La Carga de los 3 Reyes juego de mesa

La Carga de los 3 Reyes, reseña by Toni

La Carga de los 3 Reyes nos sitúa en un momento histórico de la reconquista de España, una batalla que veremos representada en el tablero gracias a NAC Wargames y Ediciones Masqueoca.

La Carga de los 3 Reyes, el principio del fin de la Reconquista

La Carga de los 3 Reyes juego de mesa

Ficha

La Carga de los 3 Reyes

  • Editorial: NAC Wargames y Masqueoca
  • Diseñador: Carlos Jesús Díaz Narváez
  • Diseño Gráfico: Iván Cáceres
  • Ilustraciones de las cartas: David Ferrer
  • 2 jugadores
  • 90-240 min

¿De qué va?

En 1211 Alfonso VIII de Castilla solicitó al Papa Inocencio III su apoyo en la lucha contra los musulmanes que todavía poseían el sur de la Península Ibérica y éste proclamó una cruzada prometiendo el perdón de sus pecados a todos los que participasen en esta campaña.

El Rey de Castilla quería una batalla decisiva contra el emir Muhammad Al Nasir y empezó a reunir tropas y aliados, finalmente el 16 de julio de 1212 se produciría la Batalla de las Navas de Tolosa, Alfonso VIII de Castilla, Pedro II de Aragón y Sancho VII de Navarra además de voluntarios de otras partes de la Península y de fuera de ella dirigirán a sus tropas en lo que se considera el principio del fin de la Reconquista.

No voy a contar más, el propio juego trae una magnífica reseña histórica para los interesados. Los tres reyes cargarán hacia las huestes musulmanas en busca de una gran victoria o de una estrepitosa derrota, de vosotros depende.

La Carga de los 3 Reyes juego de mesa

¿Cómo se juega?

La Carga de los 3 Reyes es un juego eminentemente táctico y así se desarrolla. El autor nos propone un despliegue histórico y dos opciones más dando cierta libertad a los jugadores para colocar sus ejércitos, y en todos los casos estamos ante el comienzo de la batalla y los dos bandos están alineados frente a frente en el tablero hexagonado.

No voy a detallar las reglas pero sí dar algunos apuntes y comentar la secuencia de juego. El juego dura un máximo de 8 turnos y se basa en la activación de formaciones por impulsos. Cada bando dispone de 5 formaciones, flanco izquierdo, flanco derecho, vanguardia, media y retaguardia, están marcadas con un código de colores para identificarlas y en cada una de ellas hay diferentes tipos de unidades además de un líder.

Cada jugador activará por turnos una de sus formaciones hasta que hayan activado 3 cada uno lo que dará fin al turno de juego y empezará el siguiente. En el primer turno están disponibles las 5 formaciones para ser activadas (en el escenario histórico debe empezar el jugador cristiano activando su vanguardia con una terrible y mortífera carga de caballería) y a partir de ahí se deberá activar las dos que no han sido activadas más una al azar de las que ya lo fueron.

Una vez decidida la formación que vamos a activar y tras la recuperación de las unidades desorganizadas en un impulso previo, declaramos las cargas de caballería y las ejecutamos una a una con sus correspondientes bonificadores, después movemos el resto de tropas con la posibilidad de sufrir disparos de oportunidad por parte del enemigo. Tras el movimiento vienen nuestros propios disparos y el fuego de reacción rival y finalmente el combate cuerpo a cuerpo. La última fase del impulso es la persecución a las unidades enemigas desorganizadas para terminar de eliminarlas si podemos. Y ahora sería nuestro rival quien debe activar una de sus formaciones y seguir la misma secuencia.

A grosso modo eso es lo que iremos haciendo a lo largo de la partida pero hay más cosas, tenemos cartas tácticas y estratégicas para dar alguna sorpresa desagradable al otro bando y saltarnos un poco las reglas, tenemos puntos de mando para intentar acciones heroicas que pueden inclinar la balanza hacia nuestro lado… Hay muchas decisiones que tomar y todas tienen efectos importantes sobre la partida. En esta batalla se vieron involucrados muchos tipos de unidades y el juego lo simula con reglas particulares para muchas de las tropas participantes, pero no las voy a contar aquí, con estas pinceladas ya os podéis hacer una idea de cómo funciona la cosa.

La Carga de los 3 Reyes juego de mesa

¿Cómo se gana la partida?

Eliminando a los líderes del bando contrario, capturando el estandarte almohade (sólo el bando cristiano, claro) o eliminando fichas de forma que que te queden en el campo de batalla el doble que a tu rival más cuatro. También hay un cálculo más complicado de niveles de derrota y de bajas, pero lo básico es lo anterior. Si terminan los 8 turnos sin vencedor, ganará el que haya matado más líderes.


La Cueva Roja


Componentes y diseño

Estamos ante un juego muy bien producido, cartas de calidad, un gran tablero montado, fichas grandes (18 mm) y marcadores suficientes. Para los despliegues opcionales que son ocultos, tenemos una pantalla separadora que he de decir que es la mejor que he visto en mi andadura lúdica, rígida y con peanas de plástico para sujetarla, seguro que no se cae encima de las fichas y descubre accidentalmente tus planes al rival. La edición de NAC Wargames es bilingüe español – inglés y entonces hay dos juegos de manuales, dos mazos de cartas y hojas de referencia también en los dos idiomas.

Una vez más el trabajo de Iván Cáceres nos ha encantado con la magnífica ilustración de la caja y de las fichas, una lástima que parte de esos dibujos se queden en el troquel por el sangrado. Quiero detenerme un poco en el tablero de juego, representa un espacio relativamente llano con el Cerro de los Olivares en medio del borde del mapa por el lado musulmán.

En el juego no hay diferentes costes de movimiento ni efectos del terreno en los combates y en estos casos estamos acostumbrados un poco sosos y planos, pero me parece espectacular el efecto y los detalles que ha puesto Iván dando vida y movimiento a esa superficie,

Como todo es mejorable, debo decir que he echado en falta una hoja de ayuda para las unidades con un resumen de sus reglas particulares, y puede que se podría haber elegido mejor los colores de las cartas para una mejor lectura del texto, algunas tienen bastante. Y por pedir, el código de colores de las formaciones podría venir acompañado de símbolos para ayudar a jugadores con algún grado de daltonismo.

Opinión

La Carga de los 3 Reyes no es un juego para todo el mundo. Las reglas principales son muy asequibles pero la cantidad de excepciones y reglas particulares de los diferentes tipos de tropa pueden abrumar a jugadores poco experimentados. En las primeras partidas se hace necesario consultar las reglas continuamente porque las hojas de ayuda y la información en las fichas no es suficiente.

Creo que hay demasiadas cosas que verificar y que tener en cuenta sin que esté claro cuál es la mejor opción pues muchas veces va a depender de que salga bien una tirada de dados. A mi ese azar me gusta mucho y creo que refleja bien el caos de una batalla medieval, pero no todos estarán de acuerdo. Me da la impresión de un exceso de mecánicas que se podrían haber resuelto de forma más sencilla, por ejemplo, no veo la necesidad de usar tres tipos de dados (D6, D8 y D12), también veo que los puntos de mando se podrían haber integrado en el juego de forma más elegante ajustando los mazos de cartas. Pero son decisiones de diseño del autor que tendréis que juzgar vosotros mismos.

Por otro lado, la batalla es trepidante y dinámica con un constante toma y daca y bastante sangrienta, por lo menos en las que yo he participado ha habido un enorme nivel de bajas. Las activaciones alternas y la posibilidad de que siempre te jueguen una carta o un punto de mando para desbaratar tus planes mantiene una tensión constante y la sensación de que puedes perder el control de lo que pasa en cualquier momento.

Conclusiones

Cualquier amante de las batallas a cara de perro disfrutará con este juego, siempre que no le asuste enfrentarse a un entramado de reglas bastante detallado.

A los aficionados a los wargames nos gusta el detalle, nos gusta que cada tipo de unidad se comporte de forma particular y tenga sus características, nos gusta el chrome, y La Batalla de los tres Reyes lo aporta. La rejugabilidad es infinita, hay tantas cosas que pueden pasar y tantas decisiones que tomar que nunca dos batallas serán iguales.

Valoración Subjetiva

La Carga de los 3 Reyes juego de mesa
LA CARGA DE LOS 3 REYES
CONCLUSIÓN FINAL
Si te gustan las batallas medievales y la historia de España no dudes en probar este juego. Y si añadimos las ilustraciones de Iván Cáceres y lo cuidado de la producción podemos afirmar que estamos ante un gran juego sin miedo a equivocarnos.
MECÁNICAS
60
ESTÉTICA Y COMPONENTES
85
REJUGABILIDAD
95
Nota de lectores2 Votos
83
PROS
Juego muy bonito y con una producción cuidada.
Dinámico y trepidante, no te vas a aburrir mientras mueve el rival.
Representa una batalla muy importante poco vista.
CONTRAS
Demasiadas reglas particulares que hay que consultar constantemente.
Falta de control estratégico de la batalla, mucho azar.
80

Si quieres leer más reseñas, no dejes de visitar nuestra sección

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!