Wingspan es el nuevo rey o por lo menos lo ha sido en los premios que ha organizado la Board Game Geek.

La página web más importante de los juegos de mesa modernos, organiza cada año una serie de premios, definidos por categorías, en los que los usuarios de la web votan a los que para ello han sido los mejores.

Este año, Wingspan optaba a nueve premios y se ha llevado los 9, algo que no había sucedido hasta la fecha y claro, se ha montado revuelo.

La locura ha llegado a tal extremo, que los comentarios se suceden respecto a que los que han votado “no tienen ni puta idea” y por esto Wingspan se ha llevado esos premios.

Wingspan 9 premios y una avalancha de criticas

Wingspan juego de mesa

No voy a decir, sí me parece bien o no que Wingspan tenga 9 entorchados, ni siquiera voy a opinar sobre si las categorías están bien definidas o de si el sistema de votación es bueno o malo.

Mi reflexión viene más por otro lado. Cada año, cada vez que se resuelven unos premios que tengan más o menos repercusión, se alzan cientos de críticas sobre lo malo que son los premios y como es posible que hayan sido esos los ganadores…

Y digo yo, ¿No es la BGG una entidad privada? acaso como entidad privada no podrá organizar sus premios como le da santísima gana. Está claro que podemos opinar sobre los votos del público (recordemos en estos premios de la BGG, el ganador se reconocía por voto público), pero de ahí a criticar el sistema o las diferentes estructuras, pues va un trecho.

De todas formas, tampoco es que nos guste cuando los premios se otorgan por la decisión de un jurado, puesto que cuando se conceden Los Premios a Juego del Año o el Spiel des Jahres también criticamos que sea un jurado el que decida y optamos por decir, que no tienen ni idea de que es lo que les gusta al publico.

No será, que realmente lo que cada uno queremos, son los premios de la República de nuestra casa y que como en todo, en esto de los gustos nunca nos vamos a poner de acuerdo.

Alguno de estos días, nos daremos cuenta de que la afición de los juegos de mesa, ha crecido lo suficiente como para que ya no sea un territorio pequeño donde montábamos nuestra caseta y sentábamos cátedra. La afición ha crecido enormemente y ya hasta la BGG tiene una comunidad más desenfadada y con otros gustos o tendencias diferentes al jugador experimentado.

Si quieres leer más artículos de opinión, no dejes de visitar nuestra sección

2 Comentarios

  1. Me parece que tienes toda la razón, aparte, creo que hay una especie de odio reprimido en contra de los euros-medios bonitos y populares como Wingspan por parte de muchos jugadores de «culo duro» llegandolo a catalogar incluso como familiar o filler… Ahí lo dejo XD

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!