Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Las Tabernas de Valfonda, reseña by David

Las Tabernas de Valfonda es la propuesta del siempre sorprendente Wolfgang Warsch, un título que nos trae Devir y del que podemos esperar grandes sorpresas.

Las Tabernas de Valfonda, un próspero y lucrativo negocio

Las Tabernas de Valfonda

Ficha

Las Tabernas de Valfonda

  • Editorial: Devir
  • Autor: Wofgang Warsch
  • Ilustrador: Dennis Lohausen
  • 2-4 jugadores
  • 60 minutos de duración

¿De qué va?

En Las Tabernas de Valfonda nos pondremos en la piel de uno de los taberneros del lugar. Deberemos hacer prosperar a nuestra taberna mientras atendemos a nuestros visitantes.

El juego se basa principalmente en la gestión de los dados y la gestión de las cartas.

El juego se divide en rondas que a su vez se dividen en diferentes fases, muchas de ellas se resuelven de manera simultánea.

Al principio de cada ronda se resuelve un draft de dados, para posteriormente y con una suerte de deckbuilding los jugadores irán sacando cartas de su mazo hasta llenar todas las sillas que estén presentes en su taberna.

De este mazo, sacaremos cartas que nos proporcionarán habilidades y cartas de visitantes que llenaran nuestras mesas.

Una vez que llenemos nuestra taberna podremos colocar los dados que recogimos en el draft en las diferentes ubicaciones, de tal manera que nos proporcionarán dinero o cervezas.

El dinero nos servirá para comprar mejoras y las cervezas para lograr más y mejores visitantes.

Al final de las 8 rondas, lograremos puntos por las cartas de visitantes que hemos ido logrando a lo largo de la partida.

Las Tabernas de Valfonda

Estética y componentes

Las Tabernas de Valfonda recuerda en cierta medida a los eurogames de corte más clásico, con unas ilustraciones y componentes propios de juegos de principio de la década.

Esto no es bueno ni malo, simplemente un elemento característico que gustará a algunos y echara para atrás a otros.

En nuestro caso, el juego cumple su funcionalidad y las ilustraciones no son lo llamativas que nos gustaría.

Nota aparte, son la gran cantidad de componentes, positivo porque compras un juego que viene hasta arriba, pero con una parte de setup negativa que se hace dura.

Recomendamos organizar el juego desde que podáis, para que no se haga interminable el montaje.

Escalabilidad

Las Tabernas de Valfonda es un juego de los denominados multisolitarios, salvo las cartas que podemos comprar en el mercado, todo el resto de las acciones las podriamos realizar perfectamente nosotros solos. Esto le añade un plus a su favor y otro en su contra.

A favor es que la escalabilidad no se resiente a distintos números de jugadores, la forma de jugar es prácticamente igual y al final consta de una lucha por lograr la mejor puntuación.

En contra es ese multisolitario sin apenas interacción, que puede echar para atrás a ciertos jugadores.

Ademas, la mayoría de las fases del juego se resuelve de manera simultánea.

Lo mejor y lo peor

Pros

  • Sin tener mecánicas innovadoras, si tiene una propuesta diferente.
  • Los diferentes módulos, aunque están demasiado desglosados, si permite adaptar el juego a diferentes condiciones.

Contras

  • Un setup bastante infernal.
  • La productividad real de las mejoras, no llega a ser muy visible.

Contexto

Juego de gestión con unas mecánicas sencillas pero que añade un plus de gestión y de setup que lo hacen un poco más complicado de lo que suelen ser los familiares plus de Devir.

Irá bien entre los jugadores de diseños estratégicos y deberemos andar con un poco más de cuidado en el ambiente más familiar.

Realmente el juego es sencillo, pero hay que buscar el momento adecuado para sacarlo a mesa en ambiente familiar.

Las Tabernas de Valfonda

Conclusión

Cualquier propuesta de juego que nos llegue de Wolfgang Warsch nos puede deparar por lo menos propuestas originales o diferentes.

En Las Tabernas de Valfonda, el autor no cambia su idea y aunque nos trae un juego con los pies más en el suelo, si que tiene ciertas propuestas que lo hacen original.

La idea y concepto desde que parte es divertida y ágil, un juego de asimilación fácil y en el que la mayoría de las fases del juego se resuelven de manera simultánea.

Esto le aporta al juego un aire fresco que permite que las partidas duren mucho menos de lo habitual en juegos de esta profundidad.

 

No es que Las Tabernas de Valfonda sea un euro pesado, lo podríamos denominar un juego de tipo medio, incluso un familiar +, pero es cierto que las partidas a estos juegos suelen durar en torno a los 90 minutos y gracias al diseño de Warsch, nos iremos a los 60 minutos aproximadamente.

La idea es algo más exigente de lo habitual, un draft de dados que incluye la poca interacción existente en el juego y sobre todo la gestión de un singular deckbuilding, nos llevan a un juego que va bastante justo.

La propuesta nos lleva a marcadores muy ajustados, porque para cuando hemos arrancado nuestro motor, la partida se acaba.

Esto nos da esa sensación agridulce de que las mejoras del juego se hacen más por el premio que te otorgan, que por el beneficio a largo plazo que te puedan dar.

El juego tiene módulos diferentes hasta la extenuación posiblemente a nosotros nos sobrarían la mitad de ellos, pero es cierto que algunos permiten ajustar el juego al tipo de jugadores que se vayan a sentar a la mesa.

En su contra sin duda, un montaje muy farragoso que nos obliga a organizar el juego desde que podamos para que montar una partida de Las Taberna de Valfonda no sea un horror.

En definitiva, Las Tabernas de Valfonda suben un peldaño en los diseños de Warsch con una propuesta bastante más ajustada. Un juego en el que habrá que medir bien los pasos, porque para cuando hayas creado tu motor, la partida se habrá acabado.

Una propuesta fresca y ágil que podremos ajustar a diferentes tipos de jugadores, gracias a sus diferentes módulos.

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!

Más artículos
Julius Caesar juego de mesa
Julius Caesar, reseña by Toni
A %d blogueros les gusta esto: