Los 20 juegos de mesa que me marcaron

Los 20 juegos de mesa que me marcaron, el listado de Toni

 

Escuchando en el podcast Jugando con los Abuelos el capítulo “Los 15 de Ethelberto” me pareció una gran idea y decidí adoptarla para mi. Las listas es algo que, curiosamente, siempre nos gusta y espero que esta interese y ayude a alguien.

Lo que no he podido es resumir la lista a 15, he tenido que poner 20 juegos, no son los mejores, tampoco los que más me me gustan ni los que más he jugado, pero seguramente sí los más importantes en mi avance por nuestro hobby. No voy a hablar de mi infancia ni del parchís, Monopoly, Risk, Ajerdrez, etc. que siempre hubo por mi casa y a los que eché innumerables partidas, de lo que se trata de de “nuestros juegos”, de los que no son para el gran público. Me resisto a llamarlos modernos puesto que alguno se editó antes de 1980.

Tampoco voy a hacer una reseña de cada juego, sólo una breve explicación de porqué están en la lista. El orden será más o menos cronológico, los 20 juegos de mesa que me marcaron, allá van:


1 – Rommel y Montgomery (1982)

Los 20 juegos de mesa que me marcaron

Un día, tendría 11 o 12 años, paseando por unos grandes almacenes en Valencia vi una serie de juegos que llamaron mucho mi atención. Las cajas eran vistosas con imágenes de guerras y batallas, eran los juegos de NAC. No recuerdo porqué pero el que se vino a casa conmigo fue Rommel y Montgomery, en realidad es uno de los peores de está marca, pero a mi me fascinó.

Con este juego descubrí los fundamentos de los wargames, factor de combate, factor de movimiento, suministro, blindados, infantería, símbolos OTAN… un mundo que 40 años después todavía me tiene atrapado. Este juego es el primer wargame que tuve después del Risk y el Stratego, lo jugué mucho y pese a sus carencias me enseñó que esto era lo mío, que esto era a lo que yo quería jugar. En los años posteriores seguí comprando juegos de NAC hasta tener 4 o 5 de guerra y 2 o 3 temáticos, siendo La Fuga de Colditz (1981) el más jugado en mi grupo, pero una inundación en el sótano de casa de mis padres acabó con todos ellos.


2 – Dungeons & Dragons – Basic Set (1981)

–No he encontrado entrada en BGG para esta edición–

En una visita a casa de un amigo me dijo: “Mira lo que me han traído de Estados Unidos”, y sacó una caja con unos libros de reglas en inglés y unos dados extraños. Aquí empezó mi andadura en el rol, pero este juego no está aquí por eso puesto que yo me considero jugador de mesa, no de rol. La llegada de este juego a mi vida supuso la creación de un grupo de juego y el establecimiento de quedadas regulares para jugar.

El hecho de que un grupo de amigos decida ocupar una parte de su fin de semana (o todo el fin de semana) reuniéndose para jugar en torno a una mesa es lo que crea aficionados y extiende este hobby.


3 – Civilización, de Avalon Hill (1980)

Civilización es un juego de civilizaciones que empieza en la edad antigua y seguro que ha inspirado a muchos otros. En esta época (hablamos de los 80’ del pasado siglo) no existía la palabra “eurogame”, llamábamos a los juegos que no eran wargames ni de rol “temáticos” y eso es Civilización. En este juego comercias, gestionas, acuerdas, traicionas, cambias de aliados, y todo eso es nuevo.

Las partidas a este juego y luego al Advanced Civilization (1991) nos llevaron a otro nivel, en esta época los juegos eran muy largos y muchas veces no nos daba tiempo a acabarlas. Esto supuso nuestro acercamiento a una forma moderna de jugar en la que el azar ya no era un factor decisivo, siempre consideraré el Civilización el primer euro. En esta época también jugábamos a Conquistador (1981) y a Kremlin (1988) cuando buscábamos partidas multijugador.


4 – Flat Top (1981)

Los 20 juegos de mesa que me marcaron

Este es un juego que representa la guerra aeronaval en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial dió un vuelco a mi concepto de wargame, las fuerzas enfrentadas no estaban sobre el tablero hasta que no eran detectadas por el enemigo, teníamos un mapa en papel en el que marcábamos la posición de nuestros barcos y cuando nuestros aviones de reconocimiento los “veían” era cuando se desplegaban en el mapa.

Este juego también está aquí porque es el primer wargame que jugué con árbitro, una partida de Flat Top con árbitro es la experiencia wargamera definitiva, y más ahora que podemos jugar con herramientas informáticas como Vassal y el correo electrónico. Paralelamente a este también apareció en mi vida jugona el World in Flames (1985), pero esa es otra historia.


5 – Carcassonne (2000)

Los 20 juegos de mesa que me marcaron

Aparte de que yo considero al Carcassonne como uno de los mejores diseños que se han hecho, lo pongo en la lista porque es el juego que recuerdo como el de mi vuelta a los juegos de mesa después de un parón de 10 años aproximadamente. Mi anterior grupo de juego se había disuelto hacía tiempo y tras una cena en casa de unos amigos que no tenían nada que ver con ese grupo secaron un Carcassone.

Y no nos convertimos en un grupo de juego constante y cohesionado, pero sí se convirtió en tradición sacar juegos de mesa después de las cenas en casa. En esta época probé y conocí algunos de los juegos que consideramos clásicos y precursores de lo que son ahora los juegos de mesa, aunque curiosamente nunca nadie sacó un Catan.


6 – Puerto Rico (2002)

Los 20 juegos de mesa que me marcaron

Segundo parón en mi vida lúdica, dejé mi Valencia natal y me traslade a Tenerife, mis juegos y grupos de juego quedaron atrás. Puerto Rico fue el primer juego que compré aquí. Este es uno de los mejores euros que he probado y NO ha sido superado. Está en esta lista porque representa mi vuelta, que en realidad debería estar representada por la inauguración de la tienda Comics & Mazmorras.

A partir de ese momento sí empecé a construir mi colección de juegos y a asistir a quedadas casi todas las semanas. Podría citar muchos juegos a los que jugábamos en esos días, pero sólo añadiré Alta Tensión (2004) que casi me da vergüenza no tenerlo en la lista.


7 – Dominion (2008)

Dominion me descubrió lo que iba a ser mi mecánica favorita en los euros, el Deckbuilding o Construcción de Mazos. Yo nunca pasé por Magic (1993) y lo de construir un mazo de cartas para jugar con él era algo completamente desconocido para mi, lo de seleccionar cartas de un pool común para mejorar las características de tu propio mazo y así conseguir mejores cosas con él me parece magia, y me lo sigue pareciendo.

He jugado mucho a Dominion y lo seguiría jugando si no fuese por la pandemia de alergia a los juegos que tienen más de dos años que sufre la comunidad jugona en estos momentos. Es la primera muestra de lo que me gusta gestionar cartas.


8 – Commbat Commander (2006)

Los 20 juegos de mesa que me marcaron

Cuando busqué jugadores en Tenerife lo primero que hice fue buscar wargamers, y encontré a Iván Cáceres. Jugamos a varias cosas, pero destaco el Combat Commander, uno de los que más jugamos en esos días. Es un juego magnífico con un ritmo espectacular y me reconcilió con los juegos tácticos. Yo había probado años atrás el Squad Leader (1980) y me echaba para atrás tanto nivel de detalle y tanta complejidad, pero CC es sencillo sin perder nada de la sensación que da el combate a tan pequeña escala.

Este juego me enseña lo que es el caos y la falta de control sobre todo lo que pasa en el tablero, y eso es muy divertido. También aporta usos diferentes a las cartas en los wargames, sin ser un “Card Driven” al uso sí son las cartas las que manejan el juego.


9 – Twilight Struggle (2005)

Otro juego con muchas partidas con o contra Iván. Cuando me preguntan digo que este es mi juego preferido para dos jugadores, ningún otro juego me transmite tanta tensión como este. Es impresionante lo que se puede llegar a sentir sujetando una mano de cartas, la incertidumbre por la puntuación, por qué carta te van a jugar, por todo. Este sí es un “Card Driven” al uso, pero está en mi lista porque fue el juego que me descubrió el Vassal y que me acercó más a LABSK .

Es la comunidad más importante dedicada a los juegos de mesa en español, ya llevaba un tiempo participando, pero fue mi ansia por sacar todo el jugo a TS lo que hizo que me apuntara a algún campeonato y me descubrió que se puede jugar bien online y conocer gente sin necesidad de tenerla al lado tuyo.


10 – Vietnam 1965 – 1975 (1984)

Los 20 juegos de mesa que me marcaron

Este es otro juego mítico de los 80, sí, los mayores también tenemos nuestros mitos. Este juego está aquí por ser el primer “monster” en mi vida. Este juego estuvo montado durante un año y tres meses en la mesa del sótano de mi casa y casi me cuesta el divorcio. Vietnam es un juego que me encanta, la reedición está en preorder en GMT y estoy apuntado, pero la influencia que ha tenido en mi vida lúdica ha sido el enseñarme a partidas interminables, algo que antes o después todo wargamer se va a encontrar.

En este caso disfruté como un enano llevando mis tropas semana a semana y teniendo un juego al que volver. Por circunstancias esa partida no terminó pero a partir de ahí confirmé que me gustan los juegos, las campañas, y eso es un paso importante.


11 – Twilight Imperium 3rd Edition (2005)

El Juego Total. Twilight Imperium lo tiene todo, gestión, exploración, negociación, desarrollo tecnológico, combate… y con las expansiones ocho personas alrededor de una mesa durante ocho o diez horas pasando un día perfecto. Si no has jugado una partida de verdad a Twilight Imperium no sé para qué estás en este hobby, me da igual si es la tercera o la cuarta edición pero no te puedes permitir no jugar una partida.

Durante varios años, demasiado pocos, el acontecimiento lúdico más importante de nuestro grupo de juego era la partida anual de Twilight Imperium, espero que algún día vuelva a serlo.


12 – Through the Ages (2006)

Through the ages es una muestra de la genialidad de Vlaada Chvatil, es uno de los mejores juegos que puedes encontrar, y desde luego el mejor de civilizaciones. Es una demostración de cómo el buen hacer de un diseñador puede conseguir que un juego abstracto transmita tanta realidad, en TtA ves como tu civilización crece, como tu ejército se enfrenta a los de los demás, como la ciencia y la política evolucionan, y ni siquiera tienes un mapa o un tablero en el que interactuar con el resto de jugadores.

Pero lo que me ha hecho ponerlo en la lista no ha sido sólo esto, me enseñó cómo la comunidad puede mantener un juego vivo y hacerlo evolucionar con la colaboración del diseñador. A través de la web Boardgaming se ha jugado hasta el infinito y muchas de las cartas que han salido en las ediciones posteriores se han creado y testeado aquí.


13 – Pandemic (2008)

Buen momento para hablar de pandemias ¿verdad? Este juego está aquí por ser mi juego cooperativo preferido y por enseñarme como una expansión puede mejorar un juego. Pandemic es infinitamente rejugable y divertido, pero cada expansión añade nuevos retos y nuevas formas de jugar.

Es muy difícil que un grupo de jugadores acostumbrado a competir entre ellos disfrute con un juego en el que hay que colaborar para vencer al mismo, pero yo reto a todos a que prueben este, que huyan de el pernicioso “efecto líder” y que cada jugador juegue sus cartas en su turno y verán el resultado. Este juego ha logrado picarme hasta el punto de jugar 4 partidas seguidas porque un nivel de dificultad se nos atragantaba.


14 – Santa Cruz 1797 (2017)

La primera vez que se publicó un juego en el que yo había participado en el playtesting fue esta, y además el diseñador e ilustrador es un buen amigo como Iván Cáceres. Santa Cruz 1797 es un juego profundo, competido y muy divertido y además jugable en dos horas conociendo las reglas. Ver de cerca cómo se crea un juego y lo que cuesta sacarlo da otra perspectiva sobre el mundo de los juegos de mesa.

Aparte de lo interesante que es ver como se lo curra el diseñador y cuando parece que ya no es posible que salga, la cosa cambia y también ves como se lo curra el editor. Ahora hay muchos wargames “amables” para jugadores no habituales de este género, Santa Cruz 1797 fue de los primeros.


15 – El Señor de los Anillos – LCG (2011)

Los 20 juegos de mesa que me marcaron

Yo no era partidario de los Living Card Game, por un lado los consideraba (los considero) una versión light de los juegos de “pagar por ganar” y por otro me gusta comprar un juego cerrado y no tener que ir desembolsando dinero sin fin para tener el juego completo. Además había probado los LCG de Juego de Tronos y de Star Wars y no me habían gustado por mucho que fuese fan de esos dos mundos.

Pero salió este, cooperativo y con un tema que me gustaba todavía más que los anteriores. Me costó entrar pero cuando lo hice fui a por todas, eso sí, a mi ritmo. Con mi amigo Miguel hemos jugado casi 180 partidas logrando terminar todas las aventuras que he podido comprar, y digo “podido” porque la consecuencia de ir a mi ritmo es que las últimas se han agotado y descatalogado antes de que yo las comprase, pero ninguna editorial de juegos me a decir a mi cuando y como debo comprar un juego o una expansión.


16 – Tunisia II – OCS

Los 20 juegos de mesa que me marcaron

Me había alejado bastante de los wargames por el grupo de juego con el que más coincidía en ese momento y por poca disponibilidad para partidas largas, pero ahí estaba Iván para recordarme lo que de verdad me gustaba. Llevaba algún tiempo oyendo hablar de este sistema y finalmente lo probé, este juego hace realidad aquello de “La Guerra es para aficionados y la Logística para profesionales”.

En una partida de OCS te ves ante los mismos problemas que debe tener un comandante antes y durante una batalla, ¿Dónde asignar los recursos? ¿En qué parte del frente vale la pena invertir para sacar el máximo beneficio? Se acabaron los juegos en los que la gasolina y la munición no se acaban.


17 – Pandemic Legacy – Temporada 1 (2015)

Otro terreno en el que tuve que recular. Cuando escuché lo de hacer juegos Legacy me pareció fatal, ¿qué es eso de hacer juegos de un sólo uso? ¿Qué es eso de romper o escribir en los componentes? Pero entonces salió la versión Legacy de mi cooperativo favorito y cuatro amigos decidimos comprarlo y probarlo. Y me encantó. Y rompí cartas, y pinté en otras cartas y en el tablero e hice todo lo que había que hacer, y disfruté como un enano.

La conclusión es que lo que importa es jugar y divertirse, ¿un sólo uso? llegamos a jugar 19 partidas, mucho más de lo que jugamos la mayoría de los juegos que probamos.


18 – Triumph & Tragedy (2015)

Los juegos exclusivos para tres jugadores son poco corrientes, este es un wargame que cubre la Segunda Guerra Mundial en Europa, con reglas sencillas y jugable en una sola sesión con lo que se convierte en menos corriente todavía. En los últimos años se han hecho muchos juegos muy cerca de la frontera entre los wargames y los euros para cubrir la creciente demanda de eurogamers que buscan más emoción y temas en los juegos.

Considero que T&T es un wargame completo, aunque es verdad que se puede considerar en esa frontera por lo poco histórico que es. He puesto este juego en la lista por que es el primero con el que he jugado igual con amigos wargamers y con eurogamers, los dos grupos consideran que este juego es divertido, jugable y para ellos. Tal vez en un exceso de optimismo vaticiné que este juego sería el nuevo Twilight Struggle en éxito y ventas… démosle más tiempo.


19 – Polis (2020)

Descubrí Polis de Fran Díaz en la reedición que hizo Devir de este juegazo el año pasado. En realidad lo conocía y siempre había querido probarlo pero no tuve oportunidad, curiosamente ya había comprado la edición de 2012, pero fue para regalarselo a mi hermano y vivíamos demasiado lejos como para poder jugarlo. Polis es uno de los mayores éxitos de un diseñador español y me ha enseñado que el producto nacional no sólo puede ser tan bueno como cualquiera sino que también puede ser reconocido internacionalmente.

Desde hace muy poco han empezado a salir muchos juegos buenos de diseñadores españoles y en 2021 también han explotado los diseñadores de wargames, Compass Games y GMT van a sacar juegos que se han creado aquí y eso es una gran noticia, pero Polis (y antes Santa Cruz 1797) ha sido editado por una editorial española, dos veces si contamos a Asylum en 2012, y ha llegado hasta algunas academias militares en USA.


20 – Gloomhaven (2017)

El flamante nº1 de la BoardGameGeek , estamos en la era de los Legacy y Gloomhacen desplazó a Pandemic del trono. ¿Y como es que yo, un wargamer y jugador de euros clásicos pone a Gloomhaven en la lista de los juegos que más han influido en su trayectoria lúdica? A principios de mayo empecé con dos compañeros del club al que pertenezco una campaña a este juego que me está encantando, sobre todo por la gestión del mazo de cartas de acción que debes hacer para sacar el máximo partido a tu personaje.

Pero lo que da a este juego una plaza en mi lista es que, por si acaso no os habíais dado cuenta, confirma que soy un todoterreno de los juegos, juego a todo lo que quepa encima de una mesa. Soy de todo tipo de juegos y de partidas en las que la interacción con el resto de jugadores sea la base de la diversión.


Y hasta aquí llega esta lista que resume mi trayectoria. He mencionado muchos juegos y se han quedado otros muchos en el tintero pero me ha gustado este ejercicio sobretodo al recordar mis inicios en el hobby. Ahora a ver si hay compañeros que sacan la suya, y vosotros, ¿Cuál es la vuestra?

Si quieres estar al día de todos nuestros tops, no dejes de visitar nuestra sección

  1. De donde sacas tanto tiempo para poder jugar???
    Yo tengo juegos en casa que solo he podido jugar un par de veces en años. Y cada año que pasa siempre cae alguno nuevo en navidades.

  2. Dormir esta sobrevalorado! También ten en cuenta que en esta página escribimos 6 personas diferentes. En las firmas de los artículos veras quien es la persona que escribe. Pero es cierto que yo por suerte, juego muchisimo.

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!

Más artículos
Novedades de agosto en español, los juegos de mesa más esperados
Novedades de agosto en español, los juegos de mesa más esperados