War Chest es la nueva joya de la corona de la editorial AEG, un título que apareció sin grandes aspavientos, pero que cada vez cautiva más corazones.

War Chest, cuando un abstracto tiene tema

War Chest Juego de mesa

Ficha

War Chest

  • Editorial: AEG
  • Autor: Trevor Benjamin, David Thompson (I)
  • Ilustrador: Brigette Indelicato
  • 2 ó 4 jugadores
  • 30 minutos de duración

¿De qué va?

War Chest simula un conflicto bélico entre dos bandos bajo una estructura de juego abstracto. Un juego de enfrentamiento y control de zonas que podemos disfrutar en partidas de 2 ó 4 jugadores.

La idea principal del juego es intentar controlar un número de zonas, dependiendo de si jugamos a 2 ó a 4 jugadores. En el momento que un jugador controle ese número de zonas, gana automáticamente la partida.

War Chest se juega bajo una mecánica de bag building, en la que, al inicio de cada partida, los jugadores realizarán un draft para ver con que unidades juegan (por favor, utilizar el sorteo solo para la primera partida, luego el draft es imprescindible).

Ambos jugadores/equipos empezaran con un número de zonas controladas y con las unidades elegidas en el draft. Cada una de estas unidades tendrá 4 ó 5 fichas, de las que meteremos dos de cada en nuestra bolsa, más una ficha de clan.

Con este setup, iniciaremos una partida a War Chest, bajo unas reglas muy sencillas.

War Chest Juego de mesa

Cada ronda, los jugadores robaran 3 fichas de su bolsa y por orden de turno irán jugando una ficha y ejecutando una acción. Cuando ambos bandos hayan jugado sus fichas, se repondrá la mano hasta 3 y comenzaremos una nueva ronda.

Con estas fichas lo que podremos hacer será:

  • Reclutar nuevas fichas para la bolsa
  • Desplegarlas en el tablero
  • Reforzar unidades del tablero
  • Mover una unidad
  • Atacar con una unidad
  • Controlar una zona
  • Pasar
  • Coger la ficha de jugador inicial
  • Activar la táctica

Algunas de estas acciones requerirán que juguemos las fichas boca arriba, otras boca abajo y otras que las metamos directamente en el tablero.

Con esta secuencia y posibilidades se irán jugando rondas hasta que un jugador o equipo controle el número de zonas objetivo según él el rango de jugadores.

Estética y componentes

Aquí tenemos sentimientos muy encontrados por las luces y sombras que tiene War Chest.

En lo positivo, la calidad de las fichas y de las bolsas. Fichas de materiales y medidas similares a las fichas de poker que se acomodan muy bien a la mano y que le dan un toque de calidad al juego.

Además, el inserto específico del mismo, nos deja repartir las fichas de manera muy cómoda, tanto para el setup como para recogerlo.

En contra, lo incómodo que se barajan las fichas dentro de las bolsas, aunque realmente, no sabemos que se podría haber utilizado para mejorar este sistema.

Además, los hexágonos de control solo tienen un dibujo en el centro que cuando ponemos fichas encima queda totalmente tapado y se hace incómodo y poco intuitivo el saber si, la zona está controlada o no, y por quien.

Escalabilidad

No podemos más que deshacernos en elogios hacia la escalabilidad del juego. Que sí, que War Chest es un juego principalmente para dos jugadores y que solo tiene dos rangos o 2 ó 4 jugadores.

Pero lo bien que escala a 4 jugadores, nos ha dejado tan enamorados que suplen con creces el resto de los rangos.

Un juego maravilloso para 2 jugadores, que funciona increíblemente bien a 4 jugadores.

Lo mejor y lo peor

Pros

  • La gran profundidad, variedad y rejugabilidad que ofrecen sus 16 tropas diferentes.
  • Lo bien que escala a 2 y 4 jugadores.

Contras

  • El diseño del tablero, que resulta realmente incómodo a la hora de ver que zonas están controladas y cuáles no.
  • La caja es tan absurdamente alta, que todo baila dentro de ella y se acaba por desmontar todo.

Contexto

Un abstracto sencillo de reglas, pero con una gran dosis de profundidad, que enamorará a los amantes de los juegos estratégicos.

Podríamos incluso incluir a los wargameros y a los jugadores de ajedrez entre los posibles adeptos a War Chest.

Aunque es sencillo, toda la profundidad que ofrece, hace que debamos alejarlo del público más familiar.

Conclusión

Hacía tiempo que un juego no nos sorprendía tanto como ha podido hacerlo este War Chest. Es cierto que en los últimos tiempos, han pasado grandes juegos por nuestras manos, pero la mayoría de ellos, no nos sorprendía. Esto no es un defecto, ni mucho menos, simplemente que han pasado por aquí grandes títulos, de los que sabíamos que nos podíamos encontrar.

War Chest en cambio, ha sido toda una sorpresa, porque como buen amante de los juegos abstractos, esperábamos grandes cosas de este título, pero no tantas.

War Chest se basa en unas mecánicas muy sencillas para recrear un juego abstracto de enfrentamiento y control de zonas. Un título en el que tendremos una base fundamental para todas las acciones de nuestras tropas, pero que basa su grandeza en las innumerables posibilidades tácticas y estratégicas que ofrecen las tácticas de las 16 tropas en juego.

Cada una de las 16 tropas en juego ofrece una habilidad, que aunque simple, nos permite explorar infinitas combinaciones, no solo por las posibilidades individuales de las tropas, sino por la multitud de combinaciones que se pueden hacer entre tropas.

Esa sensación, de querer estudiar una y otra vez, las combinaciones posibles en el juego, solo la solíamos disfrutar en juegos de cartas, la mayoría de ellos coleccionables.

Cada partida a War Chest, invita a otra, donde poder probar nuevas combinaciones de tropas: alineaciones defensivas, móviles, atacantes, mixtas y así un sinfín de posibilidades que se acentúan gracias a la corta duración de las partidas, que posibilita que juegues varias partidas seguidas.

War Chest Juego de mesa

Por si en estas, el juego no nos dejara lo suficientemente feliz, cuando nos enfrentamos a su modo a 4 jugadores (con el consiguiente miedo de: esto no va a funcionar), vemos que aunque su número ideal es a 2 jugadores, a 4 funciona maravillosamente bien, otorgando una nueva dimensión al juego, con nuevas posibilidades y aspectos a tener en cuenta.

Las partidas a 4 jugadores, explotan las posibilidades tácticas y estratégicas de las combinaciones entre aliados. Es en estas donde acabaremos viendo a los jugadores buscar un draft en el que cada uno de los jugadores del equipo se cree un mazo, que combine con el del otro jugador (yo ataco y tu defiendes, yo me me muevo y tu me apoyas, etc).

Otro de los aspectos llamativos del juego, es la increíble sensación de control de la bolsa que otorga el juego. Este aprovecha los mazos de fichas cortos para que el jugador realmente controle que es lo que le va a venir a la mano y hasta en qué situación quiere que le venga.

En su contra, dos aspectos que ya hemos nombrado: el diseño del tablero, que hace engorroso ver las situaciones de control y su caja, en la que se tambalea todo a las primeras de cambio.

En definitiva, War Chest, ha llegado para quedarse como uno de los elegidos entre los juegos abstractos, un título con un sinfín de posibilidades estratégicas y tácticas que invita a jugar partida tras partida.

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!