Joan of Arc, es un juego de miniaturas de la editorial Mithic Games que gracias al compañero Kalino pude probar, en un primer escenario de este juego, al que tenía muchas ganas. Así que pasamos a dar unas primeras impresiones.

Bien, de lo que voy a hablar es de una partida a un escenario pensado para 3 jugadores. Hay que recordar que este juego tiene dos modos de juego: escenarios preconfigurados o un modo de juego de construcción de ejércitos.

A su vez, los escenarios se dividen en «épicos» e «históricos», y creo que la principal diferencia es que los épicos toman ciertas licencias «fantásticas», mientras que los «históricos» toman alguna situación real como contexto. Más tarde daré mi opinión sobre la «inmersión» que supone esto.

Joan of Arc, El juego

joan of arc juego de mesa

Lo que he jugado podría resumirse como «juego de escaramuzas, eventos y posibilidad de interacción conversacional con elementos del juego».

Cada jugador tiene un número de unidades pertenecientes a su bando y una (o varias) condiciones de victoria. En la nuestra, dos jugábamos como ingleses, pero con objetivos distintos: mientras que mi compi debía eliminar 5 unidades francesas y un héroe yo tenía que destruir dos cargamentos de esos franchutes. El francés debía aguantar los 6 turnos que duraba el juego o eliminar una cantidad de unidades inglesas.

La mecánica de activación de las unidades se gestiona con cubos que robas al inicio de cada turno y que puedes reservar en tu tablero de juego (el que hay abajo en la imagen previa), y que usas para activar zonas y por tanto realizar acciones (básicamente: mover, atacar o interactuar) con las unidades de la zona activada.

Algunos cubos, como los amarillos, permiten «reactivar» zonas, los verdes hacer ciertas acciones mejoradas (carga) y los azules interrumpir el turno de otro jugador.

Esta gestión de cubos, en mi opinión, añade un puntito estratégico interesante.

joan of arc juego de mesa

Los enfrentamientos de Joan of Arc son sencillos pero efectivos, como en la mayoría de estos juegos de escaramuzas: algunas reglas de ataque a distancia, habilidades de héroes que potencian las de unidades amigas, unidades con mejor movimiento… y lo mismo para el terreno: dependiendo de la superficie ciertos movimientos, ataques o defensas pueden mejorar o empeorar.

Ah, y dados de distinto tipo también para distintos tipos de unidades (que permiten atacar o defender más o menos fácilmente).

Como suele pasar, en una primera partida es fácil que se te olvide utilizar o usar alguna de esas habilidades, que suelen servir para «equilibrar» los escenarios.

Uno de los elementos más originales de Joan of Arc es el de poder interactuar con el entorno, al menos con algunos personajes. Esa interacción permite (al menos en el escenario que jugamos) reclutar a algunos de ellos, o hacerles preguntas.

Al preguntarles, tenemos varias opciones (robamos unas cartas especiales con textos concretos para cada personaje), y a su vez la respuesta se resuelve al azar. Hasta donde he visto, esta interacción puede proporcionar algunos beneficios (p.e. experiencia) o perjuicios.

Aprovechando que acabamos de mencionar la experiencia: es una regla que permite mejorar alguno de tus héroes y obtener nuevas habilidades o más vida-resistencia.

Y bueno, a esto añadimos unas cartas iniciales que indican cuantos «cubos» y de qué tipo recibimos ese turno, y otras entre las que se nos permite elegir también para obtener ciertos «extras» (experiencia, «rerrolls», más cubos etc), y una mecánica para las bajas por «desbandada» que hace que esas minis vayan a un tablero «de espera» y con una tirada de dado vuelvan al tablero, se queden esperando otro turno o mueran como la escoria que son.

joan of arc juego de mesa

Sensaciones

Realmente he tenido unas sensaciones, en lo que tiene que ver con los «enfrentamientos» muy similares a las que proporcionan otros juegos de escaramuzas, como Battlelore (salvado, ojo, las distancias, que son muchas): hay asimetría, distintas habilidades, arqueros y ballistas que atacan a distancia o caballería que mueve y carga más fácilmente, héroes que «comandan» las tropas, terreno que influye en la batalla, unidades-objetivos que huyen (los carros a los que yo tenía que matar salieron por piernas muy ágilmente)…

No he percibido mucho la parte «inmersiva» de los héroes, pero tampoco soy gran conocedor de ese fragmento de la historia, con lo cual llevar a «Joseph nosequé» o «Joan nosecuantos» no me decía mucho. El escenario incluye un texto introductorio, pero más allá de eso no me trasladó a el momento histórico que pretende representar.

La activación por cubos es una buena idea que proporciona cierta sensación estratégica.joan of arc juego de mesa

Y quizá de lo que esperaba más era de esa parte de interacción con las localizaciones y héroes y en la práctica fue leer dos frases, tirar un dado y perder (o ganar) un cubo o loseta.

Ahora mi principal duda es si otros escenarios o campañas profundizan en esta parte de interacción. Me explico: la caja de expansión de «Ars nova» por lo que he leído está basada en «El nombre de la Rosa», y en ella no hay acciones de «batalla», sino que debes investigar los asesinatos-desapariciones que acontecen en el convento.

Parece que en ese escenarios las cartas y los textos de interacción con los personajes son más profundos que lo que yo he visto.

Y es que eso es lo que esperaba del juego, y que voy a seguir investigando: suponía que cada escenario tomaba distintos rumbos en función de las decisiones que se tomaran y de ciertos árboles narrativos. Por ejemplo, (esta era la peli que yo me había montado en la cabeza) que si juegas un escenario con William Wallace tengas opción de ir a visitar nobles y añadirlos a la causa, o poder tocar el campanario para pedir ayuda en el último turno in-extremis.

O que es un escenario basado en cazar al hombre lobo la cosa se inicie con cierta investigación y unos u otros jugadores puedan llegar a cambiar de bando o ser afectados por los eventos y tramas.

Si no, minis tan representativas como estas al final pierden parte de su capacidad «inmersiva».

Insisto, tengo que consultar más para ver cómo funcional el resto de escenarios y campañas, pero lo que he jugado ha estado muy por debajo de lo que esperaba narrativamente.

Contras

Sin duda, el sep-up más farragoso que he vivido. El pobre Kalino que se lo tuvo que montar prácticamente solo, porque no sabíamos cómo ayudarle, no creo que bajara de la hora montando el escenario: losetas, miniaturas, peanas, identificar heroes y cartas… un verdadero koñazoak.

Para colmo en el juego base no vienen suficientes peanas de colores para diferenciar las unidades. Una vergüenza para un juego de esta producción. Y unas peanas que no facilitan la manipulación fácilmente.

Por último, aunque esto es aún más subjetivo, las miniaturas son muy minis: el tamaño es aproximadamente como en Runewars, aunque el nivel de detalle es muy muy alto, más teniendo el cuenta el tamaño.

En resumen, un juego que cumple como juego de escaramuzas con algunos guiños temáticos y estratégicos, con un sep-up mortal de necesidad al que hay que seguir investigando para saber qué nos aportan el resto de escenarios y campañas.

Si quieres leer más reseñas y primeras impresiones, no dejes de visitar nuestra sección de reseñas

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!