Captain Sonar es un juego de Roberto Fraga editado por Matagot, presentado en las GenCon 2016 que está gustando a unos y otros, con una duración de unos 30/40 minutos y para de 2 a 8 jugadores (aunque luego matizaremos este asunto).

Para no engañar a nadie, el juego es un melocotonazo enorme. Para explicar de qué va es mejor ponerse en situación: formas parte, junto con otros 3 miembros, de la tripulación (jugadores) de un submarino nuclear. El pequeño detalle es que en las aguas en las que te mueves hay un submarino enemigo, tripulado también por otros 4 tipos.

El objetivo es claro: destruir al submarino enemigo antes de que lo haga él con nosotros.


Para ello los jugadores se sientan enfrentados, separados por unas pantallas que les permiten verse las caras pero no lo que están escribiendo-dibujando.


(nota: el juego no incluye los trajes de tripulación, eso ya va por tu cuenta).

En un mapa el capitán deberá elegir la ubicación inicial, y podrá ir desplazándose cómo y al ritmo que decida,

para lo cual deberá dar en voz alta la orden de movimiento a su tripulación,


y tanto el ingeniero como el primer oficial deberán dar el “ok” también en voz alta.


A su vez, el ingeniero deberá tachar en su minitablero alguno de los indicadores de la zona a la que se ha avanzado

Esta mecánica tan aparentemente rudimentaria sirve como sistema de “gestión de daños” y

 de acciones, ya que por una parte los “sistemas” (luego hablaremos de ellos) quedarán inutilizados si se tacha alguna casilla de su color, y existen unas reglas que permiten reparar parcialmente ese “desgaste” que obligarán a la tripulación a realizar el movimiento de una determinada forma o les hará salir a la superficie, revelando a los rivales el cuadrante en el que se encuentran.

El primer oficial deberá ir “recargando” los sistemas, una casilla por cada movimiento que realice el capitán, e informando cuando un sistema ya esté operativo.


Con los sistemas podremos dejar minas y denotarlas cuando creamos, lazar torpedos, utilizar el sonar para obtener información de la localización del enemigo…

Por último, tenemos al oficial de comunicaciones que deberá estar muy atento al capitán enemigo para intentar elaborar una ruta en su propio “mini tablero de espía” y así intentar averiguar dónde se encuentra el enemigo (y perseguirle para atacarle o huir de él según nos encontremos).

En resumen un gran juego por equipos con un componente excelente de juego simultaneo, lo que añade una tensión muy conseguida que obliga a la comunicación y coordinación entre la tripulación, con una gestión de acciones muy interesante y una creo que alta rejugabilidad.
Sus principales problemas pueden ser ir a jugar y que los rotuladores estén secos (parece una chorrada, pero suele pasar con estos juegos: cuando más te apetece no puedes jugarlo porque se han secado los rotus), y la necesidad de jugar 8 jugadores, ya que sospecho que se puede jugar a 6 y 7, pero tengo mis dudas sobre una cifra menor.

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!