Banana Bandido es la desenfadada propuesta de Mogel Verlag, un juego de cartas de vaqueros y bandidos… muy primate.

Banana Bandido, la salvaje selva

Banana Bandido juego de mesa

Ficha

Banana Bandido

  • Editorial: Mogel-Verlag
  • Autor: Michael Loth
  • Ilustrador: Michael Loth
  • 2-5 jugadores
  • 15-30 minutos de duración

¿De qué va?

En Banana Bandido nos vamos al bosque más salvaje, en el que unos monos, gorilas y chimpancés luchan como si del salvaje oeste se tratara, por las bananas más preciadas.

La mecánica del juego es muy sencilla y se basa en una serie de acciones que se pueden realizar por turnos.

Cada jugador comenzará la partida con un personaje que le dotará de una habilidad de un solo uso y de una condición de victoria. 

El juego se desarrolla a lo largo de diferentes turnos, hasta que uno de los jugadores cumple una de las dos posibles condiciones de victoria:

  • Lograr 5 puntos
  • Cumplir la condición de victoria de nuestro personaje.

Cada jugador tendrá en su mano 4 cartas de acción que podrá ir activando a lo largo de la partida.

En su turno, el jugador activo cogerá una carta del mercado de recompensas, estas cartas te permitirán:

  • Coger bananas
  • Coger maderas
  • Eliminar plátanos de la reserva de otro jugador.

Posteriormente el jugador activo podrá bajar a la mesa una de las cartas de su mano, pagando su coste en maderas, estas cartas permiten realizar ciertas acciones.

La idea consiste en acumular plátanos para intercambiarlos por puntos, cada 5 plátanos, un punto de victoria.

Además las cartas de acción, contienen una serie de iconos que sirven para cumplir la condición de victoria de nuestro personaje.

Cuando un jugador consigue 5 puntos de victoria o cumple la condición de victoria de su personaje, ganará la partida.

Banana Bandido juego de mesa

Estética y componentes

Como describir las ilustraciones de Michael Loth…mmmmmm no se puede siendo objetivo.

Los juegos de este autor que siempre o casi siempre van ilustrados por él mismo, tienen como mínimo un arte muy peculiar. Banana Bandido no es una excepción en este caso y aunque el autor luce menos su peculiar arte, si se deja ver en la portada del juego y en los personajes.

Unas ilustraciones muy peculiares que te gustarán o que odiarás, de las que no sabes si están hechas así conscientemente o es que este hombre esto es lo que sabe hacer.

A destacar el Mono Sheriff de culo blanco, perturbador.

El juego en sí, es una baraja de cartas de una calidad estándar, por lo que no hay mucho que resaltar, son funcionales. 

Escalabilidad

Banana Bandido es un juego de muy corta duración, en el que a pesar de esto, existe un efecto bola de nieve difícil de parar en partidas de pocos jugadores.

El problema básicamente radica, en que perder tu turno para parar el motor de bananas de otro jugador, te puede dejar demasiado descolgado y no conseguir con ello nada realmente importante.

En cambio, en partidas con muchos jugadores, esto se balancea más, puesto que los jugadores son más a vigilarse entre sí y el juego se alarga lo suficiente como para que ponerle freno a los rivales merezca la pena y no te penalice.

Además, como buen juego de cartas ágil, mejora en competencia y con varios rivales luchando entre sí. 

Juego recomendado especialmente para 4 o 5 jugadores, si es al máximo mejor.

Lo mejor y lo peor

Pros

  • Siendo un juego muy sencillo de reglas, tener dos caminos para la victoria le da un plus adicional.
  • Su temática y sus ilustraciones, alimentan la risa fácil.

Contras

  • El mercado de recompensas, tiene azar en la salida de las cartas y no se puede paliar con nada.
  • El efecto bola de nieve en partidas a pocos jugadores, es casi imparable.

Banana Bandido Juego de mesa

Contexto

Banana Bandido, es un juego muy sencillo de reglas y de explicación corta. Además su temática alimenta la risa fácil y ayuda a suavizar la entrada al juego.

Un filler rápido que encaja bien en ambientes familiares, con jugadores casuales y en ambientes muy distendidos.

Posiblemente el jugador más experimentado le eche para atrás su azar y poco control de la situación. Como diría la expresión “Es un juego pa las risas”.

Conclusión

Banana Bandido es un filler de cartas de aspecto gamberrete y que está hecho para pasar un rato desenfadado.

Sus apenas 15 o 20 minutos de partida mitigan algunos defectos que en juegos de mayor duración le echariamos en cara, pero que aquí, en ciertos aspectos hasta le agradecemos.

La ideal del juego es muy sencilla, recolección de recurso que podemos potenciar con cartas de acción o cumplir una condición de victoria a partir de un set collection.

El hecho de que un juego tenga dos posibles caminos, nos permite incluso un poco más de épica, que contrarresta el efecto bola de nieve implícito en las cartas de acción.

Digamos que cuando un jugador consigue crearse un motor consistente de generación de recursos es difícil pararle y la única manera casi seria, luchando la victoria por el otro camino.

Este efecto bola de nieve es bastante más débil en partidas a grupos grandes de jugadores. Cuando juegan 5 por ejemplo, hay tanta interacción que es posible torpedear el motor del rival más fuerte y es cuando la victoria por puntos se hace más difícil.

Además, la condición de victoria de nuestro personaje es oculta lo que evita, que la partida tenga ese efecto eterno de ir a por el que va ganando.

La única manera de que nuestro personaje sea desvelado es utilizando su acción única de partida, que nos dará un plus importante a costa de desvelar nuestra condición de victoria.

Pequeños detalles que hacen de Banana Bandido, un juego ágil, divertido y muy desenfadado, que puede estar lleno de una interacción graciosa y que le sienta bastante bien.

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!