En Tuki jugaremos con nuestra habilidad para formar las figuras más inverosímiles en el menor tiempo posible. Un juego de Asmodee que desafía nuestra agilidad de manos.

Tuki, vuela creando tus figuras imposibles

Tuki juego de mesa

Ficha

Tuki

  • Editorial: Asmodee
  • Autor: Grzegorz Rejchtman
  • Ilustrador: Chris Quilliams
  • 1-4 jugadores
  • 30-45 minutos de duración

¿De qué va?

En Tuki nuestra habilidad y sentido del equilibrio jugarán una parte fundamental para conseguir la victoria.

La idea de Tuki es conseguir representar las formas que nos aparecerán en unas cartas, antes de que lo consigan nuestros compañeros de partida o al menos antes de que lo consiga uno de ellos.

Para jugar a Tuki, se nos repartirán al principio de la partida una serie de piezas de color y un set de piezas blancas.

Las piezas blancas tienen diferentes formas, mientras que las piezas de color, son todas iguales solo que cambia el color.

Para empezar a jugar dispondremos de estos componentes propios, además dispondremos de un mazo de cartas y un dado que son comunes para todos los jugadores.

Al principio de cada ronda, se sacará una carta del mazo y se tirará el dado, este indicará en qué posición se debe colocar la carta y cómo debe realizarse la figura que está en la carta (Hay dos opciones, la primera es que la figura apoye sobre las piezas de color y la otra es que las piezas de color no deben tocar la mesa, por lo que, deberemos realizar la figura, utilizando como base las piezas blancas).

Hecho esto, todos los jugadores a la vez, deberán componer la figura exactamente igual que aparece en la carta, el jugador que sea el último en conseguir realizar la figura, se llevara la carta como penalización.

Así se irán jugando cartas hasta que un jugador acumule 5 cartas. En ese momento, ese jugador quedará eliminado y los demás jugadores jugarán una última ronda que proclamara vencedor al que consiga realizar la figura de manera correcta, en primer lugar.

Estética y componentes

Sin duda, uno de los elementos más originales y a la vez efectivos del juego es su formato. El juego viene en una cartera transportable en cualquier bolsillo, como si de una carterita se tratara.

Una idea genial que hace que el juego viaje siempre con nosotros y que nos permita jugarlo en cualquier momento del día.

Si a esto le sumamos su gran resultado en solitario, ya tenemos combinación ganadora.

Ojo! no vayamos a querer jugarlo en el coche, pero hasta en el desayuno si tenemos cuidado de no tirar el café, es un momento perfecto.

Tuki juego de mesa

Escalabilidad

Aquí es donde viene el palo gordo a la editorial, no por su escalabilidad ya que Tuki se puede jugar a cualquier rango de jugadores y las sensaciones son exactamente las mismas.

Más bien porque el rango de 4 jugadores del que hablan las reglas inexistente, ya que, el juego viene con componentes para 3 jugadores y para arreglarlo en las reglas, la opción que han cogido es que en cada turno el jugador que perdió la ronda anterior sea una especie de crupier.

Bufffff! Sin comentarios…

Lo mejor y lo peor

Pros

  • Su ritmo vertiginoso hace que el juego tienda a la risa fácil cuando la liamos.
  • Sus componentes, aunque con un palo negativo que luego comentaremos, son visualmente muy llamativos y consistentes.

Contras

  • Las piezas de colores son de una única forma, más variedad en este sentido le hubiera venido bien.
  • Tuki, componentes para 3 jugadores en un juego que indica hasta 4 jugadores, así no Asmodee.

Tuki juego de mesa

Conclusión

Tuki es un juego de habilidad y velocidad en el que tendremos que ser muy rápidos si no queremos ser eliminados.

Lo primero que destaca de Tuki son unos grandes componentes de figuras geométricas de diferentes colores muy llamativos, un aspecto muy positivo del juego que mete al público más familiar de lleno en la partida.

Esto es algo a lo que esta editorial ya nos tiene acostumbrados, no en vano, es la misma editorial de las dos ediciones de Azul que han salido hasta la fecha.

Lo siguiente que llama la atención ya no es tan positivo y más bien es bastante negativo. Vas a preparar la partida a 4 jugadores, empiezas a repartir componentes y cuando te das cuenta… Oh dios mio!! Faltan componentes para un jugador, habrá que pedírselo a la editorial.

Antes que envíes el correo a la editorial, Para! no es un error, el juego viene con componentes para 3 jugadores y su modo a 4 jugadores se juega utilizando cada ronda un jugador como si de un crupier se tratará, no es broma.

En el Siglo XXI, en plena era de explosión de los juegos de mesa modernos, con todos mis respetos, esto es un error muy grave y si realmente el juego se pensó así, peor todavía.

Si has conseguido salvar este escollo y asimilas que Tuki es un juego de hasta 3 jugadores, la realidad del juego, es que es un juego de habilidad muy divertido, con tensión por la carrera y de risa fácil por ver cómo la lían o la lías montando las figuras que pide el juego.

La gracia del juego, es que las formas que pide, navegan entre lo fácil y lo difícil, están en un término medio que hace que cada ronda dure unos pocos segundos, pero que es lo suficientemente difícil como para que haya que darle vueltas a la mollera.

La otra parte que crea ese nerviosismo divertido, de que a diferencia de otros juegos, aquí antes hay un eliminado y esa tensión de navegar en la cuerda floja, tensa aún más los nervios.

Esto tiene su parte positiva, en lo que acabamos de comentar, pero también su parte negativa, en la que llegas a una última ronda y si has sobrevivido, da igual lo que hayas hecho antes, puedes ganar igual, por mucho que hayas navegado en el filo de la navaja, tienes las mismas posibilidades que el que mejor lo haya hecho.

En definitiva, Tuki nos ha parecido una apuesta divertida, ágil, rápida y tensa, en la que la risa rápida y los nervios estarán presentes en toda la partida.

Da igual, si eres un jugón empedernido o el más peque de la casa, aquí jugamos todos en igualdad de condiciones.

Si quieres leer más reseñas y primeras impresiones, no dejes de visitar nuestra sección de reseñas

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!