1923 Cotton Club juego de mesa

1923 Cotton Club, reseña by David

En 1923 Cotton Club nos embarcaremos en el difícil y turbio negocio de montar un Club en plena época de la ley seca, una empresa nada fácil que cuenta con el sello de Looping Games.

1923 Cotton Club, glamour y mafia

1923 Cotton Club juego de mesa

Ficha

1923 Cotton Club

  • Editorial: Looping Games
  • Diseño: Pau Carles
  • Ilustración: Pedro Soto
  • 2-4 jugadores
  • 45-60 minutos de duración
  • +12 años

¿De qué va?

En 1923 Cotton Club nos pondremos en la piel de la mafia del Chicago de los años 20, en plena época de la ley seca. Nuestra labor será montar la logística para que llegue el alcohol a nuestro Club, manejarnos con las mafias del lugar, contar con los mejores artistas y atraer a grandes estrellas que dan glamour a nuestro negocio.

1923 Cotton Club es un juego con una mecánica principal de colocación de trabajadores bajo un sistema de gestión de cartas.

En cada ronda cada uno de los jugadores contará con 3 trabajadores que utilizará para comprar las cartas disponibles y con ellas conformar su imperio.

Al principio de cada ronda se colocará una carta de evento boca abajo, esta carta se resolverá al final de la ronda.

Posteriormente cada jugador podrá jugar una carta de evento de su mano (estas cartas se reparten antes del comienzo).

Luego llega la fase principal en la que los jugadores por turnos irán colocando los trabajadores y realizando las acciones asociadas.

Estas acciones en su gran mayoría permiten ir a un mercado de cartas, solo dos acciones están hechas para conseguir dinero a cambio de bajar en el track de la mafia y para poder ver las cartas de evento que se van a resolver al final de la ronda.

El resto como decíamos son localizaciones que pueden tener beneficios o perjuicios en ellas (es por esto que nos interesa ir cuanto antes) y que nos permiten comprar cartas.

Las cartas:

  • Tendremos una fila de cartas de logística, estas no suelen tener coste y nos permiten conseguir dinero o subir en los diferentes tracks, casi siempre a costa de algún perjuicio.
  • Cartas de Alcohol, la materia prima del Club que nos permite conseguir ciertos recursos como las pistolas o subir en algunos tracks.
  • Cartas de Artista, estas son las cartas que nos permiten obtener artistas para nuestro local y son las más variadas ya que nos pueden permitir conseguir puntos, dinero o ciertos recursos.
  • Cartas de Celebridades, estas cartas son las que mayor cantidad de puntos de victoria pero tienen costes muy altos ya sea de dinero, influencia o ambas.

Digamos que el movimiento del juego gira en torno a ciertos recursos que tendremos en las cartas y que actúan de manera permanente y a diferentes tracks que nos permitirán:

  • Tener influencia que se utiliza para pagar las cartas de celebridad.
  • Track de iniciativa que es el que marca el orden de turno.
  • Track de mafia, este track es negativo al final de la partida dará puntos de victoria negativos a quien más lo haya avanzado.

El recurso del dinero lo necesitaremos para cobrar dinero al final de cada ronda y el resto de recursos sirven para pagar las cartas o para rebajar el coste de ciertas cartas.

Una vez que todos los jugadores han hecho sus acciones se revelarán las cartas de evento y se ejecutarán, principalmente pueden otorgar puntos de victoria, quitarlos o dar dinero.

Por último, los jugadores cobrarán dinero en función del dinero visible que tengan en sus cartas.

Con esto jugaremos hasta un máximo de 6 rondas o hasta que uno de los mazos de cartas se agote, lo que suceda primero.

1923 Cotton Club juego de mesa

Estética y componentes

Sin duda uno de los aspectos más destacados del juego es la siempre increíble producción de Looping Games.

La editorial ya ha creado una imagen de marca que ya de por sí invita a querer tener la colección entera de 19xx, esto no sucede en ningún otro caso de editorial española y en muy pocos de editoriales extranjeras.

Por otro lado, el calado que tiene el juego nos invita a pensar en una caja grande y el ejercicio de producción para que todo el juego entre en estas pequeñas cajas es una auténtica pasada.

Si nos centramos en el juego y dejamos un poco la línea, este 1923 Cotton Club sube un peldaño más que los anteriores con la inclusión de tableros, meeples, una buena cantidad de cartas y lo que es mejor, la siempre cuidada ilustración de Pedro Soto.

He de admitir que este 1923 Cotton Club me llama más la atención que los anteriores y es que la inclusión de personajes reales y la ambientación que le ha metido Pedro Soto con esas ilustraciones lo hacen el juego con mayor inmersión de todos.


La Cueva Roja


Escalabilidad

1923 Cotton Club basa su interacción en el elemento más clásico de la colocación de trabajadores que no es otro que la lucha por las cartas que hay en el mercado, junto con esto tendremos diferentes tracks de los cuales solo el de iniciativa tiene una interacción más real por la lucha de orden de turno.

Los otros no son tan representativos y aunque tengan el aliciente de las puntuaciones que otorgan no notas una competición con los otros jugadores.

Que pasa, que el juego tiene dos contrastes a la hora de jugarlo. Por un lado, jugar una partida a 2 sería lo lógico, no hay una interacción tan grande que te invite a meter más jugadores y de hecho la partida iría más ligera. Pero por otro lado, el mercado de las cartas y la zona de colocación de trabajadores es prácticamente igual a 4 jugadores que a 2, lo que hace que jugar a 2 se convierta en muy multisolitario.

En ambas situaciones el juego tiene cosas que podrían mejorar, pero si me tengo que quedar con un rango sería el de 4 jugadores, sacrificando duración por mayor competencia.

Contexto

Estamos ante la propuesta más ligera de un juego de colocación de trabajadores, que no será mucho más complicado de lo que es un Stone Age.

Un juego con una temática llamativa bien vestido y que será muy fácil de explicar a los que denominamos jugadores euroblandengues.

En ese contexto donde este 1923 funcionara mejor.

1923 Cotton Club juego de mesa

Conclusiones

1923 Cotton Club mantiene la línea de la editorial Looping Games, juegos que se manejan en un nivel de complejidad bajo y que son fáciles de asimilar. En este sentido quizás 1987 Channel Tunnel es el que da un pequeño paso más, no por difícil sino por tener una mayor profundidad.

De primeras y cuando ves el despliegue piensas que Looping se ha ido a un juego más complejo pero muy pronto notas que no es así y que estamos ante un clásico juego de colocación de trabajadores que basa su motor en las cartas.

Hay que destacar que 1923 parece hecho para adaptarse a su temática y que el elemento principal es este, sin demasiados alardes mecánicos estamos pensando en que personajes contratamos y a que estrellas nos traemos al local. Aun así, si nos queremos salir del tema lo podremos hacer sin ningún problema, pero si que perderemos muchos puntos y es que este diseño se basa mucho en que la temática quede bien integrada y que haya ese puntito. Si no es así, es muy posible que el diseño de Pau Carles te parezca soso.

En lo más puramente mecánica nos encontramos un juego fresco, sin muchos tintes originales pero que si fluye bien. Una mecánica de colocación de trabajadores para compra de cartas que nos servirá para recolectar recursos permanentes o para subir en los tracks que nos permitan llegar a nuestros objetivos.

El giro de los eventos, permite al juego meter una pequeña dosis de interacción oculta en un principio (aunque podremos ir a investigarla) y que hará que cada jugador pueda llevar ciertos elementos a su terreno. Si nos da la sensación de que estos eventos cuando realmente tienen potencia es en rondas finales que es donde mayor beneficio le podemos sacar, salvo los de puntos que tendremos que intentar dar el zarpazo en el momento idóneo.

La mayor parte de los puntos del juego van a estar en las cartas y sobre todo en las de celebridad, lo que hace que tengamos que estar preparándonos para rondas finales donde tendremos suficiente influencia y/o recursos para pagar las cartas.

Puede parecer que esto sea banal y que voy ahí a comprar cartas que den puntos y listo, pero si es cierto que tienes que tener en cuenta varios aspectos: Llegar con una buena posición de orden de turno, suficiente influencia y/o recursos para pagar las cartas. Además, si gasto mucha influencia no podré optar a los puntos del track de influencia.

Todo esto tiene cierto azar por las cartas que salen y las que no, pues si, y es posible que lo notemos, pero lo normal es que salgan bastantes cartas durante la partida como para que no dependamos del azar. Además, las que salen en la primera ronda tardaran bastante en comprarse porque no tendremos con qué pagarlas lo que nos permite ir dirigiendo nuestras acciones a conseguir los recursos que piden dichas cartas.

Vamos finiquitando, Looping vuelve a traer un juego resultón que en esta ocasión se ambienta en una temática muy llamativa. El juego gira en torno a ella y lo hace más inmersivo siempre teniendo en cuenta que es un euro ligero.

Un título que para nosotros está algún escalón por debajo de 1987 Channel Tunnel pero que sigue manteniendo una línea coherente con lo que hace la editorial. Juegos fluidos con profundidad ajustada y con una producción maravillosa.

Valoración Subjetiva

1923 Cotton Club juego de mesa
1923 COTTON CLUB
CONCLUSIÓN FINAL
1923 Cotton Club mantiene la línea de juego para euroblandengues de la editorial. Un título con una ambientación muy bien integrada al que podíamos pedirle una mayor profundidad pero que igualmente deja unas sensaciones muy agradables en partida.
MECÁNICAS
63
ESCALABILIDAD
60
ESTÉTICA Y COMPONENTES
90
REJUGABILIDAD
82
Nota de lectores4 Votos
56
PROS
La producción, no nombrar esto en un 19xx sería sacrilegio. Simplemente brutal.
La ambientación del juego, muy bien integrada con lo que vas haciendo en la partida.
La inclusión de celebridades reales y el libreto donde explican quien era quien.
CONTRAS
Su escalabilidad, le falta afinar en todos los rangos de jugadores.
Poca variedad en los eventos.
Algo superfluo, con una profundidad justita.
74

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!