los cazadores.

Nuestra labor, como no podía ser de otra manera, será defender a los Dragones, mientras eliminamos a los cazadores.


Dragon Keepers juego de mesa

Estética

Las ilustraciones elegidas para el diseño de Dragon Keepers son uno de los mayores atractivos del juego. Su colorido y detalles de los diferentes dragones lo hacen visualmente llamativo, lo que, tratándose de un juego familiar le sienta muy bien.

Además, en este caso la editorial trabaja con una línea de componentes de muy buena calidad, cuidando el detalle hasta en el gramaje de la caja.

Escalabilidad

La escalabilidad está bien ajustada, de tal manera que cada jugador represente un dado enemigo y esto queda bien ajustado con las acciones que pueden realizar los jugadores.

Además, cada turno los jugadores suelen tener 2 o 3 opciones donde elegir y estas son de fácil elaboración e impiden que se produzca mucho entreturno.

Posiblemente lo jugaría al máximo de jugadores, pero por aquello de lo motivante que puede ser, ganar un reto en el que muchos jugadores jugadores actúen bajo un frente común.

Dragon Keepers juego de mesa

Lo mejor y lo peor

Pros

  • La programación de acciones, impide el efecto líder de este tipo de juegos.
  • Los diferentes modos de dificultad que le permiten un recorrido de rejugabilidad mayor.

Contras

  • Si el grupo no es capaz de cumplir la norma de no dar información (modo cooperativo), el juego pierde todo el interés.
  • El modo competitivo no es más que un introductorio para los más peques.

Contexto

Dragon Keepers es un juego de corte familiar casi infantil, que va dirigido al público casual y a los niños. 

Todo en el juego va encaminado a que la experiencia de juego sea ágil, rápida y  de muy fácil entendimiento.

De hecho el juego, incluye dos modos de juego, siendo uno de ellos (el competitivo) bastante más sencillo que el otro y que lo recomendamos solo para los peques.

Conclusión

Dragon Keepers es un diseño que aunque incluye un modo competitivo, este no es más que un tutorial o modo de juego para los más pequeños de la casa.

La idea principal del juego se basa en un modo cooperativo con varios escalados de dificultad y que tiene entre sus virtudes, una mecánica de programación de acciones oculta, que elimina el odiado efecto líder.

Es un juego con sus dosis de tensión que escala muy bien y en el que cada partida iremos ajustados. Rara vez tendremos victorias fáciles y es por esto, que entender el juego y lo que pueden hacer el resto de los jugadores, es algo fundamental en las partidas.

No olvidemos que Dragon Keepers, prohíbe la comunicación entre jugadores, más allá de decisiones más superficiales, pero nunca, información exacta de la situación del juego y de lo que pueden hacer.

El juego tiene curva de dificultad y esto es casi un elemento obligatorio en este tipo de juegos, para que no sea un juego de usar y tirar, sino que, realmente suponga un reto.

Además, este modo de programación de acciones, supone que los jugadores puedan pisarse las acciones, entre sí, dejándolas invalidadas, con los consiguientes efectos negativos para la partida.

No obstante, hay que saber a lo que nos estamos enfrentando, Dragon Keepers es un juego familiar, casi infantil, que será un reto interesante y que tendrá partidas de recorrido, pero que nunca podremos compararlo con otros diseños de Vital Lacerda. No es la intención del juego y ni siquiera busca serlo.

Por desgracia, el juego ha perdido la oportunidad de presentar un modo competitivo real y que no sea casi un tutorial del juego, como es este caso.

En definitiva, este primer diseño de Catarina Lacerda junto a su padre Vital Lacerda, nos presenta un juego muy bonito en ilustraciones, que llama la atención a la vista (algo esencial para el público al que va dirigido) y que da en el clavo en dos aspectos fundamentales de los cooperativos: elimina el efecto líder y presenta una dificultad ajustada, tal y como deben ser los cooperativos.

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!