Santorini New York juego de mesa

Santorini New York, reseña by David

Santorini New York continua la estela de uno de los grandes juegos abstractos de nuestra época. Un diseño con similitudes pero con un uso de las cartas que lo hace realmente diferente.

Santorini New York, la eclosión de los rascacielos

Santorini New York juego de mesa

Ficha

Santorini New York

  • Diseño Gord!
  • Lina Cossette, David Forest
  • Roxley Games
  • 2-5 jugadores
  • 15-30 minutos
  • +8 años

Introducción

Con la introducción de la construcción con esqueleto de acero, el horizonte de Nueva York cambió drásticamente a principios del siglo XX. Empezaron a surgir edificios de hasta 10 plantas por todas partes, pero rápidamente fueron eclipsados por los nuevos edificios de 22 plantas con electricidad y ascensores. Rascacielos como el Woolworth Building, el Chrysler Building y el Empire State Building se han convertido en iconos.

Santorini New York transporta a los jugadores a esta época dorada de la arquitectura en Manhattan, desempeñando el papel de la clase trabajadora de la ciudad.

¿De qué va?

En Santorini New York tendremos un estilo similar con ciertas diferencias para que el juego no se sienta igual.

Al igual que teníamos en Santorini hay una serie de edificios que pueden llegar a tener hasta 3 plantas y un techo final, que es el que bloquea el edificio. Además tendremos una serie de rascacielos que bloquean el movimiento pero donde no podremos subir.

Por otro lado, no tenemos un tablero con un diseño regular, sino que tiene una forma diferente emulando la isla de Manhattan.

Por último, uno de los elementos que más cambia en el juego, es el uso de las cartas ya que en Santorini New York jugaremos una carta en cada ronda, obteniendo una habilidad y además un valor de iniciativa para el orden de turno. Estas cartas se determinan al principio de la partida siguiendo una selección inicial.

Santorini New York juego de mesa

¿Cómo se juega?

Santorini New York es un diseño bastante similar al juego original. En su turno, el jugador activo elegirá uno de sus trabajadores y lo moverá a una casilla adyacente siempre y cuando este espacio no tenga una diferencia de más de un nivel con respecto a donde está. A continuación, realizará una construcción en un lugar desocupado que esté en una posición adyacente a donde ha acabado su movimiento.

Si un jugador consigue moverse al tercer nivel de un edificio en su turno, reclama la victoria. Además en este nuevo título se añade una segunda condición de victoria, si un jugador consigue tener la Estatua de la Libertad en su poder al final de la ronda gana.

Estética y componentes

El que tuvo retuvo y es que Roxley sabe muy bien donde brilló su antecesor y lo cuida al detalle en este nuevo título. Miniaturas de muy buena calidad, una estética cartoon muy aparente y una gran cantidad de edificios en 3D.

Una brutalidad de componentes que lo hacen de lo mejorcito en su rango, sin ninguna duda.

Escalabilidad

Santorini New York hace un intento por aportar mayor escalabilidad al juego y aunque se puede jugar a 3 y 5 jugadores, no es que el título brille a ese rango.

Si, a diferencia de su antecesor aquí la partida por lo menos fluye y tiene cierta funcionalidad pero a 3 jugadores hay un efecto de persecución al que puede ganar importante y a 5 jugadores hay 2 elementos que lo destruyen: el caos que se produce la partida y lo que llega a durar.

Sigue siendo un juego para 2 o 4 jugadores en equipos.

Santorini New York juego de mesa

Conclusiones

La comparación con el original es algo lógico y no podemos huir de ella. El mayor atractivo de Santorini es la gran profundidad táctica que nos aporta un juego que se explica en apenas 5 minutos.

El elemento que aportaba variabilidad y que hacía que el juego derivará a otro estilo eran las cartas de los dioses que nos otorgaban una habilidad permanente. Hay casi tantos jugadores que prefieren la versión sin cartas como jugadores que prefieren la versión con las cartas de los dioses.

Lo que sí hay consenso es que Santorini es un muy mal juego para 3 jugadores, siendo un juego que solo recomendamos a 2 o 4 jugadores por equipos.

Dicho esto, Santorini New York, no es mejor título que su antecesor pero sí tiene elementos donde funciona mejor y que hacen que pueda encajar en una misma ludoteca.

Estamos ante un título con más variabilidad y con más cambios durante la partida, la carta que usamos en cada ronda puede modificar elementos importantes en la partida.

Se abren nuevas posibilidades tácticas con respecto a su antecesor entre las que veremos, elementos que modificarán la posición de nuestros rivales, movimientos combinados, etc.

Por otro lado, tenemos un diseño donde realmente si se siente que 3 jugadores pueden participar bien en la partida y aunque sufre de la posibilidad de persecución al que más cerca tiene la victoria, llega un momento en el que las opciones tienden a abrirse para todos.

Elegiría este antes que su antecesor, sin duda NO. Estamos ante un juego que tiene elementos diferentes pero que en esencia vive de su hermano mayor y este le gana en casi todos los aspectos.

Santorini New York es un juego más abierto, menos táctico y más de aprovechar el momento. Todo esto lo convierte en un juego más familiar y con menos profundidad táctica.

Es un buen juego y posiblemente en un contexto más familiar, lo elegiría antes. Es accesible, llamativo a la vista y no es tan exigente como el anterior, virtudes más que suficientes como para que encaje.

Valoración Subjetiva

Santorini New York juego de mesa
SANTORINI NEW YORK
CONCLUSIÓN FINAL
En definitiva, Santorini New York nos ofrece un juego similar pero con sensaciones diferentes a su antecesor. Un título con menor profundidad y que se hace más accesible casi sin querer a un público familiar. Si tenemos que elegir, nos quedamos con el original pero ambos pueden ser compatibles.
MECÁNICAS
75
ESCALABILIDAD
55
ESTÉTICA Y COMPONENTES
87
REJUGABILIDAD
65
Nota de lectores1 Vota
70
PROS
Su producción sigue manteniendo un nivel espectacular.
Hace de Santorini un título que puede llegar a más público.
Gana muchísimo en variabilidad con el uso de las cartas.
CONTRAS
Pierde profundidad con el uso continuado de las cartas.
Su escalabilidad, aunque hace un intento sigue siendo para un número muy determinado.
70

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

  1. Hola. Me parece que ese tanto por ciento es incorrecto. O es que tenemos el análisis del juego perfecto. Je, je. Saludos

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!