Euroblandengue, dícese del concepto que define a los jugadores amantes de los eurogames de explicación sencilla y directa, aquellos juegos que suelen explicarse en máximo 15 minutos y que sus conceptos quedan muy claros desde la primera partida.

Como elemento despectivo, se suele utilizar este concepto para definir a los jugadores como seres menores que no son capaces de jugar a juegos de gran complejidad.

Bueno, hasta aquí un poco de parafernalia para meternos en situación debido a la doble corriente que se lleva generando desde hace un tiempo, entre los amantes de los eurogames más duros y los eurogames más sencillos. Un pensamiento que nos ronda la cabeza desde hace tiempo y que en el último programa de los amigos de Punto de Victoria, que os recomendamos encarecidamente, nos ha vuelto a venir a la cabeza.

El gran referente de los primeros, suele ser el diseñador Vital Lacerda. Un autor ya consagrado con juegos de indudable calidad y del que en esta casa somos grandes fans. Juegos como Vinhos, Kanban, Gallerist y el reciente On Mars son auténticas obras maestras consagradas y que dejan grandes sensaciones de partida.

Euroblandengue ¿Piropo o insulto?

euroblandengue Wingspan
Wingspan, uno de los grandes referentes del euroblandengue. Foto del Doctor Meeple

Pero……….

Ha llegado un pero a instaurarse en nuestra cabeza desde hace un tiempo y queríamos venir a compartirlo a este rincón.

Cada partida que pasa y cada experiencia vivida nos lleva cada vez más hacia un camino totalmente diferente al que pensábamos antes. ¿Es realmente tan apasionante el mundo de los eurogames de corte duro o incluso extremo?

La pregunta ya ronda por la cabeza y no sabemos si es por la experiencia y el bagaje adquirido, por evolución natural o porque, pero hace tiempo que el diseño de los llamados euroblandengues nos repercute en más y mejores sensaciones.

No vengo a decir que ahora los juegos de Vital Lacerda no son tan buenos, libreme de semejante sacrilegio, pero si vengo a dejar la pregunta, de si no tienen el mismo mérito aquellos juegos que con una explicación sencilla, nos dan grandes partidas, con una gran profundidad.

No es necesario llenar de reglas un manual, para que haya una gran profundidad de decisiones en un juego, posiblemente en esto Brass sea un referente. Un título con una explicación de 20 minutos, instalado cómodamente entre los euros medios, pero que ofrece una profundidad de juego descomunal.

También habría que medir donde está situado el euroblandengue, que posiblemente hace unos años estaba situado en títulos como Carcassonne o Catan y ahora está situado en juegos algo más complejos.

Nuestro gusto de euroblandengue se ha ido a juegos recientes como los nombrados Marco Polo II, Everdell, Maya o Fertility. Pero elegid vuestra escala y comparadla con esos grandes euromonster ¿Quién gana?

Os dejamos el análisis y la pregunta ¿Es realmente On Mars mejor que Marco Polo II o Everdell? no quiero entrar en el debate del juego en sí, porque esto va en gustos.

Mi pregunta va más allá del título del juego y se queda en el concepto, ¿Porque son unos mejores que otros?

En nuestro caso la respuesta, no es la misma que hace unos años y los juegos de corte medio, con explicación más directa, ganan cada día más terreno en nuestro corazón.

Sentarse a la mesa y que en menos de 20 minutos ya puedas estar jugando a un título que te ofrezca grandes sensaciones y que no necesite volver a refrescar todo el manual cada vez que lo sacas, es un bien que no tiene parangón.

Hoy por hoy, mal que me pese, On Mars no estará en el Top de los juegos en castellano de 2019. Ocupará un gran lugar, pero el euroblandismo se ha instaurado en esta casa…

y vosotros… ¿Sois euroblandengues?

Dejadnos vuestras opiniones y decidnos vuestros euroblandengues preferidos ¿Cuál es vuestra escala? ¿Euroblandismo sí o no?

Si quieres leer más artículos de opinión, no dejes de visitar nuestra sección

17 Comentarios

  1. La gente pierde tiempo poniendo definiciones, más aun si es para burlarse de los demás, si te gustan los euros dependerá de tus ganas el sacar algo muy sesudo o pasar por algo más rápido pero igual de disfrutable. Lo importante es JUGAR y pasarlo bien.

  2. Muy de acuerdo en tu reflexión. Parece ser que la calificación de gran juego va pareja a su dificultad y mecanicas que cuanto mas complejas mejor… Es un soberano error. On Mars no me parece para nada un gran juego. Este y otros juegos complejos están condenados a ver mesa como mucho 1-2 veces al año, siendo generosos. Invertir en juegos tan complejos para coger polvo en la estanteria es una inversion perdida. Los juegos menos complejos pero que te divierten sin tener que hacer un máster para entender las reglas y luego explicarlas mas el tiempo en montar el juego, son los que veran maa mesa y dejará mejores sensaciones.

    • On Mars ha salido en tiendas el 23 de enero, no hace ni siquiera un mes, y ya hay quienes hemos jugado cuatro o cinco partidas al mismo. Y muchas más que jugaremos a la menor oportunidad, porque nos ha encantado a varios de nosotros. Es un juego que se puede explicar en 30-40 minutos (o incluso menos) y se puede jugar en dos horas. Si coge polvo es porque uno quiere, o por la sobresaturación de títulos, no por el juego en sí.

  3. Tal parece que lo que sí que es un juego duro y complejo es escribir un texto de poco más de cincuenta líneas sin abundantes faltas claras de ortografía. Es difícil tomarse en serio una reflexión cualquiera si ya se falla en lo más básico, máxime si esta trata sobre preferir lo complejo a lo simple.

  4. Totalmente de acuerdo. Con lo poco que rotamos los juegos hoy en día y con lo que pasa entre partida y partida es preferible que el trabajo esté hecho en el diseño del juego que durante la partida. Euroblandengue confeso.

  5. Yo siempre digo, que esto de los juegos de mesa es como los vinos. El buen vino no es el más caro o el más añejo, es el que te gusta y disfrutas. Pues con los juegos sucede lo mismo, al menos en mi casa.
    Para nosotros, un buen juego es aquel con el que disfrutas leyendo el manual, preparando el juego y los componentes, y echándole partidas.
    No todos los días le apetece a uno quebrarse la materia gris a gran escala. Un buen juego, sea sesudo o no, es aquel que cumplen con la misión de hacernos disfrutar cuando lo jugamos.
    Y qué sería de nosotros sin los euros blandos? Sobre todo cuando quieres empezar a expandir este maravillos mundo lúdico entre la mayoría de los amigos que te rodean y no saben que existe algo más allá de Monopoly.

  6. Las cosas no son mejor por ser más complejas, un libro no es mejor por tener más palabras, más personajes y utilizar palabras que los demás no entienden, ni una canción es mejor por ser tan virtuosa que deja al lado las emociones. Pienso igual en los juegos, pero igual que en la lectura, me gusta disfrutar, no sufrir, pero todo va en el gusto, hay jugones que necesitan llegar ese punto más, igual que los que hacemos deporte de forma más intensa buscamos ese punto más, eso sí, yo nunca crítico a alguien que hace 20km en bici porque yo haga 100 a un ritmo mayor. Estoy 100% de acuerdo con el artículo, respecto a todos los jugadores, duros, blandos o casuales. Ánimo club Dante!

    • Disculpa que te corrija, no me gusta hacerlo. Supongo que te refieres a Draftosaurus, una maravilla de Zacatrus. Lo pongo por si alguien quiere buscar este genial familiar.

  7. Comencé hace años a jugar a juegos de mesa con el Carcassonne, de la que salte directo al terraforming. Si tengo que resumir el terraforming diría que es un juego de peso medio con un motor de cartas que al final es muy sencillito y sin embargo la explicación no baja de los 20 minutos. Y si añadimos las expansiones 30 minutos hacia arriba. Qué conste que es mi favorito, pero más que nada por la rejugabilidad. Me definiría como un amante de los juegos de mesa que le gusta la variedad que se me quedan cortos los juegos que en 2 o 3 partidas ya se que se van a repetir las estrategias, pero que no tengo la capacidad de hacer una proyección a largo alcance de la estrategia. Por lo que es una paradoja…me encanta la estrategia , la cual, no domino ni de lejos. Un wingspan se me quedó muy básico, por muy bonito que sea. Y si tengo que elegir entre un Stone Age y wingspan, tirare de Stone Age fijo . He jugado al Scythe y al Viticulture, entre esos dos siendo un sistema de juego con dinámicas similares ( cuando nos explicaron el viticulture mi mujer y yo estábamos todo el rato, ah, si, como el Scythe….y nos dijeron , claro, es del mismo ) prefiero viticulture.

    Creo que resumir el debate es complejo, hay gente que busca juegos que le den una gran experiencia aunque solo valgan para una partida, y gente como yo que preferimos una rentabilidad en el juego, y por ende que sea rejugable. Tambien hay que ver la posibilidad de sacarlo a mesa, por muy bonito que sea, si la explicación es complicada verás que el círculo de gente a jugar se reduce drásticamente. Recordemos que la mayoría de gente viene de haber jugado a juegos de mesa como ellos dicen (yo decía en su momento ) con nombres como Monopoly, party, o UNO (Venga ya tío, UNO?? jajjajajaj)

    Si que hay que reconocer que las editoriales o creadores de juegos se están aprovechando del tirón actual de los juegos , al encontrar un público que busca más que el sistema de juego el diseño y el atractivo del juego, y saber que tiene una gran demanda esto último, están haciendo juegos que empiezan a partir de un precio de los 100 €. Considero que es esto lo que realmente está haciendo daño y no el hecho de que sea más o menos sencillos de explicar o de jugar.

  8. Nos guste o no, la mayoría de los jugadores provienen de los «clásicos» tipo Monopoly y se quedaron anclados en ellos… Así que a ese tipo de personas es imposible meterles en un Arkham Horror, Mansiones de la locura o similares sin que les explote el cerebro después de una hora de explicación… Así que, a mi pesar, esos juegos seguirán cogiendo polvo en la estantería salvo contadas ocasiones.
    Por eso están teniendo fama los juegos más sencillos de explicar y que no precisan recordar las instrucciones cada partida… Así hasta puedes encontrar un grupo decente de gente dispuesta a jugar.
    Dicho lo cual, mi caso es todo el contrario: comencé con la munición pesada antes de conocer los eurogames… Literalmente pasé del Risk al Starcraft y del Hero Quest al Descent 1a edición… Así que tuve que pegar un bajón forzoso de dificultad.
    Lo bueno es que me bebo las instrucciones de los últimos juegos que he comprado… y entiendo a los euroblandengues… Se empieza a jugar inmediatamente, no necesitas más de media hora de setup.
    Creo que cada tipo de juego va en relación al tiempo que tengas para jugar, al grupo de amigos, la experiencia que busques… Desde mi punto de vista, tan necesario es tener en mi estantería varios eurogames y party games como los complejos ameritrash. Normalmente suelo sacar los eurogames por tiempo y por la gente… Pero, cuando consigo sacar un ameritrash, lo disfruto como un niño chico.
    Conclusión: era un tipo duro y me estoy ablandando con la edad 😉

  9. Hola…
    Aquí el chiquitín lleva más de 35 años jugando juegos de mesa, con 6-7años ya le daba duro al backgammon y ajedrez, en gran parte por mi padre, fundador del Bar Queimada Nivell Q. Os aseguro que juego a todo tipo de juegos, momentos para party’s, euros, ameritrash, vamos …de todo. Antes era friki ahora euroblandengue, yo solo veo jugones y gente que se vicia a algo sano, social, educativo. Esa palabra en mi circulo y en el bar no ha sonado, pero si suena , salto al cuello con un buen veto. Mal sonante y de mal gusto…ajjjjco me da!

    Mucha envídia y miraditas a gente guay y divertida, que sabe sentarse y estar en grupo….tener momentos amenos…etc.
    Euroblandengue no existe ni existirá , igual que friki, en vez de eso nombrarnos JUGONES.

    Como era…ah si, creo que se dice Carpe Diem.

    Ale, saluditos y seguir haciendo más grabde este hermoso mundo.

  10. Gracias por compartir un artículo tan provocativo David.

    Personalmente, para mí la clave es que el juego ofrezca una experiencia de juego rica, sean 15 minutos de explicación o 30 minutos y tener que estar consultando las reglas cada dos por tres.

    Otra cosa es que como experiencia de jugador, el tener la posibilidad de estar inmerso en el juego con la explicación inicial sea extremadamente más satisfactoria que tener que estar navegando en el manual a cada caso excepcional que aparezca durante el juego.

    Esto tiene más de cómo se haya diseñado el juego que el propio desarrollo de los turnos de juego en sí, en Viticulture se nota que se puso especial énfasis en proporcionar la información necesaria para jugar de una manera clara y concisa, e incluso durante el juego se limita la cantidad de información necesaria para continuar jugando. Por otro lado, también disfruto muchísimo del Great Western Trail pero en las partidas con nuevos jugadores siempre tenemos que volver al manual por la cantidad de iconografía y casos especiales que suceden durante el juego.

    No estoy en contra de juegos con reglas complejas, pero sin duda si el diseñador ha creado un tocho-juego, debería saber que es imposible aprenderse todas las reglas de su juego y poner medios para hacer la experiencia como jugador más llevadera.

    Agradezco muchísimo juegos como Five Tribes que solucionan la complejidad de reglas con un manual que cubre el gameplay general del juego y además proporciona una chuleta de reglas a cada jugador como referencia, cubriendo secuencia de juego y casos particulares.

  11. Totalmente euroblandengue. Empecé en esta afición hace unos años como ameritrasher y poco a poco he ido evolucionando hasta que solo me intereso por euros medios o ligeros con opción en solitario. Vamos, que me compro todos los Viticultures que hagan falta. La familia y el poco tiempo que puedo dedicar a jugar no me dan para meterme en reglamentos más pesados.

  12. Yo empecé como euroblandengue y aquí sigo. De hecho creo que el verdadero mérito de un juego es dotarlo de complejidad y profundidad utilizando unas reglas lo más sencillas posible.

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!