En Bus construiremos nuestra red de transportes con el fin de llevar a los pasajeros a sus destinos correspondientes, un juego de Splotter que podemos disfrutar en una edición especial.

Bus, de casa al trabajo y del trabajo al ¡Bar!

Bus juego de mesa

Ficha

Bus

  • Editorial: Splotter Spellen
  • Diseñador: Jeroen Doumen, Joris Wiersinga
  • Ilustradores Herman Haverkort, Tamara Jannink, Daan van Paridon, Thijs van Paridon, Joris Wiersinga
  • 3-5 jugadores
  • 120 minutos

¿De qué va?

La línea de transporte de autobús compiten por el control de Manhattan, quien se haga con las rutas más eficientes dominará uno de los lugares más rentables de Estados Unidos.

En Bus los jugadores representarán compañías de autobús que tendrán que crecer por el tablero y conseguir llevar a los pasajeros a sus destinos correspondientes, en un juego de reglas sencillas, bastantes quebraderos de cabeza y una puntuación muy corta.

Bus se juega a lo largo de un número indeterminado de rondas hasta que en una de ellas desemboca en el final de partida, en ese momento los jugadores verifican sus puntuaciones y el jugador con más puntos ganará la partida.

Uno de los datos más importantes del juego, es que cada jugador tiene 20 marcadores de acción y este será el número máximo de acciones que hará en la partida. Dependiendo de ciertas circunstancias, puede que haga incluso menos, pero máximo son 20.

Para marcar esto, cada vez que un jugador ejecute una acción, el marcador se devolverá a la caja.

En cada una de las rondas, cada jugador deberá hacer un mínimo de 2 acciones y no hay un máximo determinado, por lo que, un jugador puede gastar todos sus marcadores en la primera ronda si quiere.

Por turnos, los jugadores irán colocando marcadores de acción en las casillas y en el momento que todos los jugadores hayan pasado, comenzará la fase de ejecución de acciones.

Hay que tener en cuenta que las acciones están situadas en una columna y siempre se ejecutarán las acciones de izquierda a derecha y de arriba a abajo.

Para determinar la fuerza de una acción deberemos ver qué fuerza tiene dicha acción, esta viene marcada por el jugador que más autobuses tenga, por lo tanto, el jugador más a la derecha ejecutará la acción con la fuerza del número máximo de autobuses e irá bajando en los demás jugadores (el siguiente jugador que se colocara a la izquierda ejecutará con fuerza -1 y así sucesivamente).

Las acciones que podremos realizar son:

  • Construir líneas de autobús siguiendo ciertas reglas de colocación.
  • Aumentar nuestra fuerza de autobuses.
  • Colocar pasajeros en el tablero.
  • Construir edificios (casas, bares o lugares de trabajo).
  • Parar el tiempo.
  • Transportar pasajeros (única acción que da puntos).
  • Coger el jugador inicial.

La única acción que haremos con nuestra fuerza de autobuses propia es “Transportar pasajeros”.

El juego tiene una ruleta con 3 posiciones: casas, bares y lugares de trabajo. En cada ronda la ruleta girará una posición (salvo que paremos el tiempo) y determinará a dónde hay que llevar a los pasajeros y en consecuencia que otorga puntos de victoria.

La acción de transportar pasajeros es la que nos otorgará puntos de victoria y con ella, cada jugador que se haya colocado en la acción podrá llevar trabajadores desde donde estén situados hasta el tipo de localización que se puntúe en esa ronda, siempre y cuando solo pase por sus vías de tren y que no tenga esa localización al lado. En ese caso, cómo puede ir andando no coge el autobús 😉

Con esta idea tendremos un juego de construcción de rutas con reglas muy sencillas, en el que tendremos que medir muy bien nuestras acciones, porque no dan para mucho.

Bus juego de mesa

Escalabilidad

Bus es un juego muy sincero en sus argumentos, de hecho marca un rango de jugadores de 3 a 5 lo que lo sitúa exactamente en lo que le sienta bien.

A dejado de lado ese intento habitual de adecuar un juego al rango de jugadores cuando realmente no le sienta bien y en este caso se agradece.

Bus es un juego de competencia por el mapa y lucha por las conexiones, que si bien es cierto que no utiliza prácticamente mecanismos de equilibrio, si es verdad que en algún caso como el mapa, le hubieran sentado bien.

El juego se nota que está pensado para partidas a 4 jugadores y de hecho es el número al que mejor funciona, a 3 jugadores hay menos competencia en el tablero pero a 5 se vuelve un poco más caótico, igualmente no hay grandes diferencias y también funciona bien, tanto a 3 como a 5 jugadores.



Estética y Componentes

Vamos a hacer un inciso en este Bus y es que pocas veces tenemos en cuenta el precio con respecto a la reseña (lo que para mi es mucho, para ti es poco o viceversa), un concepto demasiado subjetivo.

Pero el caso de este Bus, es muy para tenerlo en cuenta. Splotter ha hecho esta edición especial de un juego del año 1999, prácticamente un inconseguible y además, con una tirada muy limitada. 

A nivel componentes eta bien, con una caja de gran calidad y unos materiales de buena calidad (Detalle las bolsas de color para guardar los componentes de cada jugador).

Pero ojo, este juego tiene los componentes que puede tener cualquier juego euro medio o similar, incluso menos y su precio de venta es de 90 Euros, básicamente por lo limitado de la tirada, muy a tener en cuenta.

Bus juego de mesa

Contexto

Ojo con este Bus que aunque es un juego de reglas muy sencillas, nos encontraremos ante un juego de profundidad con cierta tendencia a toma de decisiones largas y muy táctico.

Esto lo aleja enormemente del público familiar, que puede llevarse a engaño ante un juego con una portada divertida pero que poco tiene que ver con lo que hay en la caja.

Dicho esto, las reglas de Bus son tan sencillas que podremos encajar casi cualquier tipo de jugador con cierta experiencia en él.

Conclusiones

Los juegos de Splotter Spellen siempre tienen algo especial, ya sea una mecánica, una forma de entender el juego o algún otro detalle. Un tipo de juego bien considerados pero que siempre juegan con la peculiaridad de lo difícil que son conseguirlos y en esta ocasión lo caro que son.

Saliéndonos de esto y teniendo en cuenta, Bus es un juego que ha envejecido muy bien, ya goza de la friolera de 21 años encima y al que podemos agradecer que su enfoque y estilo de juego nos resulte hasta novedoso a pesar de su edad.

Una de las cosas más destacables, es la sencillez de juego, con apenas 4 reglas nos encontramos ante un pick & delivery con construcción de rutas con mucha carga táctica y una profundidad muy interesante.

El juego obliga a la interacción desde la primera ronda y casi desde la primera jugada. Todo lo que hagamos tiene un efecto sobre algún jugador o sobre varios, ya sea perjudicando sus acciones adelantándonos a ellas, cortando caminos y así infinitas posibilidades, acabando en la selección de pasajeros que se vuelve una auténtica carnicería.

Pero no hay una carnicería gratuita, todo lo que se coloca en el juego tiene un sentido y una interacción que manejamos, no hay una batalla campal o si, pero no es un festival loco en el que no sepamos lo que está pasando.

De hecho uno de los elementos más interesantes del juego, que se basa en un sistema de puntuación muy corto (Las puntuaciones se manejan sobre los 15 puntos) donde cada punto hay que lucharlo y donde tomar la decisión de perder algún punto, tiene que compensar muchísimo.

En la parte negativa como no podía ser de otra manera, un precio desmedido y la necesidad imperiosa de que los jugadores están metidos en la partida, si un jugador decide desentenderse del juego, afectará, por lo ajustado que decíamos que esta.

Excelente juego

BUS
CONCLUSIÓN FINAL
En definitiva, Bus demuestra que no hace falta un mar de reglas para construir un juego con una mecánica elegante y funcional que nos aporte una buena profundidad de juego. Uno de esos títulos de colección que desearás tener, por lo original y diferente.
MECÁNICAS
85
ESCALABILIDAD
90
ESTÉTICA Y COMPONENTES
60
REJUGABILIDAD
80
Nota de lectores2 Votos
99
PROS
La simpleza de acciones para un juego que da muchísimo de sí, tanto en profundidad como en posibles estrategias.
El número limitado de acciones para toda la partida, pero que cada jugador pueda utilizar más o menos en cada ronda, le da un giro genial.
CONTRAS
Su precio, totalmente desorbitado.
La mecánica de parar el tiempo, esta como puesta por el ayuntamiento. En un juego tan hilado y con sentido, es un pegote extraño.
79
COMPRALO EN

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!

Más artículos
spell juego de mesa
Spell, reseña by David