WAR CHEST JUEGO DE MESA

War Chest, reseña by David

Las estrategias de combate se planifican antes en la mesa, en War Chest viviremos la experiencia más abstracta de combatir con multitud de unidades diferentes.

War Chest, el arte de la guerra

War Chest Juego de mesa

Ficha

War Chest

  • Editorial: AEG y Maldito Games
  • Autor: Trevor Benjamin, David Thompson (I)
  • Ilustrador: Brigette Indelicato
  • 2 ó 4 jugadores
  • 30 minutos de duración

¿De qué va?

War Chest es un juego de enfrentamiento, abstracto en muchos de sus conceptos pero que podríamos comparar en su linea con juegos como Onitama, The Duke o el clásico entre los clásicos Ajedrez.

En War Chest jugaremos a lo largo de un número indeterminado de rondas que llegarán a su fin cuando uno de los jugadores/equipos controle un número de localizaciones que dependerá de si la partida es a 2 o a 4 jugadores, en ese momento la partida acaba automáticamente con victoria del jugador que lo logró. Hay una segunda opción que es la rendición de uno de los jugadores, pero esto es un juego de enfrentamiento ¡Aquí se lucha a muerte!

El juego incluye una gran variedad de unidades militares que siguen todas unas mismas normas de colocación, de movimiento y de ataque pero que todas tienen una habilidad unica para esa unidad.

Al principio de la partida cogeremos 4 de estas unidades si estamos en partidas a 2 jugadores o 3 si estamos en partidas a 4 jugadores. El reglamento dice que esto se puede hacer por sorteo o mediante draft, pero ya os aviso que una de las maravillas de este juego es el draft inicial que marcará mucho el estilo de juego.

Con estas unidades conformaremos nuestra bolsa dejando tropas de cada una de las unidades fuera, que solo podremos conseguir si las reclutamos.

Al principio de cada una de las rondas, los jugadores cogerán de su bolsa 3 chips que se llevaran a su mano, turno a turno, los jugadores irán jugando uno de estos chips y ejecutando una de las acciones posibles.

War Chest Juego de mesa

Las acciones se dividen en 3 grupos que a su vez tienen 3 acciones posibles:

Desplegar o reforzar: Jugaremos un chips sobre una localización que esté bajo nuestro control o sobre un chip de nuestra propiedad para reforzar su valor de defensa.

Descartar un chip boca arriba, con esta acción podremos hacer una acción con el tipo de unidad que hemos descartado para:

  • Mover dicha unidad una casilla en cualquier dirección.
  • Controlar una localización sobre la que estemos en el tablero. Importante, si esa localización es de otro jugador, la pierde y la ganamos nosotros.
  • Atacar a una unidad adyacente, quitando el chip correspondiente de nuestro rival y eliminandolo de la partida.
  • Usar habilidad, como hemos dicho antes, todas las unidades tienen una habilidad única que podremos usar con esta acción.

Descartar un chip boca abajo para:

  • Reclutar una unidad.
  • Reclamar el jugador inicial en la siguiente ronda.
  • Pasar y no hacer ninguna acción.

Con estas acciones, tendremos un juego táctico de enfrentamiento con muchísimas posibilidades y sinergias en el que trataremos de controlar los suficientes puntos de control como para alcanzar la victoria.

Cada ronda, los jugadores robaran 3 fichas de su bolsa y por orden de turno irán jugando una ficha y ejecutando una acción. Cuando ambos bandos hayan jugado sus fichas, se repondrá la mano hasta 3 y comenzaremos una nueva ronda.

 

Con estas fichas lo que podremos hacer será:

  • Reclutar nuevas fichas para la bolsa
  • Desplegarlas en el tablero
  • Reforzar unidades del tablero
  • Mover una unidad
  • Atacar con una unidad
  • Controlar una zona
  • Pasar
  • Coger la ficha de jugador inicial
  • Activar la táctica

Algunas de estas acciones requerirán que juguemos las fichas boca arriba, otras boca abajo y otras que las metamos directamente en el tablero.

Con esta secuencia y posibilidades se irán jugando rondas hasta que un jugador o equipo controle el número de zonas objetivo según él el rango de jugadores.

Estética y componentes

Aquí tenemos sentimientos muy encontrados por las luces y sombras que tiene War Chest.

En lo positivo, la calidad de los chips y de las bolsas. Chips de materiales y medidas similares a las fichas de poker que se acomodan muy bien a la mano y que le dan un toque de calidad al juego.

Además, el inserto específico del mismo, nos deja repartir los chips de manera muy cómoda, tanto para el setup como para recogerlo.

En contra, lo incómodo que se barajan los chips dentro de las bolsas, aunque realmente, no sabemos que se podría haber utilizado para mejorar este sistema.

Los hexágonos de control solo tienen un dibujo en el centro que cuando ponemos fichas encima queda totalmente tapado y se hace incómodo y poco intuitivo el saber si, la zona está controlada o no, y por quien.

ALERTA SPOILER: En la expansión solucionan esto, con unas losetas que ocupan toda la casilla.

Escalabilidad

War Chest solo tiene 2 modos de juego, el tradicional de partidas a 2 jugadores y un modo a 4 jugadores que se juega por equipos.

Lo normal y habitual es que este tipo de juegos funcionen bien a 2 (feo estaría lo contrario) y que a 4 sea un apaño para darle más oportunidades de ver mesa. Pero, sorprendentemente Warchest funciona bien a 4 jugadores y aunque cambia las sensaciones de la partida, añade un componente de estrategia y planificación colectiva que le sienta muy bien.

A día de hoy y tras más de 40 partidas sigo dudando si disfruto mas a 2 o 4 jugadores.

Contexto

War Chest es un juego que podría recordarnos en cierto modo a juegos como el ajedrez, con mecánicas muy diferentes y más enfocado al combate y control de zonas. Esto unido a su aspecto visual lo hacen un juego poco amable, que no recomendaríamos en el ámbito familiar.

Por otro lado, es un juego táctico de reglas sencillas que a los jugadores con cierta experiencia en este tipo de juegos, enamorara.

Lo recomendamos a jugadores con más experiencia o como un juego introductorio a los juegos de mesa modernos, para jugadores que hayan disfrutado de clásicos como el ajedrez.

Conclusión

Hacía tiempo que un juego no nos sorprendía tanto como ha podido hacerlo este War Chest. Es cierto que en los últimos tiempos, han pasado grandes juegos por nuestras manos, pero la mayoría de ellos, no nos sorprendía. Esto no es un defecto, ni mucho menos, simplemente que han pasado por aquí grandes títulos, de los que sabíamos que nos podíamos encontrar.

War Chest en cambio, ha sido toda una sorpresa, porque como buen amante de los juegos de enfrentamiento de corte abstracto, esperábamos grandes cosas de este título, pero no tantas.

War Chest se basa en unas mecánicas muy sencillas para recrear un juego de enfrentamiento abstracto con control de zonas. Un título en el que tendremos una base fundamental para todas las acciones de nuestras tropas, pero que basa su grandeza en las innumerables posibilidades tácticas y estratégicas que ofrecen las habilidades de las 16 tropas en juego.

Cada una de las 16 tropas ofrece una habilidad, que aunque simple, nos permite explorar infinitas combinaciones, no solo por las posibilidades individuales de las tropas, sino por la multitud de combinaciones que se pueden hacer entre tropas.

Esa sensación, de querer estudiar una y otra vez, las combinaciones posibles en el juego, solo la solíamos disfrutar en juegos de cartas, la mayoría de ellos coleccionables.

Cada partida a War Chest, invita a otra, donde poder probar nuevas combinaciones de tropas: alineaciones defensivas, móviles, atacantes, mixtas y así un sinfín de posibilidades que se acentúan gracias a la corta duración de las partidas, que posibilita que juegues varias partidas seguidas.

War Chest Juego de mesa

Por si en estas, el juego no nos dejara lo suficientemente feliz, cuando nos enfrentamos a su modo a 4 jugadores (con el consiguiente miedo de: esto no va a funcionar), vemos que aunque su número ideal es a 2 jugadores, a 4 funciona maravillosamente bien, otorgando una nueva dimensión al juego, con nuevas posibilidades y aspectos a tener en cuenta.

Las partidas a 4 jugadores, explotan las posibilidades tácticas y estratégicas de las combinaciones entre aliados. Es en estas donde acabaremos viendo a los jugadores buscar un draft en el que cada uno de los jugadores del equipo se cree un mazo, que combine con el del otro jugador (yo ataco y tu defiendes, yo me me muevo y tu me apoyas, etc).

Otro de los aspectos llamativos del juego, es la increíble sensación de control de la bolsa que otorga el juego. Este aprovecha los mazos de fichas cortos para que el jugador realmente controle que es lo que le va a venir a la mano y hasta en qué situación quiere que le venga.

En su contra, dos aspectos que ya hemos nombrado: el diseño del tablero, que hace engorroso ver las situaciones de control y su caja, en la que se tambalea todo a las primeras de cambio.

VALORACIÓN SUBJETIVA

Boom

WAR CHEST JUEGO DE MESA
CONCLUSIÓN FINAL
En definitiva, War Chest, ha llegado para quedarse como uno de los elegidos entre los juegos de enfrentamiento, un título con un sinfín de posibilidades estratégicas y tácticas que invita a jugar partida tras partida.
MECÁNICAS
93
ESCALABILIDAD
85
ESTÉTICA Y COMPONENTES
88
REJUGABILIDAD
95
Nota de lectores4 Votos
83
PROS
La infinita cantidad de sinergias que hay entre las unidades de combate, no paras de explorar cuáles funcionan mejor entre sí.
Lo bien implementada que está la mecánica del bag building, minimizando el azar con los varios usos de los chips.
CONTRAS
Las fichas de control que quedan ocultas bajo las unidades, un engorro.
La explicación de ciertas cartas, crea algo de duda.
90
COMPRALO EN

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!

Más artículos
Medievo Universale juego de mesa
Medievo Universale, reseña by Gixmo