Pictomania es un juego diseñado por Vlada Chvaatil que podemos encontrar editado en España por MasQueOca en su primera edición y por Devir en su segunda edición.

Pictomania: preparados, listos, dibujen!!!

Pictomania juego de mesa

 

Esta reseña también se puede leer en el siguiente hilo de Labsk

Si bien Pictomania no es un juego que sea un referente en cuanto a su originalidad, si que me ha sorprendido enormemente lo bien que se adapta a su función como Party Game, y es que Vlada lo mismo te crea un juego como Mage Knight que le da una vuelta de tuerca al clásico Pictionary para sacarse de la manga algo como esto.

Pictomania es un juego para entre 3 y 6 jugadores (por el sistema de puntuación que tiene hasta ahora no se me ha ocurrido la forma de jugarlo a 2) en el que hay que dibujar a la vez que intentas adivinar lo que están dibujando los demás.

Cada partida, que dura de media unos 30 minutos, se compone de 5 rondas idénticas. En cada ronda, se colocan 6 cartas en unos soportes que vienen con el juego, cada uno con un símbolo diferente. Cada una de estas cartas cuenta con 7 elementos (numerados del 1 al 7) que guardan cierta relación entre sí (por ejemplo, araña, escarabajo, hormiga, ciempiés…).

Una vez colocadas las 6 cartas en los soportes se deja pasar un tiempo (o no) para que todos los jugadores lean por encima todas las posibilidades que hay para dibujar. A continuación se reparte al azar y en secreto a cada jugador una carta con un símbolo y otra con un número. Cuando todos los jugadores tienen esta combinación, cada uno mira lo que le a tocado y todos empiezan a dibujar.

Pictomania juego de mesa

Durante cada ronda y mientras se está dibujando, los jugadores, a la vez, tienen que estar atentos a que están dibujando los demás. En cuanto un jugador crea saber que está dibujando otro tiene que colocar una de sus cartas numeradas (del 1 al 7) boca abajo delante de ese jugador. Cuanto más rápidos sean los jugadores en adivinar que están dibujando los demás, más puntos conseguirán.

En cuanto un jugador quiera dejar de adivinar que están dibujando los demás (porque ya ha colocado una de sus cartas delante de todos los demás o porque no tiene ni idea de que puede estar dibujando alguno de ellos) y cuando ya no quiera seguir retocando su dibujo (está permitido incluso no dibujar nada), coge una ficha de puntuación extra del centro de la mesa, y se sale de la ronda.

En cada ronda siempre habrá una ficha de puntuación extra menos que el número de jugadores, de este modo, en cuanto el penúltimo jugador se sale de la ronda, ésta termina.

Por último se procede al recuento de puntos de la ronda: Cada jugador tendrá un número determinado de fichas de puntos de su color (con valores variables, en función del número de jugadores). Uno a uno, se van levantando las cartas que el resto de jugadores han colocado delante.

Pictomania juego de mesa

Al primer jugador que intentó adivinar que estabas dibujando, se le entrega tu ficha de puntos de mayor valor, si acertó (es decir, si el número de la carta que colocó delante de tí es el mismo que el número del elemento que te tocó dibujar). Al siguiente jugador que colocó su carta se le entrega la siguiente ficha de mayor valor que te quede. Si un jugador falló al acertar tu dibujo, entonces la carta se coloca en el centro de la mesa.

Se repite el proceso con todos los jugadores y se comprueban los puntos: Por cada ficha que tengas de un color diferente al tuyo, sumas puntos (esto es, acertaste al adivinar que estaba dibujando otro jugador, y éste te entregó su ficha de puntuación).

Por cada ficha de puntuación de tu propio color que te quede (porque no dibujaste lo suficientemente bien y el resto de jugadores no supo o falló al adivinar que dibujabas), restas puntos. Así, no sólo basta con ser rápido en adivinar que dibujan los demás sino que además tienes que esmerarte lo suficiente en tu dibujo como para que los demás acierten y se lleven tus fichas de puntos. Las fichas de puntuación extra también suman puntos positivos si al menos un jugador acertó tu dibujo y no eres la oveja negra de la ronda.

La oveja negra será aquel jugador que más dibujos haya fallado al intentar adivinar (es decir, cada vez que un jugador falla al comprobar los dibujos, su carta se coloca en el centro de la mesa, pues el jugador que más cartas tenga aquí es la oveja negra, y si cogió alguna ficha de puntuación extra al salirse de la ronda, ésta le restará puntos). De esta forma, se compensa que los jugadores sean demasiado rápidos a la hora de salirse de la ronda para coger la ficha de puntos extra de mayor valor.

Al acabar la ronda, se colocan 6 nuevas cartas en los soportes y se repite todo el proceso. Al acabar 5 rondas, el jugador que mas puntos tenga en total es el ganador.

Pictomania juego de mesa

Las posibilidades y rejugabilidad son enormes, pues hay 99 cartas para dibujar, cada una con 7 posibilidades, y a doble cara. Además, hay 4 niveles de dificultad diferentes, siendo el nivel 4 un auténtico quebradero de cabeza para poder dibujar los elementos que aparecen, y todo un reto.

Lo bueno es que no tienes que ser un hacha del dibujo. No se trata de dibujar perfectamente lo que te ha tocado, sino más bien ser capaz de transmitir esa idea y que los demás, al mirar las cartas, sean capaces de deducir que puedes estar dibujando. Por ejemplo, si tienes que dibujar «deseo», puedes dibujar un genio saliendo de una lámpara (ya que los demás estarán viendo las 6 cartas de la ronda y pueden deducir que es eso lo que estás dibujando).

Hay unas sencillas pautas de lo que se puede o no se puede dibujar (no se pueden escribir letras de ningún alfabeto, hacer indicaciones sobre algo que hay en la sala y cosas por el estilo), aunque si puedes hacer flechas para resaltar partes de tu dibujo (por ejemplo, al dibujar «pelota de tenis», hacer un dibujo de una raqueta y al lado una pelota y una flecha que la señala).

A día de hoy habré jugado unas 15 partidas con 8 grupos diferentes y a todos les ha encantado Pictomania (y ya si lo juegas con unas copitas encima el cachondeo está asegurado). Es perfecto para cualquier tipo de público, ya que se explica en 5 minutos y las reglas son muy cortas.

Pictomania es un party game que cumple perfectamente su función. El juego es lo que es, ideal para echar un rato entretenido y echarse unas risas sin complicarse la vida. Al que busque algo en esta línea se lo recomiendo sin dudarlo y seguro que le va a gustar. Además, creo que es de los pocos juegos que tiene un inserto que de verdad sirve para algo.

Si quieres leer más reseñas y primeras impresiones, no dejes de visitar nuestra sección de reseñas

Déjanos tu opinión, ¡La valoramos mucho!