New York Zoo, reseña by David

New York Zoo es una carrera por llenar nuestro zoológico antes que los demás jugadores. Un juego en la serie de Poliominos de Uwe Rosenberg que edita Maldito Games.

New York Zoo, nuestro parque el primero de todos

New york zoo juego de mesa

Las fotos de esta reseña son cedidas por Doctor Meeple, web de referencia en el mundillo lúdico que os recomendamos visitar

Ficha

New York Zoo

  • Editorial: Maldito Games
  • Diseñador: Uwe Rosenberg
  • Ilustradores: Felix Wermke
  • 1-5 jugadores
  • 30-60 minutos

¿De qué va?

New York Zoo es un juego de carrera en el que deberemos conseguir construir nuestro zoo antes que los jugadores rivales, el primero que lo consiga gana.

La idea es un juego de poliominos en el que deberemos rellenar el tablero con losetas de campos de animales y/o de atracciones.

Para ello en su turno el jugador activo moverá el peón del rondel de 1 a 4 casillas y cogerá lo que hay en la casilla donde acaba el movimiento. Si donde acabamos el movimiento es una casilla con dos animales los cogeremos y los podremos colocar en losetas de campos de animales o en nuestro refugio si tenemos sitios (cada loseta de campo, solo puede tener un tipo de animal) y si donde acabamos nuestro movimiento es encima de una casilla de loseta, cogeremos la loseta más arriba de la pila y la colocaremos en nuestro tablero (Esto lo podremos hacer, siempre y cuando tengamos al menos un animal para colocar en esa loseta).

Hay unas casillas de cría donde nunca podremos parar, pero que activarán la cría de un tipo de animal, en ese momento todos los jugadores podrán criar ese tipo de animal en 1 o 2 campos donde tengan al menos 2 animales.

Si en algún momento durante la partida, rellenamos un campo de animales, podremos vaciarlo quedarnos con uno de ellos y coger una loseta de atracción, que nos servirá para rellenar nuevos huecos en nuestro tablero.

El primer jugador que logre llenar todo su tablero ganará automáticamente la partida.

New york zoo juego de mesa

 Escalabilidad

New York Zoo es un juego de mecánica de rondel, en el que iremos moviéndonos alrededor de un tablero realizando nuestras acciones. Dentro de esta mecánica siempre existen las diferentes posibilidades de que el rondel corra mucho o poco en función del número de jugadores.

Aunque el juego trae un pequeño ajuste, no es lo suficientemente fiable como para que se mantengan sensaciones, siendo un juego más controlable y estratégico a dos jugadores, pero en el que esto se va diluyendo para ser un juego más oportunista a 4 o 5.

Para nosotros su número ideal sería en torno a 3 jugadores, donde hay control y medición de tiempos a partes iguales.

Estética y componentes

Llegamos a uno de los puntos más flojos del juego. Aunque New York Zoo es un juego que a nivel de componentes está muy bien producido, con animales de manera en grandes cantidades y una buena producción en cuanto al cartón. El juego tiene dos problemas que no son cruciales en el juego pero si lo afean mucho.

El primero de ellos y menos importante, es lo que se parecen las ilustraciones del suricata y el canguro, anda que no había más animales como para hacer estos dos y dibujarlos tan parecidos.

El segundo de ellos y más importante solo lo sufriremos en el setup inicial y es que las losetas de terreno son de diferentes colores, pero todos en tonalidades verdes, con un parecido enorme que hace que el setup sea un verdadero infierno.

New york zoo juego de mesa

Lo mejor y lo peor

Pros

  • Su explicación no lleva más de 1 minuto.
  • El diseño ochentero de las ilustraciones..

Contras

  • Los fallos de producción, sobre todo el del color de las losetas de campo.
  • Ciertas mecánicas de recolocación de animales, quedan algo toscas y parecen un apaño.

Contexto

New York Zoo representa un término medio dentro de los juegos de poliominos de Uwe Rosenberg, un título que se puede jugar perfectamente dentro de un contexto familiar pero que tiene cierta curva de dominio que puede desequilibrar la balanza en favor de jugadores más experimentados.

Esto le encuadra bien en los dos contextos pero hay que tener en cuenta que puede haber diferencias de nivel de juego que se van a notar.

Conclusión

New York Zoo supone el 5º título dentro la mecánica de poliominos de Uwe Rosenberg, desde que comenzara con Patchwork en el año 2014, el autor ha ido realizando en algunos momentos variaciones más importantes y otras más sutiles.

Hasta la fecha, ninguno de los títulos ha superado a Patchwork, rey indiscutible en este tipo de juegos y considerado uno de los grandes juegos de poliominos para 2 jugadores.

New York Zoo también coge algunos elementos de títulos anteriores, una mecánica de rondel ya utilizada en la mayoría de los títulos y un sistema de carrera que ya utilizó en Indian Summer.

New York Zoo va un paso más allá y en esta ocasión nos trae animales y una fase cría que Uwe Rosenberg ya había utilizado en otros títulos pero de corte eurogame.

Como no podía ser de otra manera, el juego es una carrera desde el principio, no solo porque el final de partida y la victoria dependan de ello sino porque las losetas de atracciones grandes incitan a los jugadores a lanzarse como depredadores a por ellas.

Luego el juego va bajando su nivel de agresividad, con un sistema decreciente en el cual se va haciendo más difícil rellenar los huecos y el juego ya solo tira hacia completar recintos para conseguir las atracciones pequeñas que nos permitan completar el puzle.

El juego gana añadiendo un plus mayor con la fase de cría que la trilogía de Cottage Garden, Indian Summer y Spring Meadow no tenía. Le sienta bien y exige al jugador estar pendiente de dos parámetros, pero es cierto que es algo rudo y poco fluido porque cuando se puede colocar un animal en un recinto no es una elección natural y nos cuesta tener claro cuando se puede hacer.

Aun así, cuando esto se vuelve algo más interiorizado el juego gana muchos puntos y se convierte en una carrera donde tenemos que encargarnos de gestionar bien los dos puntos del juego.

En definitiva, New York Zoo es la nueva iteración de Uwe Rosenberg con mecánica de poliominos que diseña Uwe Rosenberg, en este caso vuelve a subir varios escalones tras haber diseñado varios títulos que se habían quedado muy por debajo del magnífico Patchwork. New York Zoo no es un juego tan brillante como Patchwork pero sí representa un reto interesante con dos caminos que coordinar y un funcionamiento con buenas sensaciones.

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!

Más artículos
Gencon 2020 juegos de mesa
GenCon 2020, un desastre que no supera la prueba digital
A %d blogueros les gusta esto: