Hellboy ha sido el juego que gracias a Víctor, camiseta naranja en las LES, pude probar este fin de semana esta pedazo de caja, así que me animo a hacer una breve reseña. Recordad que está basada en una única partida, con lo que tomad con cautela las conclusiones.

Estamos ante un juego diseñado por James M. Hewitt y Sophie Williams e ilustrado por Jose David Lanza Cebrian y Mike Mignola, que acaba de ser publicado por Mantic Games (mejor dicho, acaba de llegar a los mecenas por KickStarter).

Hellboy, recreando el universo de Mike Mignola

hellboy juego de mesa

A los que conocéis el cómic no os pasará por alto que las ilustraciones y ambientación están firmemente basadas en el mismo. Yo que no conozco demasiado ni el cómic ni las películas seguro que paso por alto muchas referencias y guiños, pero me atrevo a decir que pretende representar ese trasfondo y que lo consigue.

Las premisas son similares a las de otros «DungeonCrawler»: juego cooperativo en el que varios personajes (de 1 a 4) con habilidades asimétricas exploran un escenario (en el mío, una casa-mansión), se enfrentan con enemigos y, como rasgo algo más diferenciador, investigan el caso.

Esta última parte, la de la investigación, diría que es la parte más original del juego. Salvando la distancia, es como si mezclásemos lo habitual de los juegos de este estilo (gastas acciones para moverte, atacar cuerpo a cuerpo o a distancia, coges o intercambias objetos) junto con la posibilidad de explorar.

La exploración en este juego, al menos en este escenario, va desbloqueando cartas y textos de ambientación, lo que traslada unas sensaciones de ambientación similares a las de Mansiones de la Locura (no llega a ser tan tan narrativo, ya que tiene una duración más corta y menos texto, pero se acerca a esa experiencia).

El resto de mecánicas suelen ser las habituales: personajes más centrados en atacar o en resistir ataques, otros con habilidades especiales para absorber daño o realizar «magias», armas a distancia que se agotan, gestión de acciones, linea de visión sencilla y funcional, y por supuesto una resolución de acciones por dados de distintos colores con más o menos «potencia» (similar a Conan, por citar alguno), y quizá una mecánica de cooperación interesante en la que puedes sacrificar tus acciones para reforzar las tiradas de otros jugadores.

Creo que la partida duró unos 90 minutos, quizá algo menos, y porque era la primera y siempre consultas alguna dudilla, pero creo que destaca la agilidad con la que se puede jugar.

Sensaciones

Un juego mazmorrero que representa muy bien el «contexto Hellboy«, cuya principal innovación es la de mejorar la experiencia narrativa gracias a las cartas de escenarios con más textos de ambientación de lo habitual y una exploración e investigación muy relevante en la partida.

Destaca la agilidad al jugar y las «sorpresas» que aportan esas cartas de escenario, además de, por supuesto, las miniaturas y arte del juego, y las habilidades de los personajes representan a los del comic (p.e. Tenemos el puño de Hellboy, un ataque especialmente poderoso, o las capacidades de Johann para investigar a distancia, como si se separara parte de su cuerpo para poder investigar zonas distintas a la que ocupa).

Como contras, no está disponible aún en castellano, pero me chivan por el pinganillo que Edge había anunciado su salida. Cuando te acostumbras a jugar con la edición con «extras» como tokens en 3d, volver a jugar con tokens de cartón pues es un poco descafeinado.

También me genera dudas la rejugabilidad: Creo que el base trae 6 escenarios. Sin expansiones de nuevos escenarios y nuevos personajes, no sé si se queda un poco corto, si bien se incluye un generador de escenarios que no sé exactamente cómo funciona pero que me genera ciertas dudas (tengo que mirar más en profundidad si incluye nuevos textos de ambientación o si se ciñe a mezclar ciertos elementos «neutros»).

Si quieres leer más reseñas y primeras impresiones, no dejes de visitar nuestra sección

 

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!